<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, septiembre 21, 2014

Primavera sin picnic

Banfield 1 - Boca Juniors 1

Estábamos listos para festejar el Día de la Primavera, pero a último momento nos quedamos sin picnic. Un minuto, tan sólo un minuto faltaba para que nos quedemos con un triunfo tan vital como inmerecido (¡pero a quién le importa!), pero el Taladro llegó al empate.
Hoy Boca no jugó bien, y seguramente fue el peor partido bajo el mando del Vasco. Quizás el cansancio o la ausencia de Meli, nuestro abanderado en el mediocampo, haya resentido al equipo. Pero también hay que darle mérito a Banfield que presionó y ahogó nuestro juego, a la vez que propuso un fútbol ofensivo.
De no ser por Orión, hoy perdíamos por varios goles. El conjunto local fue muy superior en el primer tiempo y nos doblegó en situaciones de gol. De hecho, en una sola jugada tuvo una seguidilla de tres situaciones de gol, todas con buena respuesta del arquero xeneize.
En el complemento también fueron los locales quienes se mostraron más peligrosos, pero a pocos minutos de entrar, Andrés Chávez confirmó la clásica ley del ex y enmudeció el Florencio Sola con un potente remate que entró y salió del arco. Era el 0-1 para el xeneize, y nadie podía creer lo que pasaba.
El final de este cuento ya lo conocen (1-1), pero no el desenlace. Y eso es algo que me da mucha bronca, porque a falta de pocos minutos, el equipo no pudo poner el partido en el congelador. Es más, de un saque de arco de Orión, se sucedieron varios errores que le permitieron a Banfield empatar. Primero, Castellani no la domina bien junto a la raya y se deja anticipar (había que aguantarla, querido). Luego, el Pichi Erbes no quiere cortar con falta porque ya estaba amonestado (la jugada pedía foul, roja, pero un tiro libre en mitad de cancha). Y por último, aunque menos culpable tal vez, Echeverría esperó demasiado al delantero, cuando debió salir al cruce antes (aún a riesgo de ser eludido).
Ya está, de nada sirve el lamento. Porque para ser realistas, Boca estuvo para perderlo y el punto en sí quizás ya sea un premio. Aunque claro, como el empate fue al minuto 44, la bronca durará varias semanas más.

Etiquetas: