<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, septiembre 25, 2014

¡Por Bou-ludos!

Boca Juniors 1 - Racing Club 2

¡No se puede creer! Desde que se suspendió el partido y se resolvió retomar los 34 minutos restantes en dos tiempos de 17 minutos, todo el mundo sabía que Racing saldría a atacar con toda la carne en el asador porque era muy poco el tiempo disponible. Pero hoy Boca salió completamente dormido. Ya a los 3 minutos el árbitro le anuló (bien) un gol a Milito, pero dos minutos más tarde, Gustavo Bou marcó el primero de los dos goles que terminaría anotando en esta triste tarde de jueves.
Boca no supo jugar el partido, definitivamente. No lo supo aguantar, no lo supo defender, no lo supo atacar. Para el espectador neutral, el mini-partido de hoy debe haber sido más que agradable a la vista. Con el tempranero empate de la Academia, el partido fue de ida y vuelta, con varias chances de gol. El xeneize tuvo un par de ocasiones, pero antes de que concluya la primera mitad Bou anotó de cabeza su segunda anotación.
Para el complemento, el Vasco reforzó el ataque, pero Boca fue con más empuje y ganas que fútbol. El equipo abusó del pelotazo frontal y, en este atípico partido de duración limitada, los nervios por los escasos minutos hicieron que el equipo no pudiera tener la claridad para llegar de manera más punzante. Lo pudo haber liquidado Racing, pero Orión tapó el grito de gol. Y no hubo tiempo para más.
Durará semanas, o por qué no, meses esta bronca. Porque hoy era una chance de oro, quizás la última en este torneo, para sumar de a tres y acercarnos un poquito al menos al primer pelotón. El campeonato ya parece una utopía, pero claro, además de ganar por nuestra camiseta tenemos en dos semanas el superclásico ante los plumáceos. ¡Qué estos errores no se repitan, viejo! Boca no pude jugar a ver qué pasa, y si tuvimos una pequeña recuperación con la llegada de Arruabarrena se debió, justamente, a estar enchufados, meter y meter.
Ahora hay que ganarle como sea a Quilmes para romper esta mufa de local. Y después, cuchillo en los dientes, y a Núñez a romperles el... invicto (lo otro ya lo tienen roto de hace tiempo).

Etiquetas: