<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, marzo 06, 2010

(Ll)uy! Hauch(e)!

Boca Juniors 1 - Racing Club 2

Duele ver a este Boca. Pero es más un dolor de corazón que de ojos, porque a nivel nombres uno no termina de entender cómo puede ser que estemos en esta situación, cuando otros equipos con once picapiedras están prendidos en la lucha. Además, este Boca desconcierta: por momentos uno sueña en la remonatada y terminar en los primeros puestos (sobre todo cuando atacamos). Pero no hay caso: del medio para atrás somos un flan con crema y ante la primera adversidad se nos viene el mundo abajo.
Los primeros minutos de Boca fueron muy buenos. Yo pensé que la malaria se terminaría y volveríamos a la senda de la victoria. Gaitán ya había anotado el primero y todo marchaba sobre rieles. Racing no asomaba nuestra área y el xeneize dominaba a placer. Pero bastó a cometer un error defensivo que costó la igualdad, y chau partido. Los boquenses se derrumbaron y volvieron las dudas. Y la Academia, que no había hecho mucho, se agrandó al punto de ponerse en ventaja e incluso hacer que García tuviera que sacar alguna que otra pelota de gol. Inexplicable.
En el complemento Boca volvió a salir con todo, pero la furia duró pocos minutos. Luego vino la desesperación, la falta de idea y las imprecisiones, incluso en jugadores de buen pie como el Pocho Insúa. Y si bien tuvimos algunas chances para empatar, la floja labor de los segundos 45 minutos (y de gran parte de los primeros) nos dejó un sabor amargo difícil de digerir.
Desde hace un año y medio la Bombonera no parece inexpugnable. La realidad indica que estamos para pelear la mitad de tabla más que el torneo. La defensa no aparece. Pese a la rotación, el equipo tampoco. Preocupante presente mis amigos. Desde ya que esto no es 100% de culpa del Chueco Alves y que esta situación es en parte un vestigio de otras previas. Pero es hora de cambiar, y de hacerlo ya. Se viene Tigre, pero después se viene River. Y es impensable tratar de imaginar las consecuencias de perder ese clásico de local. Así que a ponerse las pilas, movete Boca movete, ¡movete y dejá de joder!

Etiquetas: