<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\07512082642\46blogName\75Campe%C3%B3n+de+Boca\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLUE\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://campeondeboca.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_419\46v\0752\46homepageUrl\75http://campeondeboca.blogspot.com/\46vt\75987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, noviembre 23, 2014

Rey de la B

Boca Juniors 3 - Independiente 1

Volvieron a visitarnos, luego de un largo, largo viaje. Un viaje Nacional (B), que de orgullo no tiene nada. ¿Saben de quién les hablo? ¡Adivinaron! Del Rey... de la B.



¡Y encima tuvieron el tupé de hablar en la semana sobre que vendrían a La Boca a ganar, que estaban peleando el campeonato y que harían un partido ofensivo! Hoy Boca lo ganó tan sólo con la camiseta, porque el Rojo, más que nunca, se asustó.
De arranque nomás, el Ruso Rodríguez se tardó una eternidad en rechazar una pelota y el veloz Calleri llegó a trabarle el remate y empujarla en la línea para anotar un gol tan madrugador como insólito. ¡El xeneize se puso 1-0 casi desde el vestuario! Y aunque no tuvo decenas de situaciones de gol, Boca fue mucho más peligroso en el primer tiempo que un rival prácticamente ausente.
En el complemento, Boca tuvo un bache de algunos minutos que le permitieron al Rojo empatar las acciones (es verdad, a través de un gol de otro partido) y por poco no pasar al frente cuando Mancuello, mano a mano con Trípodi, la tiró afuera. Pero la (correcta) explusión a Bellocq despertó al conjunto boquense, quien de ahí en más tomó nuevamente las riendas del encuentro.
En esta tarde de 9, el propio Calleri anotó el segundo gol xeneize tras otro error defensivo en el fondo visitante y tras la enorme generosidad del Pachi Carrizo que le dijo "tomá y hacelo". Y más tarde fue el turno de Gigliotti de cabeza, nuevamente tras una buena jugada y gran centro del ex Central.
De cara al gran partido del año, Boca cumplió con su gente, ganó un clásico y bajó de un hondazo las ilusiones del Rojo de campeonar. El único Rey de Copas vive en La Boca. ¡No se aceptan imitaciones!

Etiquetas:

jueves, noviembre 20, 2014

La Máquina de hacer faltas

Boca Juniors 0 - River Plate 0

¿Qué pasó con La Máquina de la Muñeca Gallardo? (no es un error de género: los hombres no arañan). Tras el 1-1 por el torneo local no se cansaron de hablar pavadas, asegurando que en una cancha seca y sin lluvia estaban 4 goles arriba de Boca (¿?). Pues bien, hoy no llovió, no hizo calor, la cancha estaba seca, pero RiBer no pateó ni una vez al arco, terminó con 7 jugadores amonestados y haciendo tiempo.
Fue un partido espantoso para cualquier espectador neutral. Boca tuvo más ambición, pero no arriesgó más de la cuenta sabiendo que en estas series es vital conservar el cero en arco propio cuando se juega de local. Los plumáceos se olvidaron del "fútbol champagne" y el paladar negro, y pegaron sin empacho con la complicidad de un árbitro al que le tembló el pulso y no se animó a expulsar a Vangioni a los pocos minutos de comenzado el encuentro, tras la terrible infracción que terminó dejando fuera de cancha al Burrito Martínez. Si uno hace un recuento de las situaciones medianamente claras de gol, fueron tres y todas para el xeneize.
El debate está armado y toda la semana se hablará de lo mismo. ¿A quién le queda mejor el 0-0? Por un lado, al ser Boca el local, alguno dirá que la obligación era nuestra y que no se pudo terminar ganando, con lo cual no es negocio el empate (a pesar de haber garantizado el cero). Por otro lado, RiBer ya dejó pasar la chance de anotar en condición de visitante y en el Mudomental sólo tiene un resultado que le sirve: un triunfo.
Hablar con el diario del viernes (21/11) es fácil. Yo creo que fue inteligente la premisa del Vasco de no regalarse y tratar de asegurar primero el cero en arco propio. Desde ya, Boca no jugó bien y le faltó mucho poder ofensivo. Pero la serie está abierta, y probablemente Chávez y Calleri encuentren los espacios que hoy no tuvieron cuando disputen la revancha el próximo jueves.
¡Vamos Boca, carajo!

Etiquetas:

domingo, noviembre 16, 2014

El muletto mereció mejor suerte

Arsenal 1 - Boca Juniors 1

Una verdadera lástima no habernos podido traer los 3 puntos de Sarandí. Porque a pesar de jugar con un equipo alternativo y que pelear el torneo local parece una utopía desde hace varias fechas, un triunfo nos hubiera dejado a tan sólo 4 puntos a falta de 9 en juego. Pero por sobre todas las cosas, es una lástima porque el muletto de Boca hizo méritos como para llevarse la victoria.
Como dato auspicioso, podemos resaltar que Boca presentó a algunos juveniles como Adrián Cubas (de muy buen partido), Franco Cristaldo y Leonardo Suárez. Y como cuasi escusa, reforzar la idea de que se preservó a muchos jugadores que serán titulares el jueves por el partido copero ante River, lo que hizo que nombres como Grana, Burdisso y Ledesma tuvieran sus minutos en cancha.
En el primer tiempo Boca tuvo las ocasiones más claras, pero faltó la puntada final. La más peligrosa de todas fue el remate de Gigliotti en el travesaño. El complemento empezó con el pie izquierdo tras el tempranero gol de Brahian Alemán. Pero en un par de minutos se cumplió la ley del ex y Mariano Echeverría le facturó a su pasado club.
Fueron varios los minutos que tuvo el xeneize para buscar la victoria que prolongara nuestra vida en el campeonato, pero hoy faltó peso en el área de enfrente y la falta de justeza nos dejó afuera de la discusión grande. Claro que no todo está perdido: un equipo fresco enfrentará a River el próximo jueves en lo que será un partido de 180 minutos. Y esa eliminatoria en sí, ya vale casi tanto como un campeonato.

Etiquetas:

domingo, noviembre 09, 2014

El Puma rugió más que el Tigre

Boca Juniors 2 - Tigre 0

Sin lucir, pero con total justicia, Boca venció a Tigre en un partido que sirvió más como preludio al próximo superclásico copero que para ilusionarnos con el presente campeonato que nos sigue teniendo lejos de la cima.
En el primer tiempo no hubo mucho que resaltar. Boca tuvo una opaca actuación y su rival no fue más, sino que por el contrario parecía conforme con poder llevarse un punto de la Bombonera. Sin embargo, en el segundo tiempo el xeneize salió con más ambición y los cambios potenciaron al equipo: el potente Chávez y el debut en primera del prometedor Leonardo Suárez.
Ya con otra presencia ofensiva, el equipo tuvo más profundidad y peso en el área defendida por Javier García (ex Boca, y que esperamos siga siendo ex por mucho tiempo más). Sin embargo, los dos goles fueron marcados por el delantero que fue de la partida esta tarde: el Puma Gigliotti. El primero, de penal; o mejor dicho, tras capturar el rebote de su penal mal pateado y atajado por García. Y en el segundo tanto, la suerte también jugó a nuestro favor, ya que un remate un tanto defectuoso y desviado en el camino terminó encontrando red. Pero no puedo dejar pasar por alto que si bien la suerte y Gigliotti fueron un común denominador en ambos goles, también lo fue Andrés Chávez, quien generó el penal y el desborde que terminó con la segunda anotación de esta tarde.
El título local parece una utopía, pero esperemos seguir sumando de a tres y fortalecer la localía en nuestra cancha (¡que debe seguir siendo temible!). A base de triunfos, y más allá del torneo doméstico, es importante seguir ganando confianza de cara al choque del año: un ida y vuelta por la Sudamericana que no será inocuo para los duelistas, ya que uno quedará mal herido.

Etiquetas:

jueves, noviembre 06, 2014

Cerro Bostero

Cerro Porteño (Paraguay) 1 - Boca Juniors 4

¡Contundente triunfo xeneize en tierra guaraní! Probablemente ni el hincha más optimista podía presagiar una goleada así ante un duro rival como Cerro Porteño, más aún en condición de visitantes.
El partido arrancó con todo: ataque por ataque, situación de gol por situación de gol. Ya se veía que el 0-0 estaba destinado a durar poco, y afortunadamente fue Calleri el responsable de abrir el marcador tras un gran pase de Chávez (cero egoísta).
Boca jugó los primeros 25 minutos en gran nivel, tocando, controlando al rival y generando situaciones para liquidar definitivamente la serie. Pero pasado los minutos iniciales, pareciera ser que el calor de Asunción afectó más de la cuenta las reservas de nuestros futbolistas, porque de pronto se empezaron a sentir ahogados, sin piernas y cansados más de la cuenta. Cerro llegó al empate y realmente tuvimos que contar los minutos para finalmente agradecer irnos al descanso igualados en uno.
La mano pintaba más que complicada para el segundo tiempo, ya que los jugadores boquenses se fueron al entretiempo dando muestras de agotamiento. Sin embargo, Boca hizo un planteo muy inteligente y arrancó los segundos 45 minutos sin sobresaltos, agazapado para lastimar a Cerro Porteño de contra. Fue cuestión de tener paciencia, hasta que en el primer contraataque claro, Gago le cedió un gran pase a Chávez quien definió y cuasi liquidó la serie. Y tan sólo unos minutos más tarde, el recién ingresado Gigliotti usufructuó otra contra para eludir al arquero local y poner el 1-3 en favor del xeneize. Ya cerca del final, a falta de 5 minutos, Chávez puso cifras definitivas.
Boca pudo haber hecho algún gol más (remate de Meli en el palo), e incluso alguno menos, porque el partido estuvo a punto de suspenderse luego de que hinchas locales le arrojaran todo tipo de piedras y objetos contundentes a Orión. Lo concreto es que se ganó muy bien la serie y ahora habrá que esperar al ganador de River vs. Estudiantes para conocer al rival en semifinales.

Etiquetas:

domingo, noviembre 02, 2014

La paternidad no se suspende por lluvia

San Lorenzo 2 - Boca Juniors 0

Duele reconocerlo, pero los cuervos nos ganan sólo con la camiseta. Me dio mucha bronca leer en distintos medios, previo al partido, decir que este era un clásico devaluado porque San Lorenzo tenía la mente puesta en el Mundial de Clubes y Boca ponía un equipo alternativo pensando en la revancha contra Cerro Porteño por la Sudamericana. Aún siendo verdaderas ambas sentencias, tanto para xeneizes como para cuervos este es un partido especial que nunca pasa a un segundo plano. Pero por lo visto en la cancha, nuestros jugadores no lo entendieron así.
Fue muy pobre lo de Boca, y San Lorenzo con muy poco hizo méritos para quedarse con los tres puntos. La copiosa lluvia no sirve de excusa: la cancha estuvo igual para ambos equipos (y se la bancó bastante bien).
De arranque, en poco más de un cuarto de hora, los locales tuvieron varias chances de gol que por suerte no concretaron por falta de puntería. Boca se mostró endeble y como un equipo largo, con todas las líneas muy separadas entre sí. Pero con el correr de los minutos pudo emparejar un poco más las acciones, hasta llegar al descanso 0-0.
En el complemento, un racha de 5 minutos le alcanzó al local para liquidar el pleito. Y ambos goles vinieron por el costado derecho de nuestra defensa, donde Fuenzalida y compañía fueron unos coladores. Justo en el sector más afectado de la cancha, Verón se las arregló en primera instancia para chapotear y llevarse el balón de un charco para mandarle un centro letal a Cauteruccio (que de cabeza en el área chica no perdona), y en segunda instancia para amagar y enganchar a cuanto defensor boquense hubiera, para fusilar a Orión. ¿Y los defensores? Bien, gracias.
Arruabarrena metió mano al banco y mandó a la cancha a Calleri y Acosta, pero poco pudieron hacer. El Burrito tuvo una chance a falta de 10 minutos, pero el travesaño dijo no. Una pena, porque quizás hubiera significado un envión anímico para ir en busca del empate. Lo concreto es que San Lorenzo con muy poco, pero con muy poco en serio, venció con justicia a un Boca apático con jugadores que no aprovecharon su chance para mostrarse ante el técnico.

Etiquetas:

jueves, octubre 23, 2014

¡Es para vos, Errazábal!

Deportivo Capiatá (Paraguay) 0 (3) - Boca Juniors 1 (4)

No hubo catástrofe ni tampoco nadie se tirará al Río de la Plata, mi estimado Julio Irrazábal. ¿O debería decir Errazábal? Porque tanto hablaste, y al final terminaste siendo uno de los que erró su penal en la emocionante definición que tuvo a Orión como héroe absoluto.
Boca lo hizo de nuevo. Claro está, el rival no tiene el fuste como para hablar de una epopeya a las que nos tiene acostumbrados nuestra escuadra. Pero en un partido de Copa, y habiendo perdido de local (con el plus del gol de visitante), no deja de ser loable que los muchachos fueron a tierras guaraníes a traerse el triunfo que necesitábamos para pasar de ronda. Un triunfo que fue por la mínima y que hubo que apuntalarlo en la definición por penales.
De arranque, Boca salió a demostrar que lo del partido de ida fue literalmente un accidente, y en 5 minutos tuvo dos chances claras de gol: un remate en el palo de Meli y una media vuelta de Chávez que se fue muy cerquita del palo. ¿Capiatá? Nada de nada. A esperar y tratar de embocar una contra.
El segundo tiempo arrancó 0-0, y aunque Boca jugaba confiado en que el gol llegaría tarde o temprano, los minutos pasaban y los paraguayos resistían. Hasta que cerca de los 20 minutos llegó una jugada clave: la expulsión de Velázquez. Con un hombre de más, Boca tenía todo servido como para torcer la historia y hacer los goles que nos den el pase de ronda. Y finalmente hubo que esperar hasta los 28 del complemento para que Calleri convirtiera el gol más importante desde su llegada al club. Con un cuarto de hora por jugar, todo parecía estar encaminado para otro gol boquense, pero pese a que tuvimos chances, la serie tuvo que ir a los penales.
En la definición desde los doce pasos, Orión se puso el traje de héroe. Nuestro arquero pudo enmendar los yerros del Chiqui Pérez y Nicolás Colazo, atajó dos penales, e incluso se dio el gusto de patear y convertir, lo cual sumado a las anotaciones de Gigliotti Gago y Chávez nos dio el pasaporte para los cuartos de final.
Fiel a su historia copera, Boca se trajo de Paraguay el triunfo y el pase de ronda. Ahora vendrá otro rival guaraní, pero de mayor fuste: Cerro Porteño. Esperemos aprender la lección del humilde Capiatá y tener una buena actuación en el partido de ida a disputarse en la Bombonera. Porque en el fútbol de hoy, la mística no siempre alcanza para revertir errores grandes.

Etiquetas:

domingo, octubre 19, 2014

Los cambios nos dieron una vida más

Godoy Cruz 2 - Boca Juniors 3

¡Emocionante triunfo de Boca en un partido que para los espectadores imparciales debió ser espectacular! Ambos equipos, por distintas razones, terminaron jugando un partido de ataque por ataque, golpe por golpe, donde al margen de los 5 goles hubo decenas de situaciones de peligro por banda.
Boca arrancó mejor y se puso rápidamente en ventaja con el gol de Gago desde afuera del área (con la ayuda de un ligero desvío). Los xeneizes pudieron manejar las acciones hasta llegar a la media hora de juego. El último cuarto de hora del primer tiempo fue todo para el conjunto local, que llegó varias veces hasta finalmente concretar el gol que estaba al caer (para mal nuestro). Ya a esa altura Orión había tapado buenos remates y en una ocasión el travesaño nos dio un guiño.
Para colmo, en el arranque del segundo tiempo Ayoví puso en ventaja a los mendocinos. Con la derrota parcial, Boca se estaba despidiendo del campeonato, así que el equipo fue con todo a buscar el triunfo que extienda nuestras ilusiones de campeonar. Y justamente fueron los cambios quienes hoy se encargaron de darnos otra vida más en este torneo que cada día parece vestirse de plumas. El Burrito Martínez facturó un muy buen gol (enhorabuena) tras la asistencia de taco de Calleri, y luego el propio juvenil delantero xeneize se encargó de usufructuar un magnifico pase de Gago, venciendo la resistencia del arquero mendocino luego de que éste le tapara el remate inicial.
Ahora se viene uno de los partidos más importantes del semestre, no por la jerarquía del rival sino porque no tenemos ni un mínimo margen de error. Hay que ganar en Paraguay y traerse la clasificación a cuartos.

Etiquetas:

miércoles, octubre 15, 2014

¡Media catástrofe!

Boca Juniors 0 - Deportivo Capiatá (Paraguay) 1

Se sabe que en el fútbol todo puede pasar, pero la de hoy es una de las derrotas más duras de Boca en mucho tiempo. Y no tanto por el resultado o el rendimiento (ya que al margen de no haber jugado nada bien, el xeneize tuvo varias situaciones como para ganarlo holgadamente), sino por tratarse de un rival casi desconocido, de sólo 6 años de vida y que recién en el 2013 accedió a la primera división del fútbol paraguayo.
Echeverría dijo algo que, al margen de ser cierto, era mejor no sacar a la luz: si en la serie pasa Boca se verá como algo normal, pero de pasar los paraguayos se tomará como una catástrofe. Y los guaraníes, más vivos que nuestro defensor, tergiversaron sus dichos para sentirse menospreciados y tener una cuota extra de motivación.
Miren si será increíble este partido que el humilde Capiatá lo ganó casi sin tener situaciones de peligro. El gol en contra de Magallán fue un baldazo de agua fría para todo el público boquense que ya miraba preocupado el 0-0 parcial con el que se estaban cerrando los primeros 45 minutos. Y esta vez no hubo milagro poblando de delanteros la cancha, porque lo que faltó fue claridad y volumen de juego.
Se hablará mucho en la semana: muchas críticas, cargadas, habrá de todo un poco. Pero desde ya, la serie está abierta. Yo no hablaría tanto de catástrofe, sino al menos de media catástrofe (porque perder con este equipo ya es un hito en sí mismo). Pero tenemos la posibilidad y la obligación de traernos el pase la próxima semana, y hacer que este partido sea simplemente una anécdota (me viene a la mente la serie con el Paysandú brasilero en el 2003). Amén.

Etiquetas:

domingo, octubre 12, 2014

Salga pato o gallareta

Boca Juniors 2 - Rosario Central 1

A todo o nada, a lo Boca, a ganar o morir, salga pato o gallareta. El xeneize perdía con Central y el Vasco plantó 5 delanteros para dar vuelta el partido. Y en una ráfaga de minutos, casi de atropellada, el milagro se consumó.
Boca no jugó bien, claro está. Y el gol de Valencia a segundos de concluir el primer tiempo fue un duro golpe. Pero no sólo la acumulación de delanteros fue vital para revertir el resultado, sino la correcta expulsión de Acevedo a falta de media hora de juego (más descuento). Ese hito fue fundamental para que los boquenses pudieran finalmente doblegar a sus pares canallas, que hasta ahí estaban bien cerrados en el fondo y agazapados para liquidarlo de contra.
El segundo tiempo arrancó con un cambio desde el vestuario: Luciano Acosta por el Pachi Carrizo (de flojo rendimiento, y quizás como castigo por ser justamente quien perdió una pelota en ataque que derivó en el gol de los rosarinos). Luego llegó el turno de Calleri por Castellani y finalmente el Burrito Martínez por Erbes.
Con 5 delanteros en cancha, es casi una paradoja que los dos tantos xeneizes los hayan convertido defensores. Primero fue Echeverría, quien se redimió de su error en el tanto visitante y se dio el gusto de debutar en la red con la azul y oro (su prontuario lo señala como un defensor con mucho gol). Y un par de minutos después, fue Leandro Marín nuevamente el verdugo de Central (ya los había vacunado en la Sudamericana).
Hoy Boca se quedó con 3 puntos de oro para estirar al menos algunas semanas la esperanza de subirse al tren de los que pelean el campeonato. Pero jugando así, perderemos más de lo que ganaremos. Al menos, a falta de fútbol, bien vale y se aplaude que con coraje se vaya al frente. Pero no siempre tendremos la chance de quedarnos con un hombre de más o de poder revertir resultados de atropellada.

Etiquetas:

domingo, octubre 05, 2014

¡Vigliano les dio una mano!

River Plate 1 - Boca Juniors 1

Si 10 contra 11 ya es difícil, 10 contra 12 es casi imposible. La "máquina" del Muñeco Gallardo necesitó de una gran mano de este delincuente disfrazado de referí llamado Mauro Vigliano para poder apenas arañar un punto en su propia casa, luego del insólito penal más expulsión a Gago. Boca jugó con un hombre de menos durante más de un tiempo, y así y todo el árbitro se las ingenió para seguir inclinando la cancha hasta que los plumáceos pudieran lograr el empate.
Mucho se hablará sobre si el partido debió o no jugarse debido a la intensa lluvia y al estado del campo de juego. Y sin ser vidente, les apuesto amigos todas las excusas y llantos que se vendrán de parte de las cobardes gallinas: que el campo favoreció a Boca, que la lluvia perjudicó a River, que por el clima no pudieron desplegar su fútbol total (¿en serio se creen Holanda del 74?), etc.
Boca arrancó bien parado y se mostró mejor que su rival. Se sabía que, por las condiciones del campo, no se podía jugar por bajo, había que evitar complicaciones y que la pelota parada sería la clave. Y así fue que llegó el gol de Magallán, quien logró zafarse de un defensor local que lo agarraba de la camiseta para vencer la resistencia de Barovero. Como era de esperar, River salió con todo y los boquenses esperaban agazapados poder dar otra estocada. El palo en una oportunidad (cabezazo de Mercado) y Orión en otras tantas mantenían el arco en cero. Pero llegó una de las tantas polémicas del partido: Vigliano vio penal por mano de Gago (¿?) y terminó expulsando al capitán xeneize. ¡Increíble! ¡Pocas veces visto un robo tan grande! Cual justicia divina, Mora remató a las nubes y Boca cerró el primer tiempo 0-1 arriba. Pero claro, había que jugar todo el segundo tiempo con 10 por un ¿error? arbitral.
Para el complemento, River reforzó su juego aéreo, pero más allá de la presión en los minutos iniciales del segundo tiempo, Boca no pasó mayores sofocones. Si bien no llegaban con peligro al arco de Barovero, los dirigidos por el Vasco cumplían a la perfección la estrategia que el partido pedía. Siguieron las polémicas: terrible falta de Mercado a Insúa, sólo castigada con una amarilla (era roja y prisión preventiva). Hasta que en la única que falló Orión, las gallinas llegaron al empate.
En los diez minutos finales, hubo tiempo para que Vigliano deje a River con uno menos, y ya 10 contra 10 Boca se las rebuscó para generar algunas situaciones de peligro. Lo tuvo también River en el cierre, hasta que el pitazo final bajó la persiana de este vibrante superclásico donde nuevamente el referí resultó determinante para que los millonarios de la B se queden con puntos que no les corresponden.
Desde ya, nada para reprocharles a los jugadores xeneizes. Un descarado robo nos condicionó y así y todo por muy poco no nos pudimos traer los 3 puntos del Mudomental. Pero hay que seguir por esta senda y dejar todo en lo que se viene, que no es ni más ni menos que medio campeonato local y la Copa Sudamericana.

Etiquetas:

domingo, septiembre 28, 2014

Una cerveza de aperitivo

Boca Juniors 1 - Quilmes 0

Después del duro e inesperado traspié ante Racing, Boca debía ganar como sea para llegar mejor parado al próximo superclásico. Y desde ese costado, hoy el objetivo se cumplió y los 3 puntos quedaron en casa. Sin embargo, mucho tendrá que mejorar el xeneize no sólo para el trascendental clásico sino también para todo lo que se viene, ya que el nivel futbolístico no fue el mejor y con muy poco Quilmes complicó en varios centros a la defensa boquense.
En el primer tiempo Boca no se mostró preciso en los últimos metros. Así y todo, tuvo un par de situaciones de gol muy claras, destacándose un centro que Marín a metros del arco remató a las nubes, y una buena acción que Calleri no pudo definir empujándola de pecho.
Por suerte, en el complemento Boca se puso en ventaja muy pronto, ya que de lo contrario el trámite se nos complicaría por demás. El 1-0 serenó un poco al equipo, pero hoy no se redondeó una buena tarde, ya que para ser honestos, Quilmes estuvo más cerca del empate que Boca de sentenciarlo en una contra.
Con este triunfo los dirigidos por el Vasco Arruabarrena se ubican por la mitad de la tabla, y aunque una victoria ante River sería excelente desde el costado anímico, igualmente la distancia actual es grande. Pero... ganarle a River, más que un partido es un campeonato aparte. Y si lo hacemos, tal vez como dice la canción: "los de arriba son gallinas, los podemos alcanzar".

Etiquetas:

jueves, septiembre 25, 2014

¡Por Bou-ludos!

Boca Juniors 1 - Racing Club 2

¡No se puede creer! Desde que se suspendió el partido y se resolvió retomar los 34 minutos restantes en dos tiempos de 17 minutos, todo el mundo sabía que Racing saldría a atacar con toda la carne en el asador porque era muy poco el tiempo disponible. Pero hoy Boca salió completamente dormido. Ya a los 3 minutos el árbitro le anuló (bien) un gol a Milito, pero dos minutos más tarde, Gustavo Bou marcó el primero de los dos goles que terminaría anotando en esta triste tarde de jueves.
Boca no supo jugar el partido, definitivamente. No lo supo aguantar, no lo supo defender, no lo supo atacar. Para el espectador neutral, el mini-partido de hoy debe haber sido más que agradable a la vista. Con el tempranero empate de la Academia, el partido fue de ida y vuelta, con varias chances de gol. El xeneize tuvo un par de ocasiones, pero antes de que concluya la primera mitad Bou anotó de cabeza su segunda anotación.
Para el complemento, el Vasco reforzó el ataque, pero Boca fue con más empuje y ganas que fútbol. El equipo abusó del pelotazo frontal y, en este atípico partido de duración limitada, los nervios por los escasos minutos hicieron que el equipo no pudiera tener la claridad para llegar de manera más punzante. Lo pudo haber liquidado Racing, pero Orión tapó el grito de gol. Y no hubo tiempo para más.
Durará semanas, o por qué no, meses esta bronca. Porque hoy era una chance de oro, quizás la última en este torneo, para sumar de a tres y acercarnos un poquito al menos al primer pelotón. El campeonato ya parece una utopía, pero claro, además de ganar por nuestra camiseta tenemos en dos semanas el superclásico ante los plumáceos. ¡Qué estos errores no se repitan, viejo! Boca no pude jugar a ver qué pasa, y si tuvimos una pequeña recuperación con la llegada de Arruabarrena se debió, justamente, a estar enchufados, meter y meter.
Ahora hay que ganarle como sea a Quilmes para romper esta mufa de local. Y después, cuchillo en los dientes, y a Núñez a romperles el... invicto (lo otro ya lo tienen roto de hace tiempo).

Etiquetas:

domingo, septiembre 21, 2014

Primavera sin picnic

Banfield 1 - Boca Juniors 1

Estábamos listos para festejar el Día de la Primavera, pero a último momento nos quedamos sin picnic. Un minuto, tan sólo un minuto faltaba para que nos quedemos con un triunfo tan vital como inmerecido (¡pero a quién le importa!), pero el Taladro llegó al empate.
Hoy Boca no jugó bien, y seguramente fue el peor partido bajo el mando del Vasco. Quizás el cansancio o la ausencia de Meli, nuestro abanderado en el mediocampo, haya resentido al equipo. Pero también hay que darle mérito a Banfield que presionó y ahogó nuestro juego, a la vez que propuso un fútbol ofensivo.
De no ser por Orión, hoy perdíamos por varios goles. El conjunto local fue muy superior en el primer tiempo y nos doblegó en situaciones de gol. De hecho, en una sola jugada tuvo una seguidilla de tres situaciones de gol, todas con buena respuesta del arquero xeneize.
En el complemento también fueron los locales quienes se mostraron más peligrosos, pero a pocos minutos de entrar, Andrés Chávez confirmó la clásica ley del ex y enmudeció el Florencio Sola con un potente remate que entró y salió del arco. Era el 0-1 para el xeneize, y nadie podía creer lo que pasaba.
El final de este cuento ya lo conocen (1-1), pero no el desenlace. Y eso es algo que me da mucha bronca, porque a falta de pocos minutos, el equipo no pudo poner el partido en el congelador. Es más, de un saque de arco de Orión, se sucedieron varios errores que le permitieron a Banfield empatar. Primero, Castellani no la domina bien junto a la raya y se deja anticipar (había que aguantarla, querido). Luego, el Pichi Erbes no quiere cortar con falta porque ya estaba amonestado (la jugada pedía foul, roja, pero un tiro libre en mitad de cancha). Y por último, aunque menos culpable tal vez, Echeverría esperó demasiado al delantero, cuando debió salir al cruce antes (aún a riesgo de ser eludido).
Ya está, de nada sirve el lamento. Porque para ser realistas, Boca estuvo para perderlo y el punto en sí quizás ya sea un premio. Aunque claro, como el empate fue al minuto 44, la bronca durará varias semanas más.

Etiquetas:

domingo, septiembre 14, 2014

Agua, barro y suspenso

Boca Juniors 1 - Racing Club 0 (Suspendido)

La incesante lluvia que cayó sobre la Bombonera obligó a suspender un partido que Boca se encontraba ganando pasados los 10 minutos del complemento. No me explico por qué el partido arrancó en esa situación, ni mucho menos por qué el árbitro no lo detuvo en el descanso y permitió comenzar el complemento. Lo concreto es que al ir ganando, y pensando en la seguidilla de partidos que se nos vienen, uno se queda con bronca por no poder terminar un encuentro que, por las condiciones climáticas y de la cancha, dificultaba de sobremanera poder marcar un gol (cosa que a esa instancia nos convenía).
Lo que duró el partido podría catalogarse de emocionante por todos los ingredientes: jugadores al piso, embarrados, barriendo, pasando de largo, empapados. Racing tuvo una chance clarísima con un cabezazo en el palo, pero Boca en la primera neta no perdonó: buena maniobra de Meli, Carrizo y Calleri, que anotó tras un puntinazo.
El segundo tiempo empezó y Racing se mostró mucho más enchufado, hasta que en una contra Boca casi lo liquida, pero una supuesta falta a Saja (que yo no vi) anuló una jugada con destino de red. Pero el árbitro se cansó y dijo basta: todos a tomar una ducha caliente, y esta historia continuará. No sabemos cuándo, pero sí sabemos que lo haremos con una ventaja que habrá que ser inteligentes y saber usufructuar.

Etiquetas:

domingo, septiembre 07, 2014

Con paciencia y saliva...

Olimpo 0 - Boca Juniors 1

Boca logró su segundo triunfo consecutivo en el campeonato desde que el Vasco Arruabarrena asumió la dirección técnica. Se respira otro aire en el xeneize, que pese a no haber hecho un gran partido, sacó provecho de la temprana expulsión del colombiano Borja (a los 13 minutos) para doblegar al siempre complicado conjunto bahiense.
La principal virtud que hoy tuvo Boca fue la paciencia. Al tener un hombre de más casi desde el arranque, el equipo trató de no desesperarse y entendió que tenía muchísimo tiempo para poder encontrar un gol que doblegara al rival. Así fue que el equipo jugó tranquilo, como sabiendo que en algún momento llegaría el gol. Eso sí, recién en el último cuarto de hora el Puma Gigliotti pudo convertir el tanto que valió 3 puntos, con lo cual no es que nos sobró mucho. Por el contrario, el conjunto no estuvo fino a la hora de generar situaciones de peligro, pudiendo rescatar la del gol (milimétrico centro de Gago) y otro buen ataque que Calleri mano a mano definió desviado.
Olimpo no llegó con peligro y Orión pasó una noche más que tranquila. Restará saber qué tanto parámetro puede ser un partido de 11 contra 10 casi desde el arranque, pero a decir verdad, poco me importa. Se ganó, con lo justo pero bien. Y claro está, todavía queda espacio para seguir mejorando (y mucho). Ahora se vendrán dos partidos cruciales, como lo será el clásico contra Racing y la revancha contra Central por la Sudamericana, torneo que además trae el bonus de un pasaje a la Libertadores en caso de ser los campeones o los argentinos que más lejos lleguemos.

Etiquetas:

jueves, septiembre 04, 2014

¡La hora, Vigliano!

Rosario Central 1 - Boca Juniors 1

¡Bronca! Eso es lo primero que viene a la mente cuando uno piensa que se nos escapó un triunfo que ya casi casi estaba abrochado. Y más aún, cuando el gol Canalla fue convertido una vez agotados los cinco minutos de recupero que había indicado Vigliano. Más allá de que en frío uno piense que el punto suma de cara a la revancha (más aún, habiendo convertido como visitantes), no es lo mismo empatar que haber ganado en una cancha siempre complicada. Pero ya está...
El primer tiempo xeneize fue muy bueno. El flamante conjunto del Vasco mantuvo la presión mostrada ante Vélez, pero el equipo estuvo un poco más suelto con la pelota. Chávez tuvo dos situaciones de gol clarísimas, pero esta vez el bautismo de gol lo tuvo el juvenil lateral Marín, quien tras un enganche mandó un centro no cabeceado por nuestro 9 pero con suficiente rosca como para que Caranta se coma el amague y la pelota termine apostada en la red.
Pero en el segundo tiempo el equipo se retrasó un poco, en gran parte también por el ímpetu de Central que fue a buscar desesperadamente el empate. Fue una lástima no haber tenido alguna situación clara de gol de contraataque, y también una pena haber resistido todos los embates excepto por el tiro (libre) del final (que de primera impresión incluso me parece que se descolocó en alguien de la barrera).
Eran 3 puntos y terminó siendo 1 solo. Ya está, a dar vuelta la página. Como positivo, se puede ver que Boca mantuvo la reacción mostrada ante Vélez, y pienso que de mantener este nivel, en la Bombonera podemos confiar en despachar a un rival que puede complicarle la tarde/noche a cualquiera.

Etiquetas:

domingo, agosto 31, 2014

¡Gracias Virrey! ¡Bienvenido Vasco!

Boca Juniors 3 - Vélez Sarsfield 1

¿Cuánto puede influir el cambio de un técnico para que un equipo en menos de 4 días pase de una vergonzosa actuación (como la que tuvo Boca ante Estudiantes) a jugar el partido de su vida (como se vio hoy ante Vélez)? ¿Bianchi no les llegaba claro a los jugadores? ¿El Vasco es un iluminado? ¿O realmente los jugadores xeneizes le hicieron una cama al Virrey? La pura verdad la sabrán los protagonistas, pero lo seguro es que Bianchi no se fue del club como se merecía, y esa es una cruz que cargarán por siempre Angelici y toda la Comisión Directiva. Pero el hincha de Boca no olvida, por eso en estas breves pero sentidas palabras sólo quiero decirte GRACIAS. Gracias Bianchi por los torneos, por los clásicos, por hacer más grande a un gigante como Boca, por tu mística y por llegar al corazón de los boquenses. ¡Siempre te recordaremos!
Y luego del tributo a Carlos, la bienvenida al Vasco Arruabarrena. La cancha lo ovacionó, y yo personalmente creo que sin ser el mejor de los DTs en danza para reemplazar a Bianchi, el Vasco le puede aportar mucho al equipo en lo que a carácter y actitud se refiere. Rodolfo fue un gran 3, quizás no con mucha técnica pero sí con un corazón gigante que ayudó a engrandecer más nuestra historia en épocas de bonanzas.
Pero hoy hubo un partido de fútbol, donde a priori muchos pensaban cómo este desastroso Boca podría reaccionar ante el equipo de Liniers, que llegaba invicto con victorias en sus cuatro presentaciones. Y el Vasco, en su primer partido oficial como DT xeneize, demostró que no come vidrio. Porque metió mano al equipo, puso a Colazo de 3 (buena decisión hasta que regrese Insúa), a Meli en un mediocampo bien poblado y a Calleri sólo arriba, con una premisa simple: correr, meter, trabar y contagiar a la hinchada, sabiendo que el primer paso para salir de las crisis es sumando. Hoy se vio a un Boca que en años no se veía: no sobró fútbol, pero pusieron toda la actitud junta que no apareció en los últimos semestres. Simplemente con eso, metiendo y corriendo, Boca se llevó por encima a Vélez, pero de manera increíble nos fuimos al descanso 0-1. Y nuevamente fue un Correa el encargado de amargarnos.
Yo rogaba que el segundo tiempo Boca siguiera jugando con la misma intensidad y no se bajoneara por el gol recibido, cosa que viene ocurriéndonos con frecuencia. Y parece que mis ruegos fueron escuchados. Porque Boca salió a jugar con la misma intensidad, pero mucho más fútbol, lo cual nos permitió en una ráfaga de minutos dar vuelta el encuentro (primero, mediante la cabeza del Cata Díaz, y luego, tras un rebote que Meli, figura de la cancha, se encargó de usufructuar). El xeneize redondeaba un buen partido, pero la roja a Castellani garantizaba un final con sufrimiento. A esa altura, ya estaban Chávez y Gigliotti en la cancha (buenos cambios del Vasco), quienes precisamente liquidaron el encuentro en una contra letal donde el Puma se la pasó al ex Banfield para que le rompiera el arco a Sebastián Sosa (ingrato ex arquero de nuestro club).
La sensación después de esta victoria es, por un lado, de lógico alivio y esperanza para lo que viene, pero también por otro lado un poco agridulce, porque Bianchi no se fue de la manera en que se merecía y la palabra "cama" (o "camarilla") quedará flotando en el ambiente de los mal pensados.
Pero Boca está por encima de todos los nombres y hombres, y hoy Boca ganó. ¡A celebrar y empezar en paz una semana donde también tenemos por delante el debut en la Copa Sudamericana 2015!

Etiquetas:

miércoles, agosto 27, 2014

Sin alma, sin reacción... ¡sinvergüenzas!

Estudiantes 3 - Boca Juniors 1

¡Vergüenza! Eso es lo que deberían tener nuestros jugadores si al menos sienten un poco, un poquito nomás esta gloriosa camiseta. Dio pena verlos deambular por la cancha. No corrieron, no metieron, no ganaron una puta pelota dividida. ¿Le están haciendo una cama a Carlos Bianchi?
En menos de 5 minutos Estudiantes se puso en ventaja, casi sin despeinarse. ¿La defensa de Boca? Testigo privilegiado de cómo Correa paseó de aquí para allá al Cata Díaz y definió con un tiro suave pero bien colocado. Cada minuto que pasaba demostraba que la de hoy sería una tarde muy dolorosa: Estudiantes podría hacer los goles que se proponga. Al descanso, nos fuimos solamente 3-0 abajo (y digo "solamente", porque nos hicieron precio... ¡la puta madre que los parió, esto es Boca!).
El segundo tanto del Pincha vino de un saque de arco que Echeverría (de breve debut, ya que salió lesionado) pifió de cabeza, pero que el Cata Díaz no supo despejar, quedando en ridículo ante el uruguayo Vera que luego le tiró un globito a Orión (otro que quedó en ridículo) para empujarla a la red sin obstáculos. ¡Increíble que en el año 2014 te puedan hacer un gol así!
Ahora, el tercer tanto también es de no creer. De un saque lateral (sí, de otro saque lateral) un delantero platense anticipa de cabeza ante tres defensores xeneizes, dejando libre a Vera para que defina de tijera. ¡Vean qué poco metidos en el partido estaban nuestros jugadores que ni siquiera observaron y reclamaron un offside de casi 2 metros!
En el segundo tiempo, y con el partido absolutamente definido, los jugadores boquenses no mostraron ni un atisbo de recuperación. Cero amor propio. Cero amor por la camiseta. Cero actitud. Créanme: Pellegrino, íntimo amigo de Bianchi, le perdonó la vida al conjunto del Virrey porque si Estudiantes apretaba un poquito nomás, la de hoy era una goleada por más de media docena de goles. ¡Y no exagero! El descuento de Calleri en el último minuto ni siquiera maquilló esta vergonzosa actuación.
Definitivamente esta derrota traerá secuelas. Y el panorama no es alentador: el próximo domingo recibimos al Vélez puntero e invicto. Habrá que estar atento a lo que pase en la Bombonera, y no sólo en el campo de juego: el veredicto del hincha no se hará esperar.

Etiquetas:

domingo, agosto 24, 2014

Hicieron historia

Boca Juniors 0 - Atlético Rafaela 3

Nunca el equipo rafaelino había podido rescatar siquiera un punto de la otrora mítica Bombonera. Pero este Boca todo lo hace posible y hoy la Crema no se llevó uno sino tres puntos de nuestra casa tras el contundente 0-3. Señores, si no se llamara Carlos Bianchi quien está sentando en nuestro banco, créanme que este es un resultado de renuncia o despido inmediato.
Hoy tenemos más preguntas que certezas. ¿Es Bianchi el culpable, considerando que ya tiene un tiempo más que prudencial al frente del equipo (en su tercer mandato) y que tuvo todos los refuerzos que pidió? ¿Los culpables son los jugadores? (seguro, a muchos la camiseta les queda gigante) ¿Los jugadores no entienden o no quieren entender al técnico? Lo cierto es que, en mi humilde opinión, no importa cómo sigan desencadenándose los sucesos, pero a Carlitos nadie le quitará lo ganado ni podrán quitarlo de nuestros corazones xeneizes (lo cual no quiere decir, claro está, que no esté cometiendo errores). Y sí son los jugadores quienes deben demostrar que están a la altura del mundo Boca.
El de hoy es un partido difícil de analizar desde los números, porque muchas veces las estadísticas no dicen nada. De hecho, ya les comenté que nunca Rafaela se había llevado un punto de nuestra casa. No sirve pensar que Boca tuvo mayor posesión, porque a las claras está que fue un equipo inofensivo. Tampoco conforma excusarse con que el visitante llegó tres veces y marcó tres goles, versus las "numerosas" chances de gol que malogramos. Lo cierto es que, como dice la frase más vieja del fútbol, los goles se hacen, no se merecen. Y Atlético encontró el primero con mucha fortuna, en un tiro libre que se desvió y descolocó a Orión. Boca había sigo más hasta ese momento, pero se fue al vestuario 0-1.
La mala fortuna influye, claro está. Pero con 45 minutos por jugar, en la Bombonera, ante nuestra gente, el panorama debiera seguir siendo esperanzador. O al menos, en otras épocas de Boca. Porque nuestros jugadores tuvieron un segundo tiempo espantoso, defendieron pésimamente mal, y en dos contraataques Rafaela sentenció el partido, casi sin despeinarse.
Con la tristeza emanando en la punta de mis dedos, me esfuerzo por no escribir algo de lo que luego me pueda arrepentir. Pero está claro amigos que Grana y Zárate no tienen nivel para ser los laterales de Boca, que el Cata Díaz no merece ser de la partida, que Bravo jamás hubiera sido titular en otros gloriosos equipos, que si bien Gigliotti cumplió con goles, es un 9 del montón (no un consagrado), que el Burrito Martínez jamás justificó con nuestra camiseta todo lo que se pagó por él, que algunos refuerzos (¡y espero equivocarme!) no parecen estar a la altura de lo que es Boca (Fuenzalida, Chávez, Calleri) y varios etcéteras más.
Ahora se viene una seguidilla de partidos cruciales diría yo tanto para dirigentes, como cuerpo técnico y jugadores. ¡Se juegan su futuro en nuestra institución! Hoy quedó claro que el hincha perdió la paciencia (y eso que ninguna hinchada en el fútbol argentino banca como la nuestra). El crédito se agotó. Esto es Boca, y los hinchas queremos vernos representados como nos merecemos.

Etiquetas:

domingo, agosto 17, 2014

De la nada a la gloria

Belgrano 0 - Boca Juniors 1

En su famosa canción "Motorpsico", la dupla Beilinson-Solari decía: "... de la nada a la gloria me voy (así me das más)...". Pues bien, el de esta noche fue un Boca bien ricotero, que en un minuto pasó de perder el partido a llevarse 3 puntos que quizás suenen exagerados. Orión, Carrizo y Gigliotti fueron los responsables de que en esta noche cordobesa el xeneize pase de la nada a la gloria y festeje a puto grito pelado (no precisamente con un susurro muy especial). Tal vez, hoy mi Dios jugó a los dados y estuvo a nuestro favor.
Metáforas de lado, realmente Boca hoy no jugó bien y volvió a quedar en deuda con respecto al funcionamiento colectivo. Atrás, la defensa volvió a mostrar varias fallas que fueron maquilladas por la poca resolución del hondureño Bengston. El medio fue superado en todo el primer tiempo y recién mejoró con la salida de Gago por lesión. Y adelante, salvo por las apariciones del Pachi Carrizo (de nuevo, el mejor jugador xeneize), el equipo se mostró completamente inofensivo.
En el primer tiempo, Boca generó una de las situaciones más clara del partido, pero el travesaño negó lo que era un gran gol de Carrizo. Salvo esa oportunidad, cuesta mucho esfuerzo pensar en otra chance clara de gol que haya generado el equipo. Belgrano tuvo un par más (sobre todo si contamos los penales reclamados, de los cuales ninguno fue), pero la más clara de todas en el minuto final del segundo tiempo. ¡Fue increíble la pelota que Orión le tapó a Mansanelli! Pero más increíble fue que, en la jugada siguiente, y ya en el último minuto de descuento, el Pachi Carrizo le haya puesto una asistencia perfecta a Gigliotti, y que este no haya perdonado.
En el día del prócer San Martín, Belgrano no tuvo cabida. Es para celebrar (y mucho) esta victoria xeneize. Porque si bien aún tenemos muchísimo por mejorar, este triunfo le permitirá al equipo trabajar con más tranquilidad en la semana y en una posición de la tabla más expectante. Claro está, ahora hay que ganar de local y poder reafirmar el despegue.

Etiquetas:

domingo, agosto 10, 2014

Qué mal Tévez, Boca

Boca Juniors 0 - Newell´s Old Boys 1

¡Qué mal empezó esta Transición! Y no me refiero solamente al nuevo campeonato previo al ridículo torneo de 30 equipos que arrancará el próximo año, sino también a la era post Riquelme luego de la no renovación.
Ñuls se convirtió en una sombra negra desde hace algunos años, pero lo peor de todo es que ya nos estamos acostumbrando a tener malos arranques de campeonato que luego nos hacen cuesta arriba poder pelearlos. Porque no me vengan con la sanata de que venimos de ser subcampeones: Boca nunca peleó el Torneo Final 2014 y solamente una seguidilla de triunfos maquillaron el mal presente.
En lo que respecta el partido de hoy, lo que debía ser el comienzo de un sueño se convirtió en una pesadilla tangible. Si bien el primer tiempo xeneize no fue del todo malo (y entiéndase por eso, que me estoy conformado con muy poco), las habituales desatenciones en el fondo nos costaron un gol ya en tiempo de descuento. ¡¿Cómo Grana puede perder una pelota tan infantil en esa zona, cuando ya se cumplía el tiempo adicionado?! Alguien que me lo explique, por favor.
Triste ironía del destino: en el Día del Niño, el gol leproso lo anotó un juvenil de apenas 18 años, en el día de su debut en primera. ¿Su apellido? ¡Tévez! Sólo a Boca le pasan estas cosas...
La cuestión es que en el complemento los hinchas no vimos al equipo que esperábamos ver. No creamos ni una situación clara de gol, y más allá de que no creo que haya faltado actitud, el equipo fue para adelante pero sin ideas, quedando expuesto a un golpe de knock out de Newell´s (que por suerte no llegó).
Nos queda la esperanza de que los refuerzos se acoplen bien y se ganen un lugar en el once titular (que a juzgar por los que ahora salen al campo, no será muy difícil). Y repito: al Virrey, eternamente agradecido. Más allá de cualquier error de nuestro DT (ejemplo, Chávez es 9, no un delantero por afuera), acá los que tienen que demostrar si están a la altura de Boca o no, son los jugadores. Y este año no hay hándicap.

Etiquetas:

domingo, mayo 18, 2014

Fluo esperanza

Gimnasia 0 - Boca Juniors 1

Boca cerró el campeonato color verde (fluo) esperanza. Y no porque me agraden precisamente las camisetas que no respetan nuestros colores (¿se acuerdan de la Pantera Boca?), sino más bien porque aún presentando una formación con varios pibes de nuestra cantera, el xeneize logró su quinta victoria consecutiva, el subcampeonato y mantiene una luz de esperanza de clasificar a la Libertadores 2015 como mejor ubicado en la tabla general.
Sin embargo, hay una cosa que lamento mucho (y no me refiero al campeonato de los plumáceos): el gol increíble que se perdió Colazo en tiempo de descuento, con todo el arco libre (en la réplica de un tiro de esquina que había ido a cabecear Monetti). Boca necesitaba ganar por dos goles y esperar una combinación de otros resultados para lograr el pasaje a la Copa. Habiendo ganado por un sólo gol (teléfono para Colazo), seguimos manteniendo la chance de entrar como mejor clasificado pero sólo si San Lorenzo es campeón de la Libertadores 2014 y mañana los propios cuervos no pierden con Vélez. En resumen, por diferencia de gol, no hay chances de que Boca se consagre como el mejor de la temporada (puesto que será para el vencedor de San Lorenzo-Vélez, o por diferencia de gol quedará para los de Boedo en caso de empate).
Pero basta de especulaciones y hablemos de este cierre de campeonato. ¿O acaso soñábamos con tener chances coperas tras el pobre arranque? ¿O acaso el más optimista de nosotros pensaba que podíamos cerrar el torneo segundos? ¡Qué tarde te despertaste, Boca! Con qué poquito se podía haber peleado, o aún ganado este torneo.
Ya está, el campeonato es historia y al menos lo cerramos con una alegría. O con cinco (consecutivas). Ahora sí es tiempo del Mundial 2014, de la novela por la renovación de Riquelme, y de reforzar el plantel para pelear todo lo que se viene en el próximo semestre (Inicial 2014, Sudamericana 2014 y Copa Argentina 2014).

Etiquetas:

domingo, mayo 11, 2014

Cuatro al hilo

Boca Juniors 3 - Lanús 1

Sin lugar a dudas, la de hoy fue una tarde/noche muy especial para el xeneize. Por un lado, el técnico visitante no era ni más ni menos que el mellizo Guillermo, uno de los máximos ídolos de nuestra historia. Y si hablamos de ídolos, por otro lado este pudo ser el último partido de Riquelme en la Bombonera (¿habrá o no renovación?). Pero lo más importante: Boca ganó y llegó así a la cuarta victoria consecutiva, algo que no ocurría en años.
La intensa lluvia no fue un impedimento para jugar, ya que la cancha se mantuvo en muy buen estado. Estaba rápida, claro está; por eso se presumía que podría haber muchos roces, caídas y llegadas a destiempo. Pero aún en un terreno inestable, Román dio cátedra de cómo proteger el balón y jugarlo con criterio. ¡No se la pudieron sacar nunca! No faltarán los detractores del 10 que digan que sólo juega cuando quiere (siempre antes de la renovación), pero la verdad es que repito lo que vengo diciendo hace semanas: no existe tema futbolístico de por medio que impida su continuidad en Boca. Riquelme fue uno de los mejores jugadores xeneizes del torneo y los dirigentes no podrán escudarse en la edad o el rendimiento del enganche.
En lo que respecta al triunfo de esta jornada, se puede decir que fue cómodo. Si bien el primer tiempo culminó igualado sin goles, en el complemento Boca marcó una clara ventaja que pudo (y debió) ser más holgada en el marcador. El primer tanto lo convirtió Gigliotti (en offside), pero Lanús no demoró nada en empatarlo. Pero por suerte, unos pocos minutos luego el xeneize se puso nuevamente en ventaja (Colazo de cabeza). El responsable de poner cifras definitivas fue Riaño, y también fue el mismo delantero quien se perdió un gol increíble que pudo haber decorado aún más el resultado. Para el final quedó la roja al Cata Díaz, y algunas situaciones de Lanús ya en tiempo de descuento.
Resta una fecha y Boca ya tiene el pasaje a la Sudamericana y una remota chance, pero chance al fin, de obtener el ticket a la Copa Libertadores 2015 como mejor clasificado en la temporada 2013/2014. Así que habrá que intentar vencer a Gimnasia, y por muchos goles.
En los próximos días se empezará a hablar de la renovación de los contratos de Bianchi y Riquelme, de los jugadores que se irán, de nombres de posibles refuerzos y toda la sarasa futbolera. Pero en mi interior yo me sigo lamentando las chances perdidas, y viendo con qué poco se podía haber ganado este torneo (que, de seguir 5 fechas más, estoy convencido sería nuestro).

Etiquetas:

domingo, mayo 04, 2014

¡Te mandamos a LCDTMAB!

All Boys 1 - Boca Juniors 3

Desde que regresó a Primera A, el conjunto de Floresta resultó un hueso duro de roer para el xeneize. Sin embargo, hoy se rompieron varias rachas y nos sobran motivos para el festejo: sumamos la tercera victoria consecutiva, el Burrito Martínez volvió al gol (¡y por duplicado!), Bianchi pudo vencer al albinegro y estamos muy cerca de la Sudamericana, ¡Y de yapa, te mandamos a la concha de tu madre All Boys!
La cancha estaba en mal estado, pero de todas formas el partido resultó vibrante. Pese a que el primer tiempo las acciones se cerraron 0-0, el xeneize tuvo algunas chances, en especial la de Gigliotti que devolvió el palo. Ya en el complemento, el xeneize pegó de entrada tras un buen centro de Insúa que Martínez empujó con lo que pudo. Sin embargo, poco le duró la ventaja al xeneize. El partido estaba más que abierto, porque al Albo sólo le servía ganar y Boca estaba agazapado esperando que aparezcan los espacios. Y en una muy buena jugada personal, el Burrito Martínez anotó un golazo para volver a poner en ventaja al xeneize. All Boys se fue con más ímpetu al ataque, pero Gigliotti aprovechó su especialidad y con un certero cabezazo sentenció el encuentro y la suerte del local en la máxima división.
La primera reflexión es que Boca se despertó tarde, porque da la sensación de que si al campeonato le quedaran 5 fechas en lugar de 2, tendríamos alguna chance. Pero ahora no es momento de llorar, sino de repasar los errores y el por qué de tan mal arranque de torneo (cosa que se viene repitiendo y que, como vemos, luego se hace cuesta arriba de enderezar a tiempo). Ahora sólo resta ganar las dos fechas restantes y abrochar el pasaje a la Sudamericana, para el próximo semestre, luego del Mundial, poder arrancar con el pie derecho el torneo doméstico.

Etiquetas:

domingo, abril 27, 2014

Que no se acabe este Romance

Boca Juniors 4 - Arsenal 2

La semana pasada planteé el tema de la renovación (o no) de Román, dejando en claro mi postura. Sabido es que dicha prórroga jamás puede depender de uno o incluso de los tres encuentros que ahora restan. Pero si algún resultadista tenía dudas, hoy Riquelme jugó como para que camino al vestuario le alcancen un bolígrafo y el contrato, original y copia. ¡Hacía tiempo que no se veía un partido del 10 como el de esta tarde! (y repito, ya venía siendo de lo mejorcito en Boca, a pesar del pobre torneo).
A decir verdad, hoy Boca jugó el mejor partido oficial del año, y le tocó sufrirlo a personas muy queridas en la familia bostera: Palermo, Abbondanzieri y Schiavi, flamante cuerpo técnico de Arsenal (que siempre nos resultó un hueso duro de roer).
Facilitó las cosas el gol tempranero, casi de vestuario, tras la sutil definición del Pichi Erbes. Sin embargo, Arsenal lo empató sin hacer mucho (una jugada sucia donde, a mi entender, bien se pudo cobrar mano del hombre visitante en el preludio al tanto de Echeverría). Pero Boca asimiló el golpe de manera positiva: volviendo a tomar protagonismo y, a fuerza de fútbol, generando varias situaciones de gol. Erramos varios goles, pero casi en el pitazo final del primer tiempo, llegó un claro penal que Riquelme cambió por gol.
En el complemento el equipo jugó aún mejor que en la primera parte, y tras un lujo de Insúa fue Colazo quien anotó el tercer tanto (¡alivio!). Ya sin el 10 en cancha, fue a su reemplazante, Luciano Acosta, a quien le cometieron otro clarísimo penal, que en esta instancia Gigliotti, no sin mucho suspenso, canjeó por gol. Y sólo quedó tiempo para un descuido defensivo que le permitió a los del viaducto decorar el resultado.
Ojalá en los tres partidos restantes el equipo repita lo que produjo esta tarde. Incluso firmo con un 80% de lo hecho, porque aún así tendremos serias chances de ganar. Lástima que nos acordamos tarde, pero de todas formas el pasaje a la Sudamericana es algo que considero imperioso, ya que nos dará la chance de pelear dos competencias en el próximo semestre. Y quién nos dice, con Román en este nivel y como capitán.

Etiquetas:

domingo, abril 20, 2014

Tiempo de descuento

Tigre 0 - Boca Juniors 1

Empezaré esta crónica salteando el partido en Victoria para tocar un tema más de fondo: el tiempo de descuento. Y no me refiero al agónico gol del triunfo (que de alguna forma maquillará el paupérrimo encuentro que disputó el xeneize en el norte del conurbano bonaerense), sino a que los tiempos se acortan y el de hoy pudo haber sido el último tanto de Riquelme en Boca. Quedan cuatro fechas y los dirigentes tienen que tomar una decisión con nuestro 10: renovación, sí o no.
Mi sensación es que la decisión ya está tomada desde hace tiempo, pero los cobardes dirigentes que tenemos no encuentran la forma ni los modos de comunicarla. Está claro que no quieren que Román siga en Boca. Si uno piensa en la edad, en el costado económico, los problemas de vestuario y en los pocos partidos que nuestro enganche juega por año, puede comprender esa línea de pensamiento (al margen de compartirla o no). Pero por otro lado, si uno observa el nivel de juego del equipo, compara los resultados con y sin Riquelme en cancha, y nota que el 10 es el único que puede dar un pase preciso, asistencia o hacer goles, no quedan dudas que por estrictos motivos futbolísticos debería seguir vistiendo la azul y oro (sin discusión).
¿Entonces, en qué quedamos? ¿Riquelme debe seguir o no? Mi opinión: si acuerdan por 6 meses o 1 año, a un número razonable para un jugador cerca del retiro (léase, no tirar la casa por la ventana), obviamente que deben renovarle el contrato. No tenemos otro jugador así, lo cual habla pésimo de nuestro plantel. Sin embargo, renovarle a Riquelme debe ir de la mano de traer un reemplazante (a corto/mediano plazo) y depurar un plantel que no tiene la jerarquía necesaria para representarnos.
Sobre el partido de hoy, pudo resumirlo en muy pocas palabras: ganamos de casualidad. O de causalidad: tuvimos a Román. Boca tuvo un par de situaciones claras en el comienzo del partido, y de ahí en más fue todo de Tigre. Para ser sinceros, el partido se extinguía 0-0 y el punto era un premio inmerecido para los dirigidos por Bianchi, que se mostraron lentos, flojos en defensa, inofensivos en ataque y apáticos en gran parte del encuentro. Pero Riquelme, en el primer minuto de descuento (o de tiempo recuperado que le dicen ahora), clavó un remate de otro partido (y otro planeta).
Si bien Boca empató y hasta perdió varios partidos que mereció ganar, el de hoy equipara un poco la balanza. Era un empate clavado en un partido que debíamos perder, y nos sacamos la lotería. ¡Pero a no engañarse! No me vengan con eso de que hace cuatro partidos que terminamos con la valla en cero, porque hoy fue realmente de pura casualidad que Tigre no nos haya hecho 2 o 3 goles.
Me voy preocupadísimo por lo mal que jugó el equipo, por su falta de fútbol y, en algunos pasajes, su falta de enjundia. El triunfo sirve y mucho, para sumar y para pelear por un lugar en la Sudamericana. Pero que el árbol no nos tape el bosque.

Etiquetas:

miércoles, abril 16, 2014

¿Podrán oír?

Boca Juniors 0 - San Lorenzo 0

Por donde se lo mire, el presente xeneize es triste y preocupante. Y ya no me refiero solamente a la anemia de fútbol, goles y triunfos. Hay muchas cosas más flotando en el ambiente. No olvidemos que desde hace algunos años, el club está muy politizado y en el 2015 hay elecciones. Pero además, está en danza la renovación (o no) de Riquelme, con todo el costo que eso significa (político o dólares). Y también, la continuidad (o no) de Bianchi, ante las flojas campañas pero con toda la mochila de títulos que nos dio (y nadie nos quitará). A todo esto, le podemos sumar una preocupación: el promedio del descenso. Es una luz amarilla tenue por ahora, pero negarlo seria de necios. Y como si fuera poco, la frutilla de este amargo postre es la división del hincha boquense. Una división que hoy no se pudo ocultar.
El partido se extinguía, Boca ya estaba desde hace un rato con un hombre de más, pero seguía sin poder vencer la portería de Torrico. Pero lo que es peor, es que los cuervos no estaban arrinconados en su arco defendiendo los embates boquenses. El partido transcurría en una monotonía que sólo le convenía a San Lorenzo. La 12 desafió con su "A ver los jugadores si pueden oír, la camiseta de Boca ganar o morir", y el resto de la cancha, como respuesta, empezó a alentar con más fuerza al xeneize.
Que se entienda bien: no estoy defendiendo una u otra postura, sino marcando con dolor esa división y planteándome varias preguntas para que me ayuden a responder. ¿Está mal pedirle más actitud a los jugadores, que lo único que derrochan es tibieza? ¿Es el momento de presionarlos o de seguir alentando incondicionalmente? ¿Es una presión ser la hinchada con más aguante (banca) del fútbol argentino, como para no criticar aún cuando pueda ser justo? ¿Nos estamos convirtiendo en hinchas de la hinchada?
Muchas preguntas y pocas respuestas en mi mente dolorida por otra noche anémica de triunfo. Lo que sí es seguro es que los jugadores y todo el mundo Boca deben escuchar ambos mensajes. Aliento sobra y en ningún otro club de la Argentina les hubieran tenido tanta paciencia como la que les tenemos acá. Pero como diría Xuxa, ahora es la hora de ganar y de empezar a transpirar un poco más, de trabar con la cabeza, de pelear cada pelota como si fuera la última, de correr hasta desangrarse o al punto de tener que pedir el cambio.
Ojo, no creo que el problema principal de Boca pase por un tema de actitud, pero sí creo que es necesaria, aún, más actitud. En este fútbol argentino mediocre, equipos con mucha disciplina táctica, convencimiento y que corren a lo bestia, están peleando el torneo. ¡Imagínense si Boca le sumara a eso los nombres propios que tiene!
Hablar del partido de hoy será breve, porque los jugadores volvieron a no hablar en la cancha. San Lorenzo vino a jugar de contra (era esperable) y de entrada se vio que el punto le servía un poco más. Boca tuvo más protagonismo pero menos ideas y situaciones: parece increíble, pero casi sin atacar, las dos jugadas más claras del partido fueron azulgranas. Tan pobre fue lo de Boca, que esta noche no sirvieron los cambios ni las expulsiones cuervas (ojo, San Lorenzo se quedó con 9 cuando ya el partido estaba en tiempo de descuento).
Espero que esta noche no deje secuelas. Hay que ganar lo que resta para engrosar el promedio, despedirnos con una cuota de esperanza de cara al próximo semestre y conseguir la clasificación a la Sudamericana (lo que antes hubiera sido un consuelo, hoy es una meta). Y sí, es lo que hay...

Etiquetas:

domingo, abril 13, 2014

No nos dieron una mano

Colón 0 - Boca Juniors 0

Muchas veces el corazón le gana a la razón y nos da esperanzas en lugares inhóspitos de ilusiones. Desde hace semanas vengo escribiendo que, objetivamente, sería más que un milagro poder ganar este campeonato. La distancia de puntos, la cantidad de equipos que tenemos por delante, pero por sobre todo, el pobre nivel de nuestros jugadores, hace que ni un boquense de ley pueda soñar en campeonar.
Sin embargo, tras la victoria ante Godoy Cruz, el corazón intentó vencer nuevamente a la razón y convencerme de que aún nos quedaba una carta bajo la manga. Claro, para eso habría que ganar todos los partidos restantes, empezando por Colón.
¿Alguien les comentó esto a los jugadores xeneizes? Parece que no, o que el mensaje llegó tarde (en el entretiempo). Porque el primer tiempo xeneize en Santa Fe fue pobrísimo, indigno de un equipo que tenga ambiciones de salir campeón. Colón jugó a lo que quiso: regalar el balón, defender, correr, y si de chiripa embocaba una contra, ¡bingo! No está mal: están peleando el descenso. Pero Boca... ¡Boca tiene otras aspiraciones, viejo!
En el segundo tiempo, y con el ingreso de Luciano Acosta, el equipo pareció entender el mensaje: "Es la última oportunidad". El pibe nos dio más dinámica, y en 15 minutos Boca creó situaciones como para romper el cero y justificar un gol que nunca llegó. El equipo se fue apagando y Colón no cambió de postura (muy cómodos con el punto).
Esta noche, los jugadores xeneizes no nos dieron una mano. ¡Pero tampoco nos la dio el árbitro! En el epílogo del partido, y tras un tiro libre a favor (la última jugada del cotejo), un defensor sabalero en la barrera atajó el remate de Colazo. ¿Penal? ¡Penalazo! Para todos, menos para el juez y su asistente, que fiel a la escuela de Lamolina dijeron "Siga, siga".
¿Boca no ganó por el árbitro? Bueno, al menos algo influyó, ya que debimos tener la chance de un penal a favor a segundos del cierre. Sin embargo, el equipo jugó un muy flojo primer tiempo, y no podemos (ni debemos) escudarnos en los ¿errores? ajenos, si no miramos primero los propios.
Como siempre, habrá que ganar por la camiseta, por la historia, por nuestra gente, por entrar a la Sudamericana y para engrosar el promedio. Pos Mundial, esperemos ver a un equipo más acorde a nuestra historia.

Etiquetas:

¡Cumplimos 9 años!

El blog cumple sus primeros 9 años de vida, y no puedo menos que tomarme un par de líneas para agradecerles a todos los que me ayudaron a que este sueño sea posible.
En primer lugar, agradecer a Pincel (una suerte de padrino de este sitio, quien fue además el que me hizo boquense), Titi, Mariano, Ali (que me banca no sólo con el blog sino con todo el vicio llamado Boca Juniors) y a toda mi familia. Pero muy en especial, a los nuevos xeneizes: Tai, Ken y la princesa Catita. ¡Todos boquenses de ley!
Y por supuesto, también quiero darte las gracias a VOS. Sí, a vos, que me leés, que a veces comentás y otras veces pasás en silencio, pero que por sobre todas las cosas compartís conmigo esta pasión que sentimos por los colores azul y oro.
¡Feliz cumple, Campeón de Boca!


Campeón de Boca

Etiquetas:

domingo, abril 06, 2014

Bianchi Cosecha Tardía

Boca Juniors 3 - Godoy Cruz 0

¡Qué ganas de tomarme un buen vino! ¡O mejor, que sean 3! Porque Boca jugó su mejor partido del campeonato y logró la triple G: ganó, gustó y goleó. Veníamos de dos derrotas al hilo donde el equipo había merecido mucho más, pero por la falta de eficacia y no cerrar los partidos nos quedamos con las manos vacías. Hoy el xeneize se sacó la mufa, y a la primera de cambio remató el encuentro para no pasar sobresaltos. Claro está, como dije en los últimos artículos, el vino quizás resulte ser un Cosecha Tardía, porque salvo un milagro el campeonato quedará en manos foráneas. Boca debe ganar los siete partidos restantes para así llegar a los 36 puntos y rezar que tengamos otro año más con un campeón con escasas unidades.
El partido hoy se abrió rápido. En el primer ataque serio, llegó el penal (claro) al Burrito Martínez que Riquelme cambió por gol. ¡Alivio! Sin embargo, los primeros 45 minutos transcurrieron con un dominio territorial de Godoy Cruz, que nos manejó el balón y por momentos nos obligó a defender muy cerca de Orión. Restaba ver a esa altura si en el complemento el equipo podría liquidar el pleito o volveríamos a cortar clavos con culo.
Nuevamente, al inicio de la segunda etapa Boca golpeó duro. El Burrito metió un buen pase para Gigliotti que se fue sólo contra Carranza y esta vez definió como los que saben (a mi juicio, ayudado por el portero visitante que salió lejos y se tiró antes de tiempo, lo que facilitó la gambeta y posterior definición del Puma). Si bien el 2-0 parecía cómodo, no respiré tranquilo hasta que el propio Gigliotti anotó el tercer tanto xeneize. Fue nuevamente de penal (Román se lo cedió al centrodelantero) y, de yapa, roja para el arquero visitante. Y ahí sí, sólo fue cuestión de esperar que pasaran los minutos.
Se ganó claramente, como hacía tiempo no ocurría. ¿Puede significar esto un renacer en el campeonato? ¡Ojalá! Pero repito: sería un milagro que Boca llegara con chances a las últimas fechas, y para ello deberíamos ganar todos los partidos. De todas formas, ahora lo que importa es ganar, sumar, tratar de entrar a la Sudamericana y ahuyentar cualquier fantasma que nos coloque cerca de las últimas posiciones.

Etiquetas:

jueves, abril 03, 2014

¡Felices 109!

En las buenas y en las malas... ¡Feliz cumple, Boca de mi vida!

Etiquetas:

miércoles, abril 02, 2014

Ahogados en un Arroyito

Rosario Central 2 - Boca Juniors 1

Luego del golpe sufrido en el pasado superclásico, Boca tenía la gran chance, quizás la última, de ganar para no despedirse del torneo. Y pese a haber jugado un buen primer tiempo y mostrarse superior al rival, el equipo volvió a pagar un alto precio por su falta de eficacia y por no haber rematado el partido en las chances que se le presentaron. Casi un calco a lo que nos pasó con los propios Canallas en el Torneo Inicial 2013, solo que esta vez en lugar de empatarnos el partido sobre el final nos lo revirtieron promediando el segundo tiempo.
Los xeneizes salieron con todo. Avisó Erbes de entrada (perdiéndose un gol increíble) y unos minutos luego Gigliotti abrió el marcador (en clara posición adelantada). Central no generaba peligro y Boca se mostraba agazapado para embocar el segundo, aunque en los últimos minutos de la etapa el equipo retrocedió más de la cuenta.
En el segundo tiempo Boca tuvo dos situaciones clarísimas como para sentenciar la historia. Primero, Gigliotti queda mano a mano y se pierde un gol de novela. Pésima definición para un hombre que debe vivir del gol. Luego, Gago reventó el travesaño cuando parecía que el remate tenía destino de gol. Dos chances clarísimas, de esas que de no convertir uno teme tener que lamentar luego. Y justamente el cuco de la ineficacia volvió a aparecer. A falta de 20 minutos Central llegó al empate. De tanto ir y apostar al ataque (aún quedando expuestos a una contra letal), los locales tuvieron su recompensa y empataron un partido que merecían seguir perdiendo. Pero la cosa empeoró: 5 minutos luego, Boca marcó mal en un corner y tras una sucesión de remates, palo y rebotes, un central de Central aventajó a la Academia rosarina.
El final de la película ya lo conocen. Boca intentó, pero ya casi no quedaba tiempo ni energías como para recuperar al menos un punto de tierras santafesinas.
El campeonato ya es cosa juzgada. No sabremos quién lo ganará; sino solamente que no seremos nosotros (ruego tener que comerme estos textos; créanme que es lo que más deseo). A esta altura, Boca debe ganar y sumar por muchos motivos: por su historia, por entrar a la Sudamericana y por engrosar un promedio de cara a dos años. Un objetivo muy pobre para los nombres y hombres que rigen nuestros destinos futbolísticos.

Etiquetas:

domingo, marzo 30, 2014

De Néstor y la Década Ganada

Boca Juniors 1 - River Plate 2

El título resume de lo que hablaré en esta nota. Y créanme amigos, no se trata de política. Aunque en esta historia hay ladrones e inoperantes, tal como ocurre en dicho submundo. De lo que les voy a hablar es de Néstor (Pitana), un delincuente con silbato y traje de árbitro que con sus robos terminó con la Década Ganada (10 años sin derrotas superclásicas en la Bombonera). ¡Y pensar que nos quejábamos de Lunatti! Pero no sólo hay ladrones en esta película; también están los inoperantes (caso Gigliotti, que hoy fue más inofensivo y perro que el propio Lassie). Pero vayamos despacio...
Boca fue mucho más que River en el primer tiempo y el 0-0 parcial fue un castigo a la ineficacia en el área rival. El Burrito Martínez tuvo dos muy claras y Gigliotti estuvo siempre a contramano del equipo, lento y con poco olfato goleador para aprovechar alguna de las muchas jugadas que dispuso.
En el complemento fueron los plumáceos quienes arrancaron mejor y lucieron más frescos que los xeneizes (de gran desgaste en la etapa inicial en una cancha muy pesada por la lluvia previa). Lanzini abrió el marcador tras una jugada que arrancó con una posición adelantada de Teo Gutiérrez, ignorada por Pitana y sus secuaces (los jueces de línea). La incógnita era ver cómo reaccionaría Boca, y créanme que lo hizo de la mejor manera. Cuando Ramón Díaz se aprestaba a meter a un mediocampista por Teo (y bueno, son un equipo de la B), justó llegó la falta a Martínez y el estupendo tiro libre de Riquelme. ¡Golazo!
Parecía el momento de Boca; el equipo jugaba mejor, dominaba las acciones y tenía más vocación ofensiva. Con la salida de Riquelme parecía que el 1-1 estaba grabado, pero a 5 minutos del final Pitana cobró un inexistente tiro de esquina a favor de River, de donde vino justamente el gol del triunfo gallina. No se puede obviar, claro está, la pésima salida de Orión en el centro. Pero lo fáctico es que, si el juez cobraba saque de arco como correspondía, el gol plumáceo no llegaba (ni tampoco el yerro de nuestro arquero).
Cuesta y duele analizar este partido. Era un superclásico, de local, con nuestra gente, y lo perdimos. Pero curiosamente, debe ser uno de los partidos donde más situaciones de gol creamos, dominamos al rival en muchos pasajes y "casualmente" los dos goles que nos anotaron fueron ilegales. Más que la lejanía de la punta (seguimos a 6 puntos pero con casi todos los equipos arriba nuestro) me duele perder contra los plumáceos. Porque la verdad, por cómo se dio el partido, hoy estaba para ganarlo sin despeinarse.
A favor, el nivel de juego, y las actuaciones de Insúa (atacando) y Román. En contra, el resultado, el yerro de Orión y el pésimo partido de Gigliotti.
Habrá revancha pronto: el miércoles contra Rosario Central. Y si lo que les preocupa son las cargadas en la oficina, sólo contesten con una letra: "B".

Etiquetas:

domingo, marzo 23, 2014

Ley seca

Quilmes 0 - Boca Juniors 0

No hubo espuma, no hubo goles, no hubo fútbol y tampoco público. En uno de los peores partidos del campeonato, xeneizes y cerveceros sólo se repartieron un punto que no le sirve a ninguno. A Quilmes lo complica aún más en su lucha por no descender. Y a Boca lo aleja aún más de la punta.
Boca fue un manojo de buenas intensiones, carente de poder alguno. ¡No se le cayó una idea al equipo! Prácticamente no creamos una situación de gol en todo el partido. Se puede rescatar un remate de Román, y el hecho de que haya terminado en mejor forma el encuentro (pensando en superclásico del próximo domingo). Pero es realmente preocupante el presente, amigos. Y lo peor de todo, es que al menos Quilmes puede esgrimir que el partido se jugó a lo que ellos quisieron. Porque a nadie le sorprendió el planteo de Caruso Lombardi; el tema está en que, aún sabiendo la propuesta rival, Boca nunca encontró variantes para desequilibrar. Y a esto hay que sumarle el bajísimo nivel de muchos jugadores (¿Gago se está cuidando para el Mundial?).
Se viene el partido del año, y como muchos dicen, es un partido aparte. Suena a cliché, pero mucho más a deseo: soñamos en que los jugadores se mentalicen y se levanten iluminados. Porque somos conscientes que, de jugar como lo vienen haciendo todo el año, no son muchas las probabilidades de salir airosos. O quién sabe, quizás toda la falta de suerte que esgrime Bianchi nos caiga junta en 90 minutos.

Etiquetas:

domingo, marzo 16, 2014

La roncha de Pisculichi

Boca Juniors 1 - Argentinos Juniors 1

¡Pisculichi y la roncha de tu madre! Otra vez este mal bicho nos vacunó y dejamos en el camino dos puntos increíbles. Boca había hecho casi todo bien como para hilvanar la tercera victoria consecutiva. Y digo casi todo, porque le faltó una sola cosa: liquidarlo. Se sabe que un 1-0 no es ventaja y que cuando no lo liquidás...
El primer tiempo xeneize fue más que aceptable y la ventaja parcial pareció escasa por lo visto en el campo de juego. Chances de gol no faltaron. Riquelme tuvo una, pero la tiró afuera; luego a Gigliotti le atajaron un cabezazo con destino a la red; hasta que finalmente el propio delantero no desaprovechó un yerro del portero visitante y la empujó tras un centro de Acosta.
En el complemento Boca tenía todo dado como para liquidar el partido y no pasar sobresaltos. Sin embargo, los minutos iban pasando y el ansiado gol no llegaba. Argentinos no hacía nada, pero la amenaza de una pelota parada o jugada aislada siempre estaba latente. Hasta que a tres minutos del final, y con un poco de fortuna, Pisculichi clavó un tremendo golazo desde afuera del área al conectar un centro que se desvió y le dejó la pelota servida para su zurda.
¡De no creer! Era la gran tarde para acercarnos a la punta y, con tres victorias al hilo, pensar que la pelea por el campeonato era factible. De todas formas, falta mucho y sólo quedamos a cuatro unidades. Pero claro, estos son dos puntos que pueden doler al contar los porotos cuando el Torneo Final 2014 sea cosa juzgada.

Etiquetas:

domingo, marzo 09, 2014

Golpeó en el momento justo

Racing Club 1 - Boca Juniors 2

Después de mucho tiempo, Boca volvió a ganar de visitante y además logró dos victorias consecutivas. Sin embargo, el tema de estos días parece tener que ver más con programas de chimentos que con la actualidad futbolística del xeneize. ¿Hay un buchón en el vestuario? ¿Se agarraron a piñas Ledesma y Orión? ¿Volvió el cabaret? Francamente, soy un convencido de que las cosas se deben arreglar puertas adentro, hablando todo de frente, y si es necesario, cagándose bien a trompadas. Nunca sabremos que pasó o dejó de pasar; el clima no es el mejor, pero al menos, si los muchachos liman asperezas y les sirve tener un enemigo común para unirse (el periodismo en este caso), ¡bienvenido sea!
Hoy Boca ganó bien, ante un rival que arrastraba las mismas falencias y obligaciones que nosotros. En el primer tiempo el equipo fue superior al local y se fue en ventaja al descanso con justicia, tras el lindo gol de Sánchez Miño luego de la hermosa jugada de Insúa (ambos, de muy buen partido).
En el complemento Boca se durmió y Racing llegó al empate tan temido como previsible. El Cata Díaz hizo un penal infantil y Saja lo cambió por gol. Ya antes la Academia había complicado con un par de centros y el palo nos había salvado en una ocasión. Pero ya sin Riquelme en cancha, y en el mejor momento de Racing, el pibe Luciano Acosta habilitó a Gigliotti quien se desprendió de su marca y quedó mano a mano con Saja, que tapó el remate pero no pudo con el rebote que convirtió Erbes. La cancha era una caldera y se convirtió en un cementerio. Todo Racing sintió el golpe, y Boca no pasó mayores sobresaltos en los 15 minutos finales.
Se ganó, se sumaron 3 puntos de oro, nos volvemos a prender al pelotón de arriba, pero por sobre todas las cosas, nos llevamos una imagen de un grupo abrazado, festejando la victoria y cerrando una semana por demás complicada. Esperemos que esto sea el comienzo de una levantada, y para eso, nada mejor que ganar el próximo partido de local contra Argentinos Juniors. Si lo hacemos, definitivamente estaremos en carrera.

Etiquetas:

miércoles, marzo 05, 2014

Riquelme x 200

Boca Juniors 2 - Olimpo 0

Volvió Riquelme a la Bombonera y hubo festejo de carnaval. Por un lado, Boca volvió a ganar, lo cual ya es noticia. Pero además, lo hizo con Trípodi en el arco, lo cual merece un titular con letras catástrofe. Y si consideramos que por fin Bianchi pudo vencer a Olimpo, definitivamente podemos decir que no fue un día de miércoles (cuac). Y por otro lado, Riquelme alcanzó los 200 partidos disputados en el patio de su casa. ¡Como para no estar de festejos!
En lo que respecta al partido, el xeneize lo ganó bien. No sobró fútbol ni tampoco se vio la solidez defensiva que los hinchas venimos reclamando, pero al menos se pudo ver a un equipo que fue al frente y que hizo bastante por la victoria.
El partido se abrió a poco de comenzado el complemento, lo cual fue significativo ya que de pasar varios minutos más 0-0 la cosa se iba a ir complicando (imagino a un equipo yendo cada vez más desordenado y quedando expuesto atrás). Mucho le caemos a los laterales, pero esta vez el gol llegó merced a uno de ellos; Marín hizo un buen desborde y fue finalmente Sánchez Miño quien, perfectamente habilitado, puso las acciones 1-0. Pero como Boca no lo liquidó, tuvimos que sufrir hasta el final para poder liquidar el partido. No faltó susto: Trípodi le tapó un cabezazo a Furios que tenía destino de gol. Pero a los pocos minutos del cierre, el otro lateral xeneize, Insúa, generó un penal que el propio Román cambió por gol para culminar de la mejor manera su homenaje.
Ahora sí, viejo. ¡Es hora que ganemos de visitante e hilvanemos dos victorias seguidas! Se viene la Academia. ¡A por ellos!

Etiquetas:

sábado, marzo 01, 2014

Perdieron el 86

Vélez Sarsfield 1 - Boca Juniors 0

Una fuente reservada me confirmó que los jugadores de Boca perdieron el 86, razón por la cual llegaron tarde a disputar el partido contra Vélez (recién para el complemento). Me dirán que no son momentos para hacerse el gracioso, pero más chistosa fue la defensa xeneize, que se vio desbordada por donde se la mire durante los primeros 45 minutos.
Hubo una jugada que pudo (y debió) cambiar el partido, pero Gigliotti perdonó (allí donde los 9 no deben tener piedad). En ese momento el partido estaba 0-0, pero créanme que aún yéndonos al descanso 0-1 abajo, a juzgar por lo hecho en el campo era un negocio grandísimo para Boca estar a un sólo gol de ventaja y no a más.
En el complemento el equipo mostró un poco más de ganas, pero la misma falta de ideas. ¿Se pudo haber empatado? Tal vez. Pero hoy Boca perdió bien. O mejor dicho, mal: de la forma en que no nos gusta nunca perder a los bosteros: con tibieza. Quedará para el anecdotario discutir si Bianchi debió o no poner a Román en el segundo tiempo. Lo cierto es que se volvió a perder y la punta queda cada vez más lejos.

Etiquetas:

domingo, febrero 23, 2014

¡Bianchi no se va!

Boca Juniors 1 - Estudiantes 0

El veredicto del hincha fue tan claro como predecible: ¡Bianchi no se va! No es para menos con todas las alegrías que nos dio el Virrey. Así que con esa presión a cuestas, los jugadores salieron a jugar un partido clave, conscientes que de no conseguir la victoria serían ellos los principales apuntados (obviamente, junto a los dirigentes).
Si bien Boca no lució y estuvo lejos de redondear un partido brillante, creo que la victoria fue justa y nos dejó cosas rescatables (al margen de las 3 unidades, claro está). En primer lugar, la actitud de los jugadores. Corrieron, metieron y demostraron tener el orgullo herido. En segundo lugar, y al margen de que la seguidilla de partidos suene a excusa, el mensaje del DT con los cambios en el once inicial. Léase, nadie es irreemplazable, por más que haya llegado como refuerzo (Grana) o sea el jugador a vender en el próximo semestre (Sánchez Miño). Y por último, los refuerzos. Me refiero al Monito Perotti, quien debutó y jugó algunos minutos, y los regresos de JR Riquelme y Diego Rivero.
Cuando se extinguía la primera mitad, el xeneize llegó al gol tras un corner y un prodigioso cabezazo de Gigliotti. Parece mentira, pero el juego aéreo que tantos dolores de cabeza nos da, nos permitió ponernos en ventaja precisamente ante Estudiantes (equipo que saca oro de cada pelota parada). Hasta ese momento, el trámite del partido había sido parejo, pero Boca había mostrado más hambre de ganar.
Ya en el complemento, Boca se retrasó, llegaron los cambios y hubo que ponerse el overol para defender el resultado. Fue un acierto de Bianchi el ingreso de Riquelme, quien cumplió a la perfección el pedido de aguantar el balón, manejar los tiempos y enfriar el partido. Incluso de los pies de Román generamos la situación más clara de peligro. Orión no pasó grandes sofocones, pero recién con el pitazo final pudimos respirar aliviados tras conseguir esa victoria tan imperiosa.
Esperemos amigos que este triunfo sea el puntapié de partida para mejorar y empezar a sumar por triplicado cada fin de semana. Es difícil predecir para qué está Boca, con el torneo recién en pañales. Está claro que mejorar hay que mejorar muchísimo. Pero al menos tendremos la próxima semana otra dura prueba que nos permitirá saber si lo de hoy fue sólo un espejismo o si realmente hay material para pensar en un futuro más promisorio.

Etiquetas:

jueves, febrero 20, 2014

La primera vez duele

Atlético Rafaela 1 - Boca Juniors 0

Por primera vez en su historia, Boca perdió un partido oficial ante Atlético Rafaela. ¡Y vaya si duele! No solamente por los puntos en el camino y la lejanía de la cima (ni con binoculares la podemos avizorar), sino por el pobre presente y la crisis en la que estamos inmersos. Una crisis que excede lo futbolístico y abarca lo institucional.
Antes de seguir escribiendo, voy a fijar posición. Más allá de errores puntuales o el hecho de no haber encontrado el equipo (con jugadores que él mismo trajo), banco a muerte a Carlos Bianchi. El hincha de Boca no come vidrio ni es malagradecido, y todos los títulos que el Virrey nos dio quedarán por siempre grabados a fuego en nuestros corazones. ¿Eso significa que sea intocable e incuestionable? No, desde ya. Pero acá claramente hay una campaña desde algunos medios y desde la interna dirigencial xeneize que apunta a desgastar la imagen de Bianchi y forzarlo a dejar su cargo sin quedar expuestos. Antes de eso, renuncien ustedes, dirigentes corruptos e ineptos. ¡Y llévense a un par de jugadores sin alma!
Los primeros minutos del encuentro mostraron a un conjunto boquense mejor parado en cancha, pero con el correr de los minutos el equipo se fue desdibujando. De hecho, al final de los primeros 45 minutos, terminó siendo Orión el responsable de que no nos vayamos a las duchas en desventaja.
En el complemento, el local se puso en ventaja a través de un cabezazo que se desvió en Ledesma. Y francamente, no fue sorpresa que el gol de la Crema haya llegado de pelota parada porque en todo el encuentro cada centro al área xeneize nos hizo tambalear. Boca fue con empuje y ganas, pero sin muchas ideas. Dentro de los pocos jugadores rescatables, se puede mencionar al juvenil Luciano Acosta, quien la pidió siempre y jugó suelto (cuando a muchos otros le pesan las piernas... y algo más).
Se vendrán días difíciles y el partido contra Estudiantes será bisagra. Quizás sea una ventaja tener revancha tan rápido y enfrentar al líder con puntaje ideal. Es la gran chance del despegue (del fondo). Pero el margen de error se acabó hacer rato para todos.

Etiquetas:

domingo, febrero 16, 2014

Nos dejaron vacíos

Boca Juniors 2 - Belgrano 3

Vacíos. Por donde se lo mire. Vacías las tribunas (por la sanción, se jugó a puertas cerradas), vacía el alma, vacía la ilusión, vacíos los puntos. Hoy escribo con el dolor de ver a un club en camino a ser devastado. ¿Exagerado? ¡Ojalá!
Hace una semana hablaba de un auspicio debut, y temía que alguien me critique por conformista. Y no estaría mal, ya que Boca debe salir a ganar en todas las canchas, y un punto, aunque de visitante, no es para celebrarlo con bombos y platillos. Pero el complicado presente de nuestro amado club hizo que yo le diera un valor importante (quizás mayor al que le corresponde por nuestra historia). Hoy, tan sólo una semana luego, me doy cuenta que no exageraba en rescatar el valor de ese punto traído de Rosario, ya que de locales no fuimos capaces de sumar ante Belgrano, sino más que una dura derrota. Durísima, diría; porque caló hondo en la ilusión del hincha.
¿Cómo se puede pasar de un aceptable primer tiempo que nos vio retirarnos en ventaja 1-0, a ese tibio y blando complemento donde en tan sólo un minuto el rival nos empata y el equipo se desinfla? Duelen los puntos, se sufre por la derrota, pero créanme que en mi caso, la estaca clavada es ver que la actitud de algunos jugadores no es la que uno espera.
Forlín nos había puesto en ventaja tras un lindo gol en una pelota parada muy bien trabajada en la semana. Pero el complemento arrancó con un grave error de un flojito Zárate, que le permitió a un ignoto delantero de la B (y lo de ignoto va con tanto respeto como realismo) empatar las acciones. Pero eso no sería todo en la negra noche del lateral: minutos más tarde, infantil penal que le permitió a Belgrano adelantarse en el marcador. No hubo lugar para más errores: Bianchi sacó a Nahuel Zárate en lo que algunos relatores llaman CC (cambio cantado).
Sobre el final, el Picante Pereyra puso el transitorio 1-3, hasta que finalmente el juvenil Luciano Acosta anotó un lindo gol para clausurar el partido. Justamente, el pibe xeneize es de lo poco a rescatar, tanto del verano como de esta oscura noche estival.
¿Qué debe hacer Bianchi? Sonaría simplista dar consejos desde aquí. Si hablamos en términos de guerra, diría que ver a sus dirigidos a los ojos y definir con quienes puede ir al frente y a quienes debe dejar a un costado. Sería fácil caerle con todo a Zárate y hacerlo ver como el único responsable de la derrota de esta noche. Desde ya que no lo es, lo cual no quita que deba salir del equipo (entre otras cosas, también para preservarlo). ¿Serán Román y Perotti la solución definitiva? En lo defensivo, está claro que no pueden serlo.
Se acabo el tiempo de descuento, señores. No para Bianchi, a quien siempre llevaré en un lugar de mi corazón boquense. Se les acabó el tiempo a algunos jugadores, y sobre todo a estos impresentables dirigentes que tienen a nuestro club a la deriva.

Etiquetas:

domingo, febrero 09, 2014

¡Pingüino Rodríguez!

Newell´s Old Boys 0 - Boca Juniors 0

En líneas generales, se puede decir que fue auspicioso el debut xeneize en este Torneo Final 2014. Claro, después del patético verano y del cierre de semestre anterior, con muy poco uno tendría material para ilusionarse. Y a pesar de que Ñuls también arrastra una larga serie sin victorias, debutar de visitante, en Rosario y ante uno de los equipos que mejor maneja el balón no es sencillo, con lo cual con el correr de las fechas podremos confirmar si este punto suma o resta.
La figura del partido fue Éver Banega, quien sonó para regresar a Boca pero aparentemente no contó con el visto bueno del Virrey al tener ya a Gago en esa posición (priorizando la incorporación de Perotti, quien esperemos pueda meterse en la historia boquense como su papá). Pero si en vez del premio Chamigo a la figura del partido (¡qué antiguo!) habláramos de los premios Oscar, sin dudas que el de mejor actor de reparto se lo llevaría Maxi Rodríguez. ¡Qué actor, por Dios! Quizás con el correr de los años mi fanatismo por Boca me nuble los sentidos, pero escribo convencido de que no hubo penal en aquella jugada que medio país titula como robo descarado. Forlín se tira a barrer, pero el mediocampista leproso simula y cae como si hubiera sido baleado por los secuaces del Patrón Escobar. Conclusión: no fue un berraco penal.

Campeón de Boca dice:
All right! Pingüino Rodríguez,
no fue penal,
y devolvé a Chatrán.

En líneas generales, Boca fue más que Ñuls y tuvo las situaciones más claras. Orión tuvo una tarde tranquila, y aunque el local manejó más el balón, los dirigidos por Bianchi se las arreglaron bien para defender ordenados, presionar, correr y generar algunas chances de gol. Sobre todo con arrestos individuales de Gigliotti, quien tuvo un buen desempeño pero no estuvo nada fino a la hora de la definición.
Si hablamos de volumen de juego, Boca pasó con éxito el primer examen, pero no logró el objetivo final que era la victoria. Esos tres puntos hubieran sido un excelente envión anímico para convencerse de que con otra concentración y actitud se puede pelear en serio el torneo. Ahora habrá que salir a buscar ese triunfo de local dentro de una semana.

Etiquetas:

domingo, diciembre 08, 2013

No todo es color de rosa

Boca Juniors 1 - Gimnasia 1

Boca tuvo un triste final por donde se lo mire. Se podría decir que en este semestre las cosas tampoco fueron color de rosa. No se logró el título, no jugaremos la próxima Copa Libertadores, tuvimos récord de lesiones y encima hoy los jugadores salieron disfrazados de Pantera Rosa, cosa que anticipamos allá por el invierno. Y el colorario de todo no fue el resultado de esta tarde/noche, sino la tibieza con la que algunos muchachos xeneizes salieron a jugar el partido (¡casi de compromiso!).
Más que nunca banco al Virrey, que de esto la sabe lunga. El único que estuvo a la altura de lo que es Boca fue el hincha, viejo. Muchos jugadores demostraron una apatía preocupante, como si nuestro club fuera algo de paso o como si estuvieran pensando en su venta a un club de Europa del Este para comprarse la última consola de videojuegos. ¡Esto es Boca, hermano! Duelen los ojos ver que un equipo recién ascendido como Gimnasia llegó al gol tras ganar escandalosamente una pelota dividida. Y no lo digo por caerle a Sánchez Miño que es una de nuestra promesas, sino porque esa escena bien le pudo haber tocado a cualquiera. ¿Se imaginan a Blas Giunta levantando la piernita o trabando tan endeblemente?
Ni bien arrancó el complemento Gigliotti marcó el empate gracias a un yerro importante del arquero visitante. Pero los dirigidos por Bianchi no mostraron ni un poquito de vergüenza para llevarse por encima al rival y casi no generaron peligro. Y gracias al poste, que al menos pudimos despedirnos con un punto en el haber.
El futuro es preocupante si dependemos de estos jugadores. Es verdad lo de las lesiones y la imposibilidad de armar un equipo con continuidad, pero habrá que acertar muy bien con los dos fichajes si queremos tener otras pretensiones (serias). Este semestre quien salga campeón lo hará con el puntaje más bajo en la historia de los torneos cortos. Sin dudas, eso redobla mi tristeza y sentencia un fracaso colectivo que salpica a dirigentes, cuerpo técnico y jugadores.

Etiquetas:

domingo, diciembre 01, 2013

No habrá milagro, torneo ni Copa

Lanús 2 - Boca Juniors 2

La lógica ya lo había sentenciado hace tiempo y hoy las matemáticas lo confirmaron: no hay lugar para milagros y Boca no podrá salir campeón. Sólo la ineficacia de nuestros rivales nos dejó con vida en el torneo hasta esta fecha, pero si uno no gana sus partidos, hermano...
Si bien la llama de la ilusión parece eterna en los corazones más fanáticos, este triste desenlace no sorprende ni al más enfermo hincha xeneize, porque el equipo hizo todo lo posible para no ganar el torneo. Hoy se regaló el primer tiempo completo ante los suplentes de Lanús, que pueden jugar todo lo bien que quieran, pero muchos de ellos son casi ignotos (como el pibe de 17 años que nos convirtió el primero). Y cuando en el complemento todo parecía encaminarse (rápido empate de un Blandi recién ingresado), Orión cometió un horror defensivo y le regaló a los locales el 2-1 (¡que ya se encontraban con un jugador menos!). Pero eso no es todo, porque enseguida Sánchez Miño puso el 2-2, dejando al equipo con varios minutos por delante para lograr el gol que nos diera el vital triunfo. ¿Quieren más? Los últimos diez minutos los jugamos con dos hombres de más tras la expulsión de Ayala, pero ni en ese contexto Boca pudo doblegar a los juveniles de Lanús.
Duele pensar con qué poco se podía haber logrado este mediocre campeonato, que a falta de una fecha tiene a cuatro aspirantes que vienen de regalar puntos fecha tras fecha. Hoy sólo servía una victoria, y aunque la tuvimos al alcance de la mano en el complemento, nuevamente se nos escabulló. Al margen del error (horror) de Orión, el xeneize pareció tener más chances cuando tenía un hombre de más que cuando tuvo dos; quizás 9 contra 11 Lanús se decidió replegar más y no atacar golpe por golpe, lo que le daba a Boca una sensación permanente de gol (¡a favor y en contra!). Pero lo concreto es que aún con dos hombres de más, no se supo doblegar a los juveniles locales y la imagen final resume lo que fue todo nuestro semestre: último minuto de descuento, Boca atacando, y en lugar de mandar un centro a la olla el equipo lateralizó e hizo tantos toques hasta que el arbitro pitó el final sin habernos permitido, al menos, poner la pelota en el área. Con ese nivel de tibieza, se acabó el campeonato para nosotros.
Ahora se viene Gimnasia y luego las inmerecidas vacaciones para nuestro plantel. Los dirigentes deberán acertar a lo grande en las dos contrataciones para el próximo torneo, que tendrá a algunos equipos en la Copa Libertadores y a nosotros exclusivamente en el ámbito doméstico, lo cual multiplica las presiones y obligaciones para alzarse con el próximo campeonato. Lo único seguro, es que a todos se les acabó el margen de error.

Etiquetas:

domingo, noviembre 24, 2013

¿Así quieren salir campeones?

Boca Juniors 0 - All Boys 2

Un título duro, pero no tanto como esta nueva derrota xeneize. Y esta vez no creo que haya lugar para milagros o más regalos de los rivales en este campeonato que nadie parece querer ganar. Todos los partidos clave por el torneo, Boca los perdió (y muy feo). Así fue ante San Lorenzo, Arsenal y ahora ante All Boys, luego de una semana donde parecía consumado que no tendríamos chances de pelear el título, pero una serie de resultados de los de arriba parecían darnos, increíblemente, una última oportunidad. Pero Boca jugó un partido vergonzoso, casi sin enterarse de que esta era una verdadera final que, de ganarla, nos dejaría expectantes a un punto (al menos hasta Ñuls terminara su encuentro, que finalmente fue empate).
Boca arrancó decidido, pero al cuarto de hora salió lesionado Riquelme. En su lugar ingresó Paredes, de muy mal partido. Pareciera que la ausencia de Román pinchó al equipo, que desde su salida nunca pudo manejar criteriosamente el balón y casi no llegó a la portería defendida por Cambiasso. All Boys no tuvo peso ofensivo en la primera mitad, pero defendió con mucho orden y no tuvo sobresaltos defensivos.
Pero el complemento fue de terror. De arranque nomás, Boca descuidó a Battión en un corner y el Albo se puso 0-1 arriba. Unos minutos más tarde, el árbitro cobró un penal a favor de los visitantes tras omitir un claro offside. Poco le importó a Matos, y la cosa quedó 0-2.
Como sabrán, esta tarde no hubo lugar para milagros (como ante Tigre). Pero más caliente y dolido por la derrota en sí, lo que realmente me decepciona es la forma. El equipo no tuvo ideas, pero tampoco rebeldía y coraje para, al menos, ganar todas las divididas y meter aunque fuere a puro pelotazos al rival contra su arco. All Boys estuvo más cerca de haber anotado el tercero que nosotros el descuento.
Al escribir esta nota tan tarde, tuve la chance de escuchar parte de la conferencia de prensa de Bianchi, y créanme que me sacó las palabras de la boca (o de las manos). ¡100% de acuerdo con el gran DT! Hoy la hinchada xeneize dio un ejemplo de fidelidad y amor por los colores, estando a la altura de nuestra historia. Pero los jugadores no dieron la talla para salir campeones. Perdimos con Ñuls (OK, al inicio del torneo), San Lorenzo, Arsenal... y así y todo seguíamos con chances porque dichos rivales perdieron puntos en las últimas semanas. Ahora, ¿qué esperan los jugadores xeneizes? ¿que los rivales se hagan los goles en contra? ¡No, viejo! Tenían que ganar hoy para, al menos, llegar con pretensiones a las últimas fechas. A falta de 2 encuentros quedamos a 4 puntos de San Lorenzo, pero... ¡con 5 equipos arriba nuestro! El tema lesiones fue terrible, pero tampoco sirve de excusa: regalamos un campeonato que, con muy pero muy poco, pudimos habernos llevado. Ahora sólo queda despedirse ganando los dos encuentros restantes, y pensar muy bien quiénes podrán reforzar este plantel que, todo parece indicar, el próximo año sólo jugará por el torneo local.

Etiquetas: