<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, mayo 31, 2009

Las tres P

Boca Juniors 3 - San Martín (Tucumán) 0

Cuando un equipo juega bien dicen que cumplió la regla de las tres G: ganó, gustó y goleó. Pero para mi hoy Boca mostró las tres P: Palermo (goles por duplicado), Palacio (gol y figura de la cancha) y el Pato (una gran atajada y el arco invicto).
El resultado puede confundir a más de uno, porque si bien el xeneize ganó con total justicia, tampoco fue un vendaval de buen fútbol. La defensa pasó varios sobresaltos con el juego aéreo, pero hoy los nombres propios aparecieron cuando el equipo más lo necesitaba y garantizaron tres puntos que valen como un vaso de agua en medio del desierto.
Boca arrancó mejor pero con el correr de los minutos se fue apagando. Los tucumanos salieron a jugar de contra para tratar de aprovechar el mal momento boquense y usufructuar con la desesperación de los jugadores locales. No la estábamos pasando bien: el Pato tapó una pelota increíble y en otra fue el palo el que nos salvó las papas del fuego. Pero en nuestro peor momento, apareció el Titán tras una gran jugada de Palacio. 1-0.
Ya en la segunda mitad Boca justificó la diferencia y San Martín fue una sombra de lo que se espera de un equipo que se está jugando el descenso. La superioridad de los dirigidos por Ischia era notoria, pero había que liquidar el pleito para no repetir viejas pesadillas. Y esta vez la película tuvo un final feliz: en un par de minutos, Palacio y nuevamente Palermo sellaron el resultado.
Lo positivo: La hinchada de Boca, que alentó como nunca. ¿Cuántas otras hinchadas bancan así a un equipo en las malas? ¡Ninguna otra! Sin lugar a dudas.
Lo negativo: La camada de periodistas anti-Boca. Hubo un agarrón de Krupoviesa que fue penal (no sancionado) para los tucumanos. Pero antes hubo otra jugada idéntica, donde el receptor de un claro agarrón dentro del área fue Palermo (otro penal no sancionado). ¿Adivinen de cuál de las dos jugadas se acordaron los pichones de Macaya, Niembro y compañía?

Etiquetas: