<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, noviembre 20, 2014

La Máquina de hacer faltas

Boca Juniors 0 - River Plate 0

¿Qué pasó con La Máquina de la Muñeca Gallardo? (no es un error de género: los hombres no arañan). Tras el 1-1 por el torneo local no se cansaron de hablar pavadas, asegurando que en una cancha seca y sin lluvia estaban 4 goles arriba de Boca (¿?). Pues bien, hoy no llovió, no hizo calor, la cancha estaba seca, pero RiBer no pateó ni una vez al arco, terminó con 7 jugadores amonestados y haciendo tiempo.
Fue un partido espantoso para cualquier espectador neutral. Boca tuvo más ambición, pero no arriesgó más de la cuenta sabiendo que en estas series es vital conservar el cero en arco propio cuando se juega de local. Los plumáceos se olvidaron del "fútbol champagne" y el paladar negro, y pegaron sin empacho con la complicidad de un árbitro al que le tembló el pulso y no se animó a expulsar a Vangioni a los pocos minutos de comenzado el encuentro, tras la terrible infracción que terminó dejando fuera de cancha al Burrito Martínez. Si uno hace un recuento de las situaciones medianamente claras de gol, fueron tres y todas para el xeneize.
El debate está armado y toda la semana se hablará de lo mismo. ¿A quién le queda mejor el 0-0? Por un lado, al ser Boca el local, alguno dirá que la obligación era nuestra y que no se pudo terminar ganando, con lo cual no es negocio el empate (a pesar de haber garantizado el cero). Por otro lado, RiBer ya dejó pasar la chance de anotar en condición de visitante y en el Mudomental sólo tiene un resultado que le sirve: un triunfo.
Hablar con el diario del viernes (21/11) es fácil. Yo creo que fue inteligente la premisa del Vasco de no regalarse y tratar de asegurar primero el cero en arco propio. Desde ya, Boca no jugó bien y le faltó mucho poder ofensivo. Pero la serie está abierta, y probablemente Chávez y Calleri encuentren los espacios que hoy no tuvieron cuando disputen la revancha el próximo jueves.
¡Vamos Boca, carajo!

Etiquetas: