<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, septiembre 22, 2013

Puma de peluche

Argentinos Juniors 0 - Boca Juniors 0

El título describe de manera exacta la faena de Gigliotti en la diminuta cancha de La Paternal: fue un Puma... ¡de peluche! Inofensivo en su máxima expresión, Emmanuel despilfarró tres oportunidades clarísimas de gol y Boca resignó dos puntos de oro en su afán de acercarse al lote de punteros.
Sabido es que la cancha de Argentinos Juniors siempre es un reducto complicado; ahora, a como se dio el partido, la tarde de hoy nos dejó un sabor por demás amargo. Orión pasó una jornada más que tranquila, y sólo la falta de puntería fue la responsable de que Boca no se llevara el premió que tanto buscó y mereció. Pero como dice el refrán, los goles no se merecen, sino que se hacen. Y hoy Boca no logró ninguno.
En el costado positivo se puede reconocer que el xeneize fue más que el conjunto local, que por momentos tuvo buen criterio para manejar el balón, las situaciones netas de peligro y, desde ya, el hecho de lograr por segundo partido seguido mantener la valla invicta. Este último punto hará que, cuando Gigliotti y compañía empiecen a meterla, los triunfos empiecen a llegar en fila (ojalá no sea sólo una expresión de deseo).
Una pena, amigos. Los que están arriba ganaron, y aunque se hizo un partido como para quedarse con los tres puntos, fue uno solo el que los boquenses pudimos rescatar y traernos de nuevo a La Boca.
Ya está, ahora a pensar en lo que viene, y lo que viene después de lo que viene. Quilmes y River aparecen en el calendario xeneize para las próximas dos semanas. ¡Dos rivales de la B! Así que a no regalar nada que con dos triunfos podemos pegar el salto, no sólo numérico, sino por sobre todo anímico.

Etiquetas: