<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, febrero 06, 2010

Todo sigue igual de mal

Newell´s Old Boys 4 - Boca Juniors 2

Que Viejas Locas me perdone, pero me permito tomar una de sus emblemáticas canciones y cambiarle el estribillo: "Todo sigue igual, todo sigue igual de mal". Parece que el partido contra Lanús fue un oasis en medio del desierto o que la lluvia camufló la endeble defensa xeneize, porque hoy volvió el Boca que nos tiene mal acostumbrado (para mal) y en 20 minutos ya estábamos 3-0 abajo. Lapidario arranque de partido en la tarde rosarina.
En mi opinión, el equipo salió dormido. A segundos de comenzado el cotejo Ñuls anotó pero se lo anularon por off side. Sin embargo nuestros muchachos no se hicieron cargo de aquella señal de alarma y siguieron dormidos en la cancha. Por eso, no me extrañó para nada que a los dos minutos Insaurralde marcara el primero para los leprosos. ¿Cómo? De cabeza, ¡qué pregunta! Les confieso un pensamiento que me vino a la mente en ese instante: ¡hoy nos golean! Lamento reconocerlo, pero más lamenté minuto a minuto reconfirmarlo, porque cada ataque rosarino era tres cuartos de gol (decir medio gol es quedarse corto). El segundo fue de Achucarro y el tercero de Formica, otro de esos jugadores que contra Boca parece agrandarse. Y por suerte la diferencia era de sólo tres goles, porque con el correr de los minutos Ñuls se perdió situaciones increíbles. Pero antes de irnos a las duchas pudimos descontar merced a un gol de penal de Palermo.
La esperanza es lo último que se pierde, y si bien luego de ver el primer tiempo más de uno firmaría perder sólo por dos tantos, quedaba la chance de ver qué pasaría si embocábamos el segundo (en caso de que mejore nuestra defensa, claro está). Así que con Pochi Chávez en lugar del debutante Prediger (de muy flojo debut) Boca salió a buscar la hazaña. Una cosa a remarcar es que el segundo tiempo xeneize fue bastante mejor que el primero, pero sólo por la simple razón que sería muy difícil jugar tan mal de nuevo. Riquelme empezó a manejar más el balón y Gaitán alternó buenas y malas. Pero todo era intrascendente, hasta que sobre el final llegaron las emociones. Ñuls se quedó con diez por la expulsión de Alayes y Boca tuvo un cuarto de hora para buscar la heroica. Ya con los rosarinos defendiéndose y Viatri en cancha, la tensión flotaba en el ambiente. Hasta que llegó la explosión: gol de Viatri, 3-2 abajo y cuatro minutos por jugar (más el descuento). Boca fue con todo y tuvo un par de situaciones, pero otro error en el fondo, en este caso del Pato, le permitió a Lucas Bernardi desde muy lejos sellar el score.
Boca es dos equipos en uno solo: uno cuando ataca y otro cuando defiende. Da la sensación de que con Riquelme, Gaitán y Palermo (más Viatri en el banco, que siempre cumple) el equipo puede anotar y lastimar al rival en cualquier momento, pero la defensa está tan floja que no ofrece garantías y nos sugiere que nunca terminaremos con la valla invicta. Sin lugar a dudas es tiempo de cambiar a Paletta y hacer otros ajustes, porque aún haciendo varios goles por partido los vamos a perder 4-2, 6-3 u 8-5.

Etiquetas: