<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://draft.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, febrero 13, 2013

Una pesadilla llamada Sinha

Boca Juniors 1 - Toluca (México) 2

Después del sufrido pero valioso triunfo ante Quilmes, llegó el turno del debut copero de este nuevo Boca de Bianchi. Y claro, la ilusión no sólo era arrancar con una victoria (algo casi mandatorio cuando jugás de local por la Libertadores), sino además empezar a mostrar solidez y una identidad como equipo.
Lamentablemente el sueño arrancó como pesadilla. Uno podría escudarse en un nombre propio, o mejor en un apodo: Sinha. El veterano enganche brasilero, mexicano por adopción, jugó un partido brillante y volvió loco a medio plantel xeneize. Pero la verdad es que al margen del impecable partido de Sinha, hoy lo perdió más Boca que haberlo ganado el Toluca.
El primer tiempo mostró a un Boca yéndose al descanso 1-0 arriba merced al tanto de penal de Silva. Pero la verdad, ya había preocupación en los hinchas del más grande del mundo. Toluca con poco y nada generó peligro y nuestros defensores, en particular Cellay, daban menos garantía que los Bancos en el 2001.
El segundo tiempo fue un desconcierto donde Boca le mostró al mundo futbolístico, casi de manual, cómo NO se debe defender. Cellay redondeó (mientras estuvo en cancha) una actuación paupérrima, digna para que nunca más se vuelva a calzar la auriazul. Fuera de broma, lo de esta noche de Cellay fue de lo peor que vi en mis más de 36 años de vida; pocas veces vi a un defensor xeneize tan desbordado y superado. Por eso no extrañó que aún 1-0 arriba, Bianchi lo mandara a las duchas para que debute el pibe Magallán.
Irónico destino, amigos. Cellay dejó el equipo 1-0 (habiendo hecho todo lo posible para que al menos nos hubieran empatado), pero los goles mexicanos llegaron luego de su salida. Orión ya había atajado un penal ni bien arrancó el complemento, pero poco pudo hacer con una defensa mal parada, que jugó mal al fuera de juego y que nunca pudo marcar a un inquieto Sinha, quien con punzantes asistencias generó los dos goles de la visita.
Muy mal debut, amigos. Realmente, perdimos de local con quien, a priori, puede ser el rival más flojo del grupo (o al menos así lo marca su presente futbolístico).
El hincha se fue preocupado, y Carlitos Bianchi mucho más (así lo reflejó en sus gestos durante el partido, algo no muy común en él). Y no es para menos: ahora habrá que ganar, al margen de los encuentros restantes como local, al menos uno más de visitante.

Etiquetas: