<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, abril 20, 2014

Tiempo de descuento

Tigre 0 - Boca Juniors 1

Empezaré esta crónica salteando el partido en Victoria para tocar un tema más de fondo: el tiempo de descuento. Y no me refiero al agónico gol del triunfo (que de alguna forma maquillará el paupérrimo encuentro que disputó el xeneize en el norte del conurbano bonaerense), sino a que los tiempos se acortan y el de hoy pudo haber sido el último tanto de Riquelme en Boca. Quedan cuatro fechas y los dirigentes tienen que tomar una decisión con nuestro 10: renovación, sí o no.
Mi sensación es que la decisión ya está tomada desde hace tiempo, pero los cobardes dirigentes que tenemos no encuentran la forma ni los modos de comunicarla. Está claro que no quieren que Román siga en Boca. Si uno piensa en la edad, en el costado económico, los problemas de vestuario y en los pocos partidos que nuestro enganche juega por año, puede comprender esa línea de pensamiento (al margen de compartirla o no). Pero por otro lado, si uno observa el nivel de juego del equipo, compara los resultados con y sin Riquelme en cancha, y nota que el 10 es el único que puede dar un pase preciso, asistencia o hacer goles, no quedan dudas que por estrictos motivos futbolísticos debería seguir vistiendo la azul y oro (sin discusión).
¿Entonces, en qué quedamos? ¿Riquelme debe seguir o no? Mi opinión: si acuerdan por 6 meses o 1 año, a un número razonable para un jugador cerca del retiro (léase, no tirar la casa por la ventana), obviamente que deben renovarle el contrato. No tenemos otro jugador así, lo cual habla pésimo de nuestro plantel. Sin embargo, renovarle a Riquelme debe ir de la mano de traer un reemplazante (a corto/mediano plazo) y depurar un plantel que no tiene la jerarquía necesaria para representarnos.
Sobre el partido de hoy, pudo resumirlo en muy pocas palabras: ganamos de casualidad. O de causalidad: tuvimos a Román. Boca tuvo un par de situaciones claras en el comienzo del partido, y de ahí en más fue todo de Tigre. Para ser sinceros, el partido se extinguía 0-0 y el punto era un premio inmerecido para los dirigidos por Bianchi, que se mostraron lentos, flojos en defensa, inofensivos en ataque y apáticos en gran parte del encuentro. Pero Riquelme, en el primer minuto de descuento (o de tiempo recuperado que le dicen ahora), clavó un remate de otro partido (y otro planeta).
Si bien Boca empató y hasta perdió varios partidos que mereció ganar, el de hoy equipara un poco la balanza. Era un empate clavado en un partido que debíamos perder, y nos sacamos la lotería. ¡Pero a no engañarse! No me vengan con eso de que hace cuatro partidos que terminamos con la valla en cero, porque hoy fue realmente de pura casualidad que Tigre no nos haya hecho 2 o 3 goles.
Me voy preocupadísimo por lo mal que jugó el equipo, por su falta de fútbol y, en algunos pasajes, su falta de enjundia. El triunfo sirve y mucho, para sumar y para pelear por un lugar en la Sudamericana. Pero que el árbol no nos tape el bosque.

Etiquetas: