<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

martes, marzo 02, 2010

¡A la perinola!

Vélez Sarsfield 4 - Boca Juniors 4

Vamos a empezar con un dulce: Martín Palermo anotó su gol número 218 en Boca y alcanzó a Roberto Cherro como máximo goleador en la historia del club. Sin embargo, la fiesta no fue completa porque volvimos a empatar un partido aun habiendo convertido cuatro goles y estando 3-1 arriba en el marcador. La pregunta del millón, ¿qué tiene que hacer Boca para ganar?
La cosa no arrancó nada bien. Durante los primeros 35 minutos Vélez fue amo y señor del encuentro y justificó claramente la victoria parcial por 1-0. Pero a Boca le alcanzó con 10 minutos para dar vuelta el partido y terminar a puro toque la etapa inicial. El empate transitorio lo anotó Monzón y la ventaja parcial llegó de los pies de Palermo, tras gran pase de Riquelme. El propio Titán había marrado un penal cuando el xeneize estaba abajo en el score, pero este gladiador de mil batallas lejos de caerse pudo darse el gusto de lograr el record unos minutos después.
El complemento empezó a pedir de Boca. Pocos minutos habían pasado hasta que Gaitán anotó el tercer tanto boquense, pero luego, lejos de parecer un partido cocinado la sensación que viví es que a cada momento se nos venía la noche porque Vélez se venía con todo y Boca estaba totalmente replegado en su campo. Pese al 3-1, los fortineros estaban más cerca del empate que del descuento y empezaron a perderse un gol tras otro. A mi juicio, el partido pedía un claro cambio: Jesús Méndez en lugar de Prediger como volante central. Pero el técnico no lo vio.
Silva anotó el descuento velezano y a los pocos minutos el Burrito Martínez puso el empate transitorio. Y digo transitorio porque cerca del final el propio Silva volvió a facturar tras una floja respuesta de Javier García, que si bien tapó muchas pelotas difíciles, sigo insistiendo que no tiene el nivel para atajar en la primera de Boca. Pero como ¿premio? consuelo, sobre el cierre Gary Medel selló el empate e hizo que Boca dejara dos puntos en Liniers en lugar de los tres.
Pasamos de un 3-1 a favor a un 4-3 en contra. ¿Increíble? No, previsible. Porque este Boca es una perinola, una tómbola donde lo único estable es su inestabilidad. Podemos ser goleados por el último y a la fecha siguiente bailar al puntero. Así es. Estamos muy lejos de la punta pero tenemos más plantel que la mayoría de los equipos, con lo cual si ganamos varios partidos seguidos nos queda una mínima esperanza de prendernos en la lucha. Pero seamos realistas: para eso hay que ganar. Y para campeonar hay que defender bien. ¿Podemos salir campeones? Sí. Pero hoy por hoy tenemos que pensar más en ganar y engrosar nuestro promedio, porque con tantos goles en contra nos anclaremos en la mitad de la tabla.

Etiquetas: