<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, septiembre 07, 2014

Con paciencia y saliva...

Olimpo 0 - Boca Juniors 1

Boca logró su segundo triunfo consecutivo en el campeonato desde que el Vasco Arruabarrena asumió la dirección técnica. Se respira otro aire en el xeneize, que pese a no haber hecho un gran partido, sacó provecho de la temprana expulsión del colombiano Borja (a los 13 minutos) para doblegar al siempre complicado conjunto bahiense.
La principal virtud que hoy tuvo Boca fue la paciencia. Al tener un hombre de más casi desde el arranque, el equipo trató de no desesperarse y entendió que tenía muchísimo tiempo para poder encontrar un gol que doblegara al rival. Así fue que el equipo jugó tranquilo, como sabiendo que en algún momento llegaría el gol. Eso sí, recién en el último cuarto de hora el Puma Gigliotti pudo convertir el tanto que valió 3 puntos, con lo cual no es que nos sobró mucho. Por el contrario, el conjunto no estuvo fino a la hora de generar situaciones de peligro, pudiendo rescatar la del gol (milimétrico centro de Gago) y otro buen ataque que Calleri mano a mano definió desviado.
Olimpo no llegó con peligro y Orión pasó una noche más que tranquila. Restará saber qué tanto parámetro puede ser un partido de 11 contra 10 casi desde el arranque, pero a decir verdad, poco me importa. Se ganó, con lo justo pero bien. Y claro está, todavía queda espacio para seguir mejorando (y mucho). Ahora se vendrán dos partidos cruciales, como lo será el clásico contra Racing y la revancha contra Central por la Sudamericana, torneo que además trae el bonus de un pasaje a la Libertadores en caso de ser los campeones o los argentinos que más lejos lleguemos.

Etiquetas: