<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, octubre 23, 2014

¡Es para vos, Errazábal!

Deportivo Capiatá (Paraguay) 0 (3) - Boca Juniors 1 (4)

No hubo catástrofe ni tampoco nadie se tirará al Río de la Plata, mi estimado Julio Irrazábal. ¿O debería decir Errazábal? Porque tanto hablaste, y al final terminaste siendo uno de los que erró su penal en la emocionante definición que tuvo a Orión como héroe absoluto.
Boca lo hizo de nuevo. Claro está, el rival no tiene el fuste como para hablar de una epopeya a las que nos tiene acostumbrados nuestra escuadra. Pero en un partido de Copa, y habiendo perdido de local (con el plus del gol de visitante), no deja de ser loable que los muchachos fueron a tierras guaraníes a traerse el triunfo que necesitábamos para pasar de ronda. Un triunfo que fue por la mínima y que hubo que apuntalarlo en la definición por penales.
De arranque, Boca salió a demostrar que lo del partido de ida fue literalmente un accidente, y en 5 minutos tuvo dos chances claras de gol: un remate en el palo de Meli y una media vuelta de Chávez que se fue muy cerquita del palo. ¿Capiatá? Nada de nada. A esperar y tratar de embocar una contra.
El segundo tiempo arrancó 0-0, y aunque Boca jugaba confiado en que el gol llegaría tarde o temprano, los minutos pasaban y los paraguayos resistían. Hasta que cerca de los 20 minutos llegó una jugada clave: la expulsión de Velázquez. Con un hombre de más, Boca tenía todo servido como para torcer la historia y hacer los goles que nos den el pase de ronda. Y finalmente hubo que esperar hasta los 28 del complemento para que Calleri convirtiera el gol más importante desde su llegada al club. Con un cuarto de hora por jugar, todo parecía estar encaminado para otro gol boquense, pero pese a que tuvimos chances, la serie tuvo que ir a los penales.
En la definición desde los doce pasos, Orión se puso el traje de héroe. Nuestro arquero pudo enmendar los yerros del Chiqui Pérez y Nicolás Colazo, atajó dos penales, e incluso se dio el gusto de patear y convertir, lo cual sumado a las anotaciones de Gigliotti Gago y Chávez nos dio el pasaporte para los cuartos de final.
Fiel a su historia copera, Boca se trajo de Paraguay el triunfo y el pase de ronda. Ahora vendrá otro rival guaraní, pero de mayor fuste: Cerro Porteño. Esperemos aprender la lección del humilde Capiatá y tener una buena actuación en el partido de ida a disputarse en la Bombonera. Porque en el fútbol de hoy, la mística no siempre alcanza para revertir errores grandes.

Etiquetas: