<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, febrero 09, 2013

El orgullo salvó la ropa

Boca Juniors 3 - Quilmes 2

Bianchi volvió a la Bombonera y La Boca fue una fiesta. Claro está, se ganó un partido épico, emocionante, sacando a reflotar el orgullo xeneize, pero lejos estuvimos de haber tenido un debut correcto desde lo futbolístico.
Lo que soñamos como una fiesta arrancó como pesadilla. Antes de los diez minutos ya estábamos 0-2 abajo. La defensa no daba pie con bola y atónito el pueblo boquense no podía creer lo que veía. El descuento de Erviti llegó en un momento justo, e incluso el propio Walter pudo haber empatado las acciones a segundos de concluir la etapa inicial. Con una mano en el corazón, ir al descanso solamente un gol abajo era un negocio más que redondo a juzgar por cómo Boca arrancó el Torneo Final.
Ya en la segunda etapa Boca mejoró lo hecho en los primeros 45 minutos y Burdisso logró la transitoria igualdad. Parecía ser que las acciones se teñirían azul y oro, pero a falta de 10 minutos y con el score 2-2, penal para Quilmes y expulsión a Caruzzo. Era un momento bisagra y Agustín Orión atajó un penal que terminó valiendo tres puntos. ¿Por qué? Porque no pasaron más de dos minutos que el propio Guillermo Burdisso anotó su segundo personal, el tercero xeneize, merced a una volea desde afuera del área que si no la vemos no la creemos.
Debut triunfal, con más dudas que certezas en el fondo, pero con tres puntos que cotizan oro. Desde ya, el Virrey tendrá mucho para trabajar; pero al menos se empezó un torneo ganando, cosa que no ocurría desde hace un tiempito.

Etiquetas: