<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, agosto 17, 2014

De la nada a la gloria

Belgrano 0 - Boca Juniors 1

En su famosa canción "Motorpsico", la dupla Beilinson-Solari decía: "... de la nada a la gloria me voy (así me das más)...". Pues bien, el de esta noche fue un Boca bien ricotero, que en un minuto pasó de perder el partido a llevarse 3 puntos que quizás suenen exagerados. Orión, Carrizo y Gigliotti fueron los responsables de que en esta noche cordobesa el xeneize pase de la nada a la gloria y festeje a puto grito pelado (no precisamente con un susurro muy especial). Tal vez, hoy mi Dios jugó a los dados y estuvo a nuestro favor.
Metáforas de lado, realmente Boca hoy no jugó bien y volvió a quedar en deuda con respecto al funcionamiento colectivo. Atrás, la defensa volvió a mostrar varias fallas que fueron maquilladas por la poca resolución del hondureño Bengston. El medio fue superado en todo el primer tiempo y recién mejoró con la salida de Gago por lesión. Y adelante, salvo por las apariciones del Pachi Carrizo (de nuevo, el mejor jugador xeneize), el equipo se mostró completamente inofensivo.
En el primer tiempo, Boca generó una de las situaciones más clara del partido, pero el travesaño negó lo que era un gran gol de Carrizo. Salvo esa oportunidad, cuesta mucho esfuerzo pensar en otra chance clara de gol que haya generado el equipo. Belgrano tuvo un par más (sobre todo si contamos los penales reclamados, de los cuales ninguno fue), pero la más clara de todas en el minuto final del segundo tiempo. ¡Fue increíble la pelota que Orión le tapó a Mansanelli! Pero más increíble fue que, en la jugada siguiente, y ya en el último minuto de descuento, el Pachi Carrizo le haya puesto una asistencia perfecta a Gigliotti, y que este no haya perdonado.
En el día del prócer San Martín, Belgrano no tuvo cabida. Es para celebrar (y mucho) esta victoria xeneize. Porque si bien aún tenemos muchísimo por mejorar, este triunfo le permitirá al equipo trabajar con más tranquilidad en la semana y en una posición de la tabla más expectante. Claro está, ahora hay que ganar de local y poder reafirmar el despegue.

Etiquetas: