<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, marzo 16, 2014

La roncha de Pisculichi

Boca Juniors 1 - Argentinos Juniors 1

¡Pisculichi y la roncha de tu madre! Otra vez este mal bicho nos vacunó y dejamos en el camino dos puntos increíbles. Boca había hecho casi todo bien como para hilvanar la tercera victoria consecutiva. Y digo casi todo, porque le faltó una sola cosa: liquidarlo. Se sabe que un 1-0 no es ventaja y que cuando no lo liquidás...
El primer tiempo xeneize fue más que aceptable y la ventaja parcial pareció escasa por lo visto en el campo de juego. Chances de gol no faltaron. Riquelme tuvo una, pero la tiró afuera; luego a Gigliotti le atajaron un cabezazo con destino a la red; hasta que finalmente el propio delantero no desaprovechó un yerro del portero visitante y la empujó tras un centro de Acosta.
En el complemento Boca tenía todo dado como para liquidar el partido y no pasar sobresaltos. Sin embargo, los minutos iban pasando y el ansiado gol no llegaba. Argentinos no hacía nada, pero la amenaza de una pelota parada o jugada aislada siempre estaba latente. Hasta que a tres minutos del final, y con un poco de fortuna, Pisculichi clavó un tremendo golazo desde afuera del área al conectar un centro que se desvió y le dejó la pelota servida para su zurda.
¡De no creer! Era la gran tarde para acercarnos a la punta y, con tres victorias al hilo, pensar que la pelea por el campeonato era factible. De todas formas, falta mucho y sólo quedamos a cuatro unidades. Pero claro, estos son dos puntos que pueden doler al contar los porotos cuando el Torneo Final 2014 sea cosa juzgada.

Etiquetas: