<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, diciembre 08, 2013

No todo es color de rosa

Boca Juniors 1 - Gimnasia 1

Boca tuvo un triste final por donde se lo mire. Se podría decir que en este semestre las cosas tampoco fueron color de rosa. No se logró el título, no jugaremos la próxima Copa Libertadores, tuvimos récord de lesiones y encima hoy los jugadores salieron disfrazados de Pantera Rosa, cosa que anticipamos allá por el invierno. Y el colorario de todo no fue el resultado de esta tarde/noche, sino la tibieza con la que algunos muchachos xeneizes salieron a jugar el partido (¡casi de compromiso!).
Más que nunca banco al Virrey, que de esto la sabe lunga. El único que estuvo a la altura de lo que es Boca fue el hincha, viejo. Muchos jugadores demostraron una apatía preocupante, como si nuestro club fuera algo de paso o como si estuvieran pensando en su venta a un club de Europa del Este para comprarse la última consola de videojuegos. ¡Esto es Boca, hermano! Duelen los ojos ver que un equipo recién ascendido como Gimnasia llegó al gol tras ganar escandalosamente una pelota dividida. Y no lo digo por caerle a Sánchez Miño que es una de nuestra promesas, sino porque esa escena bien le pudo haber tocado a cualquiera. ¿Se imaginan a Blas Giunta levantando la piernita o trabando tan endeblemente?
Ni bien arrancó el complemento Gigliotti marcó el empate gracias a un yerro importante del arquero visitante. Pero los dirigidos por Bianchi no mostraron ni un poquito de vergüenza para llevarse por encima al rival y casi no generaron peligro. Y gracias al poste, que al menos pudimos despedirnos con un punto en el haber.
El futuro es preocupante si dependemos de estos jugadores. Es verdad lo de las lesiones y la imposibilidad de armar un equipo con continuidad, pero habrá que acertar muy bien con los dos fichajes si queremos tener otras pretensiones (serias). Este semestre quien salga campeón lo hará con el puntaje más bajo en la historia de los torneos cortos. Sin dudas, eso redobla mi tristeza y sentencia un fracaso colectivo que salpica a dirigentes, cuerpo técnico y jugadores.

Etiquetas: