<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, agosto 24, 2014

Hicieron historia

Boca Juniors 0 - Atlético Rafaela 3

Nunca el equipo rafaelino había podido rescatar siquiera un punto de la otrora mítica Bombonera. Pero este Boca todo lo hace posible y hoy la Crema no se llevó uno sino tres puntos de nuestra casa tras el contundente 0-3. Señores, si no se llamara Carlos Bianchi quien está sentando en nuestro banco, créanme que este es un resultado de renuncia o despido inmediato.
Hoy tenemos más preguntas que certezas. ¿Es Bianchi el culpable, considerando que ya tiene un tiempo más que prudencial al frente del equipo (en su tercer mandato) y que tuvo todos los refuerzos que pidió? ¿Los culpables son los jugadores? (seguro, a muchos la camiseta les queda gigante) ¿Los jugadores no entienden o no quieren entender al técnico? Lo cierto es que, en mi humilde opinión, no importa cómo sigan desencadenándose los sucesos, pero a Carlitos nadie le quitará lo ganado ni podrán quitarlo de nuestros corazones xeneizes (lo cual no quiere decir, claro está, que no esté cometiendo errores). Y sí son los jugadores quienes deben demostrar que están a la altura del mundo Boca.
El de hoy es un partido difícil de analizar desde los números, porque muchas veces las estadísticas no dicen nada. De hecho, ya les comenté que nunca Rafaela se había llevado un punto de nuestra casa. No sirve pensar que Boca tuvo mayor posesión, porque a las claras está que fue un equipo inofensivo. Tampoco conforma excusarse con que el visitante llegó tres veces y marcó tres goles, versus las "numerosas" chances de gol que malogramos. Lo cierto es que, como dice la frase más vieja del fútbol, los goles se hacen, no se merecen. Y Atlético encontró el primero con mucha fortuna, en un tiro libre que se desvió y descolocó a Orión. Boca había sigo más hasta ese momento, pero se fue al vestuario 0-1.
La mala fortuna influye, claro está. Pero con 45 minutos por jugar, en la Bombonera, ante nuestra gente, el panorama debiera seguir siendo esperanzador. O al menos, en otras épocas de Boca. Porque nuestros jugadores tuvieron un segundo tiempo espantoso, defendieron pésimamente mal, y en dos contraataques Rafaela sentenció el partido, casi sin despeinarse.
Con la tristeza emanando en la punta de mis dedos, me esfuerzo por no escribir algo de lo que luego me pueda arrepentir. Pero está claro amigos que Grana y Zárate no tienen nivel para ser los laterales de Boca, que el Cata Díaz no merece ser de la partida, que Bravo jamás hubiera sido titular en otros gloriosos equipos, que si bien Gigliotti cumplió con goles, es un 9 del montón (no un consagrado), que el Burrito Martínez jamás justificó con nuestra camiseta todo lo que se pagó por él, que algunos refuerzos (¡y espero equivocarme!) no parecen estar a la altura de lo que es Boca (Fuenzalida, Chávez, Calleri) y varios etcéteras más.
Ahora se viene una seguidilla de partidos cruciales diría yo tanto para dirigentes, como cuerpo técnico y jugadores. ¡Se juegan su futuro en nuestra institución! Hoy quedó claro que el hincha perdió la paciencia (y eso que ninguna hinchada en el fútbol argentino banca como la nuestra). El crédito se agotó. Esto es Boca, y los hinchas queremos vernos representados como nos merecemos.

Etiquetas: