<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, febrero 23, 2014

¡Bianchi no se va!

Boca Juniors 1 - Estudiantes 0

El veredicto del hincha fue tan claro como predecible: ¡Bianchi no se va! No es para menos con todas las alegrías que nos dio el Virrey. Así que con esa presión a cuestas, los jugadores salieron a jugar un partido clave, conscientes que de no conseguir la victoria serían ellos los principales apuntados (obviamente, junto a los dirigentes).
Si bien Boca no lució y estuvo lejos de redondear un partido brillante, creo que la victoria fue justa y nos dejó cosas rescatables (al margen de las 3 unidades, claro está). En primer lugar, la actitud de los jugadores. Corrieron, metieron y demostraron tener el orgullo herido. En segundo lugar, y al margen de que la seguidilla de partidos suene a excusa, el mensaje del DT con los cambios en el once inicial. Léase, nadie es irreemplazable, por más que haya llegado como refuerzo (Grana) o sea el jugador a vender en el próximo semestre (Sánchez Miño). Y por último, los refuerzos. Me refiero al Monito Perotti, quien debutó y jugó algunos minutos, y los regresos de JR Riquelme y Diego Rivero.
Cuando se extinguía la primera mitad, el xeneize llegó al gol tras un corner y un prodigioso cabezazo de Gigliotti. Parece mentira, pero el juego aéreo que tantos dolores de cabeza nos da, nos permitió ponernos en ventaja precisamente ante Estudiantes (equipo que saca oro de cada pelota parada). Hasta ese momento, el trámite del partido había sido parejo, pero Boca había mostrado más hambre de ganar.
Ya en el complemento, Boca se retrasó, llegaron los cambios y hubo que ponerse el overol para defender el resultado. Fue un acierto de Bianchi el ingreso de Riquelme, quien cumplió a la perfección el pedido de aguantar el balón, manejar los tiempos y enfriar el partido. Incluso de los pies de Román generamos la situación más clara de peligro. Orión no pasó grandes sofocones, pero recién con el pitazo final pudimos respirar aliviados tras conseguir esa victoria tan imperiosa.
Esperemos amigos que este triunfo sea el puntapié de partida para mejorar y empezar a sumar por triplicado cada fin de semana. Es difícil predecir para qué está Boca, con el torneo recién en pañales. Está claro que mejorar hay que mejorar muchísimo. Pero al menos tendremos la próxima semana otra dura prueba que nos permitirá saber si lo de hoy fue sólo un espejismo o si realmente hay material para pensar en un futuro más promisorio.

Etiquetas: