<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, noviembre 30, 2014

Boca reaccionó y Lanús se quedó sin campeonato

Lanús 2 - Boca Juniors 2

Se sabía: el de hoy era un partido muy difícil de jugar por el golpe anímico que significó la eliminación de la Sudamericana a manos plumáceas. Además, Boca entró a la cancha conociendo las victorias de Racing y River, con lo cual la utopía del campeonato ya no era factible. Pero Lanús sí sabía que quedaría expectante con una victoria, igualando la línea de River y quedando ambos a dos puntos de la Academia a falta de una fecha.
Si alguno pensó que Boca le regalaría los puntos al Granate para que River tenga otro escollo más en caso que Racing sucumba de local en la fecha final, se equivocó. Aunque recién en los últimos 15 minutos del partido se pudo refutar la hipótesis anterior, porque el primer tiempo xeneize fue un desastre. Al minuto de juego, pelotazo largo y un Lautaro Acosta sin oposición encaró a Orión y definió a un costado para poner el 1-0 desde el vestuario. En cada ataque, Lanús insinuaba estar más cerca de marcar el tercero que el segundo, hasta que en el cierre de la primera mitad, nuevamente Lautaro Acosta la empujó para aventajar al local por dos goles.
Abro paréntesis. Lautaro Acosta... la recalcada vagina de tu progenitora (por no decir la concha de tu madre)... ¡en Boca no hiciste un puto gol en 29 partidos! Cierro paréntesis.
En el complemento, el xeneize mostró una mejor imagen. No creo que simplemente haya sido mérito de las palabras del Vasco en el vestuario: peor no se podía jugar, así que con muy poco alcanzaría. Pero el clic se dio cuando entraron Luciano Acosta y Franco Cristaldo, quienes le aportaron frescura y dinamismo al equipo. Revertir o empatar las acciones parecía una utopía, pero en una jugada aislada, Insúa logró anotar el descuento y lo que parecía una victoria holgada se empezó a poner en tela de juicio. Para colmo del local, Silvio Romero erró un gol hecho y los hinchas granates que ya estaban pensando en el partido con Ñuls temblaban de miedo. Y como dice el refrán: el temor atrae lo temido. A falta de dos minutos, un desborde de Luciano Acosta y la aparición de Jonathan Calleri dejaron a Lanús sin campeonato.
Boca dejó una pésima imagen en el primer tiempo, pero al menos mostró orgullo para revertir las acciones en el complemento, de la mano de algunos pibes. Fue bueno lo de Cubas, Luciano Acosta, algunos momentos de Carrizo, Calleri y las intervenciones de Orión. Flojísimo lo de Gigliotti, el Chiqui Pérez y Castellani.
Todavía falta para el 2015 pero si queremos pelear la Copa Libertadores y el nuevo campeonato largo, necesitamos jugadores de jerarquía. ¡Basta de mediopelos! ¡Basta de apuestas! Para eso tenemos las inferiores que tenemos. Los nombres que lleguen tienen que tener un peso específico propio que haga que ponerse la de Boca no les quede gigante.

Etiquetas: