<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, marzo 23, 2014

Ley seca

Quilmes 0 - Boca Juniors 0

No hubo espuma, no hubo goles, no hubo fútbol y tampoco público. En uno de los peores partidos del campeonato, xeneizes y cerveceros sólo se repartieron un punto que no le sirve a ninguno. A Quilmes lo complica aún más en su lucha por no descender. Y a Boca lo aleja aún más de la punta.
Boca fue un manojo de buenas intensiones, carente de poder alguno. ¡No se le cayó una idea al equipo! Prácticamente no creamos una situación de gol en todo el partido. Se puede rescatar un remate de Román, y el hecho de que haya terminado en mejor forma el encuentro (pensando en superclásico del próximo domingo). Pero es realmente preocupante el presente, amigos. Y lo peor de todo, es que al menos Quilmes puede esgrimir que el partido se jugó a lo que ellos quisieron. Porque a nadie le sorprendió el planteo de Caruso Lombardi; el tema está en que, aún sabiendo la propuesta rival, Boca nunca encontró variantes para desequilibrar. Y a esto hay que sumarle el bajísimo nivel de muchos jugadores (¿Gago se está cuidando para el Mundial?).
Se viene el partido del año, y como muchos dicen, es un partido aparte. Suena a cliché, pero mucho más a deseo: soñamos en que los jugadores se mentalicen y se levanten iluminados. Porque somos conscientes que, de jugar como lo vienen haciendo todo el año, no son muchas las probabilidades de salir airosos. O quién sabe, quizás toda la falta de suerte que esgrime Bianchi nos caiga junta en 90 minutos.

Etiquetas: