<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, mayo 11, 2014

Cuatro al hilo

Boca Juniors 3 - Lanús 1

Sin lugar a dudas, la de hoy fue una tarde/noche muy especial para el xeneize. Por un lado, el técnico visitante no era ni más ni menos que el mellizo Guillermo, uno de los máximos ídolos de nuestra historia. Y si hablamos de ídolos, por otro lado este pudo ser el último partido de Riquelme en la Bombonera (¿habrá o no renovación?). Pero lo más importante: Boca ganó y llegó así a la cuarta victoria consecutiva, algo que no ocurría en años.
La intensa lluvia no fue un impedimento para jugar, ya que la cancha se mantuvo en muy buen estado. Estaba rápida, claro está; por eso se presumía que podría haber muchos roces, caídas y llegadas a destiempo. Pero aún en un terreno inestable, Román dio cátedra de cómo proteger el balón y jugarlo con criterio. ¡No se la pudieron sacar nunca! No faltarán los detractores del 10 que digan que sólo juega cuando quiere (siempre antes de la renovación), pero la verdad es que repito lo que vengo diciendo hace semanas: no existe tema futbolístico de por medio que impida su continuidad en Boca. Riquelme fue uno de los mejores jugadores xeneizes del torneo y los dirigentes no podrán escudarse en la edad o el rendimiento del enganche.
En lo que respecta al triunfo de esta jornada, se puede decir que fue cómodo. Si bien el primer tiempo culminó igualado sin goles, en el complemento Boca marcó una clara ventaja que pudo (y debió) ser más holgada en el marcador. El primer tanto lo convirtió Gigliotti (en offside), pero Lanús no demoró nada en empatarlo. Pero por suerte, unos pocos minutos luego el xeneize se puso nuevamente en ventaja (Colazo de cabeza). El responsable de poner cifras definitivas fue Riaño, y también fue el mismo delantero quien se perdió un gol increíble que pudo haber decorado aún más el resultado. Para el final quedó la roja al Cata Díaz, y algunas situaciones de Lanús ya en tiempo de descuento.
Resta una fecha y Boca ya tiene el pasaje a la Sudamericana y una remota chance, pero chance al fin, de obtener el ticket a la Copa Libertadores 2015 como mejor clasificado en la temporada 2013/2014. Así que habrá que intentar vencer a Gimnasia, y por muchos goles.
En los próximos días se empezará a hablar de la renovación de los contratos de Bianchi y Riquelme, de los jugadores que se irán, de nombres de posibles refuerzos y toda la sarasa futbolera. Pero en mi interior yo me sigo lamentando las chances perdidas, y viendo con qué poco se podía haber ganado este torneo (que, de seguir 5 fechas más, estoy convencido sería nuestro).

Etiquetas: