<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, agosto 31, 2014

¡Gracias Virrey! ¡Bienvenido Vasco!

Boca Juniors 3 - Vélez Sarsfield 1

¿Cuánto puede influir el cambio de un técnico para que un equipo en menos de 4 días pase de una vergonzosa actuación (como la que tuvo Boca ante Estudiantes) a jugar el partido de su vida (como se vio hoy ante Vélez)? ¿Bianchi no les llegaba claro a los jugadores? ¿El Vasco es un iluminado? ¿O realmente los jugadores xeneizes le hicieron una cama al Virrey? La pura verdad la sabrán los protagonistas, pero lo seguro es que Bianchi no se fue del club como se merecía, y esa es una cruz que cargarán por siempre Angelici y toda la Comisión Directiva. Pero el hincha de Boca no olvida, por eso en estas breves pero sentidas palabras sólo quiero decirte GRACIAS. Gracias Bianchi por los torneos, por los clásicos, por hacer más grande a un gigante como Boca, por tu mística y por llegar al corazón de los boquenses. ¡Siempre te recordaremos!
Y luego del tributo a Carlos, la bienvenida al Vasco Arruabarrena. La cancha lo ovacionó, y yo personalmente creo que sin ser el mejor de los DTs en danza para reemplazar a Bianchi, el Vasco le puede aportar mucho al equipo en lo que a carácter y actitud se refiere. Rodolfo fue un gran 3, quizás no con mucha técnica pero sí con un corazón gigante que ayudó a engrandecer más nuestra historia en épocas de bonanzas.
Pero hoy hubo un partido de fútbol, donde a priori muchos pensaban cómo este desastroso Boca podría reaccionar ante el equipo de Liniers, que llegaba invicto con victorias en sus cuatro presentaciones. Y el Vasco, en su primer partido oficial como DT xeneize, demostró que no come vidrio. Porque metió mano al equipo, puso a Colazo de 3 (buena decisión hasta que regrese Insúa), a Meli en un mediocampo bien poblado y a Calleri sólo arriba, con una premisa simple: correr, meter, trabar y contagiar a la hinchada, sabiendo que el primer paso para salir de las crisis es sumando. Hoy se vio a un Boca que en años no se veía: no sobró fútbol, pero pusieron toda la actitud junta que no apareció en los últimos semestres. Simplemente con eso, metiendo y corriendo, Boca se llevó por encima a Vélez, pero de manera increíble nos fuimos al descanso 0-1. Y nuevamente fue un Correa el encargado de amargarnos.
Yo rogaba que el segundo tiempo Boca siguiera jugando con la misma intensidad y no se bajoneara por el gol recibido, cosa que viene ocurriéndonos con frecuencia. Y parece que mis ruegos fueron escuchados. Porque Boca salió a jugar con la misma intensidad, pero mucho más fútbol, lo cual nos permitió en una ráfaga de minutos dar vuelta el encuentro (primero, mediante la cabeza del Cata Díaz, y luego, tras un rebote que Meli, figura de la cancha, se encargó de usufructuar). El xeneize redondeaba un buen partido, pero la roja a Castellani garantizaba un final con sufrimiento. A esa altura, ya estaban Chávez y Gigliotti en la cancha (buenos cambios del Vasco), quienes precisamente liquidaron el encuentro en una contra letal donde el Puma se la pasó al ex Banfield para que le rompiera el arco a Sebastián Sosa (ingrato ex arquero de nuestro club).
La sensación después de esta victoria es, por un lado, de lógico alivio y esperanza para lo que viene, pero también por otro lado un poco agridulce, porque Bianchi no se fue de la manera en que se merecía y la palabra "cama" (o "camarilla") quedará flotando en el ambiente de los mal pensados.
Pero Boca está por encima de todos los nombres y hombres, y hoy Boca ganó. ¡A celebrar y empezar en paz una semana donde también tenemos por delante el debut en la Copa Sudamericana 2015!

Etiquetas: