<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, marzo 18, 2015

Dos cambios bien chéveres

Zamora (Venezuela) 1 - Boca Juniors 5

¿Cómo explicar y convencer a la gente de que un equipo que ganó por 5 a 1 en un partido de Copa en condición de visitante tuvo un desempeño por demás flojo? Difícil, por cierto. Pero la realidad es que Boca hoy jugó dos partidos. O mejor dicho, uno solo. Porque en el primer tiempo el equipo pareció no salir a la cancha. Los jugadores xeneizes salieron con mucha liviandad, a ver qué pasaba y fueron espectadores de lujo. Zamora, con poco y nada, se fue a los vestuarios en ventaja (con un gol con la mano, es verdad, pero también con un cabezazo en el travesaño). Sin embargo, ya en el segundo tiempo y con Colazo (por Monzón) y Castellani (por Cristaldo) en cancha, se vio a otro Boca, con movilidad, hambre y energía. Y así fue que casi sin despeinarse, nuestros jugadores anotaron cinco goles que pudieron ser muchos, pero muchos más de haber estado Calleri más afilado.
No me invade una sensación de alegría desbordante por esta goleada. ¿Saben por qué? Porque si analizo lo endeble del rival, me doy cuenta de que regalamos un tiempo entero y que en Copa Libertadores, ya en la serie de mano a mano, un partido flojo te deja afuera del torneo.
Nunca lo sabremos, pero creo que la clave estuvo en la charla del Vasco en el entretiempo, y en los aciertos de los cambios al poner a Colazo y Castellani por Monzón (flojísimo partido) y Cristaldo (no gravitó nunca). Tan grande habrá sido el lavado de cabeza, que en menos de dos minutos Boca ya peloteaba al Zamora y tardó muy poco en torcer las acciones. Martínez por duplicado, Chávez y Colazo también por duplicado (¡dos golazos!) fueron los goleadores de turno. Y Calleri, pese a fallar numerosas ocasiones de gol, hizo un buen partido en la delantera (asistiendo, corriendo y siempre obligando).
Remontada, goleada y clasificación. Pese a lo endeble del rival (y que terminó jugando con un hombre de menos), es rescatable el segundo tiempo pero por sobre todas las cosas, habrá que recordar el primer período, porque en una fase más avanzada, con esos 45 minutos hipotecamos la serie.

Etiquetas: