<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, marzo 31, 2013

Orión estuvo endemoniado

Independiente 1 - Boca Juniors 1

El destino quiso que enfrentáramos al Diablo justo en el Día de Pascuas. Orión estuvo endemoniado, pero el demonio en persona fue el árbitro Laverni, de pésima actuación, que hizo tanto o más que nuestra propia defensa para que el Rojo se quedara con un holgado triunfo. Pero hoy pareció ser el Día del Arquero y rescatamos un punto que no nos sirve para la ¿lucha? por el torneo (un pie y medio afuera en tan sólo 7 fechas), pero que al menos complica aún más a los amargos de Avellaneda.
Ya de entrada nomás supimos que sería una tarde complicada. Orión le tapó dos pelotas a Caicedo antes de los 2 minutos, y antes de los 10 le atajó un penal al "Rollito" Montenegro. Para colmo, Cellay vería la roja a los 15 minutos cuando Laverni consideró que cortó una jugada manifiesta de gol. Al margen de las puteadas a uno de los peores árbitros de fútbol argentino, yo me pregunto: ¿no nos habrá hecho un favor? Insisto: ¡campaña urgente para que Cellay no juegue más en Boca, por favor!
Otro partido más con un jugador de menos de arranque, y encima, séptimo penal en contra en once partidos. ¡Mucha ventaja para los rivales! Y si la dupla defensiva es Chiqui Pérez con Caruzzo, ¡mamita!
El xeneize sufrió el primer tiempo y se apoyó en Orión para sostener el resultado, pero en uno de los pocos ataques, golpeó de la cabeza de Silva. Sí, increíble. Boca se fue al descanso 0-1 arriba cuando el trámite del partido le fue más que desfavorable.
La pregunta del millón a esa altura era saber si los boquenses podrían aguantar otros 45 minutos defendiendo tan mal, con un hombre menos, pero eso sí, con un Orión brillante. Pues bien, Boca aguantó casi 18 minutos hasta que Independiente llegó al empate. Vale aclararlo, tras un offside más grande que una casa, Farías no pudo con un gigante Orión pero el rebote le quedó a Morel Rodríguez para poner el 1-1. Y de ahí hasta el final, a prenderle más velas a San Agustín (Orión) para que Boca pudiera al menos rescatar algún punto de Avellaneda.
No sin poco sufrimiento, los minutos transcurrieron, Orión siguió sacando pelotas de gol, Caicedo continuó haciendo regalos de Navidad y por más que Laverni lo intentó una y otra vez, se tuvo que resignar a pitar dejando las acciones pardas.
Si bien estoy contento de seguir viendo hundido a un equipo tan despreciable como Independiente, no puedo dejar que ese chiquitaje me tape el bosque: Boca juega un espanto, y así, no tardaremos en quedar afuera de la Copa. Hay que mejorar, y mucho, y muy rápido. Los hinchas del Rojo se fueron llorando y masticando bronca. Y Laverni todavía está pensando en qué falló, porque ni el penal que le regaló al Rojo, el offside que omitió en su gol, la roja que sacó (a Cellay) más la roja que no sacó (a Vargas) fueron suficientes para batir al superhéroe de la jornada: Agustín Orión.

Etiquetas: