<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, octubre 12, 2014

Salga pato o gallareta

Boca Juniors 2 - Rosario Central 1

A todo o nada, a lo Boca, a ganar o morir, salga pato o gallareta. El xeneize perdía con Central y el Vasco plantó 5 delanteros para dar vuelta el partido. Y en una ráfaga de minutos, casi de atropellada, el milagro se consumó.
Boca no jugó bien, claro está. Y el gol de Valencia a segundos de concluir el primer tiempo fue un duro golpe. Pero no sólo la acumulación de delanteros fue vital para revertir el resultado, sino la correcta expulsión de Acevedo a falta de media hora de juego (más descuento). Ese hito fue fundamental para que los boquenses pudieran finalmente doblegar a sus pares canallas, que hasta ahí estaban bien cerrados en el fondo y agazapados para liquidarlo de contra.
El segundo tiempo arrancó con un cambio desde el vestuario: Luciano Acosta por el Pachi Carrizo (de flojo rendimiento, y quizás como castigo por ser justamente quien perdió una pelota en ataque que derivó en el gol de los rosarinos). Luego llegó el turno de Calleri por Castellani y finalmente el Burrito Martínez por Erbes.
Con 5 delanteros en cancha, es casi una paradoja que los dos tantos xeneizes los hayan convertido defensores. Primero fue Echeverría, quien se redimió de su error en el tanto visitante y se dio el gusto de debutar en la red con la azul y oro (su prontuario lo señala como un defensor con mucho gol). Y un par de minutos después, fue Leandro Marín nuevamente el verdugo de Central (ya los había vacunado en la Sudamericana).
Hoy Boca se quedó con 3 puntos de oro para estirar al menos algunas semanas la esperanza de subirse al tren de los que pelean el campeonato. Pero jugando así, perderemos más de lo que ganaremos. Al menos, a falta de fútbol, bien vale y se aplaude que con coraje se vaya al frente. Pero no siempre tendremos la chance de quedarnos con un hombre de más o de poder revertir resultados de atropellada.

Etiquetas: