<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, diciembre 20, 2008

Cuervo, si querés llorar, llorá

San Lorenzo 1 - Boca Juniors 3

Cuervo, ahora sí: si querés llorar, llorá. Te damos tres motivos (Viatri, Palacio y Chávez) o uno solo: ya no podés salir campeón. Lloraste medio campeonato y en especial la última semana: que los árbitros, que el sorteo, que los penales a Boca, que tu partido con Tigre, que la cancha y que la mar en coche. Ahora sí podés llorar. Porque tus jugadores no tuvieron los huevos para ganarnos ni para quedarse en cancha y aceptar una derrota justa. Y tu técnico tampoco tuvo pelotas para cerrar la boca cuando debió hacerlo (igual, no importa, nosotros nos encargamos de cerrarle el culo). Y muchos de tus hinchas se sintieron campeones antes de tiempo. Llorá cuervo, ahora podés llorar tranquilo.

La 12 cantó:
Cuervo cuervo compadre, la concha de tu madre,
cuervo cuervo compadre, la concha de tu madre.
Si querés dar la vuelta, no te quedes con ganas,
hay una calesita en el Parque Lezama.
¡En el Parque Lezama!

Ahora Boca deberá definir el campeonato con Tigre en lo que será una parada por demás complicada. Y no solamente por el hecho de no contar con los suspendidos Riquelme y Vargas. Desde su regreso a la máxima categoría, los de Victoria se enfrentaron tres veces con el xeneize y cosecharon dos triunfos. Así que habrá que estar bien atentos y dejar la vida en la cancha para poder cerrar el año de la mejor manera posible: con un grito de campeón.
En cuanto al partido de esta tarde, salió como más de uno lo imaginaba. Tenso, vibrante, emotivo. El primer tiempo fue muy parejo, aunque Boca demostró un poco más de ambición. El momento de mayor nerviosismo llegó cuando Silvera y Forlín chocaron sus cabezas y quedaron ambos inconscientes, debiendo ser reemplazados y hospitalizados de inmediato. Por suerte, fue un susto grande que no pasó a mayores. La otra gran emoción de la primera parte llegó en el descuento, cuando tras un centro de Riquelme, Viatri cabeceó el balón y tras un rebote fortuito en un defensor azulgrana venció la meta defendida por Orión.
En los primeros minutos de la segunda etapa Boca se mostró más sólido. La ventaja era importante y el ciclón estaba obligado a empatar si no quería despedirse del campeonato. Pero en el mejor momento xeneize, un horror de Javier García puso el partido 1-1. Al juvenil arquero xeneize se le escurrió de las manos y por debajo de sus piernas un débil remate al centro de Santiago Solari. Como era de prever, el inesperado tanto sirvió de empujón anímico para San Lorenzo, que en ese momento se puso a un gol del campeonato. A Boca le servía el empate pero nuestros muchachos no querían saber nada de especular.
Ischia mandó a la cancha a Palacio y el delantero bahiense tardó pocos minutos en pagar con creces su inclusión. Centro, cabezazo de Aguirre y García detuvo el balón. Pelotazo largo que Dátolo bajó magistralmente, centro a Román, delicioso pase de aire para la entrada de Rodrigo quien definió de primera ante la salida de Orión. ¡Así de simple, amigos! No exagero ni un poquito al decir que fue un recontragolazo.
Y llegó un clic en el partido. Los jugadores azulgranas se descontrolaron del todo, pegaron, golpearon, insultaron, protestaron y terminaron con dos menos. Baldassi, ¿qué partido viste? Le perdonaste la vida a Orión y a los dos Torres (el Chaco y Aureliano) ¡Los cuervos debieron terminar el partido con cinco jugadores menos! Ya con supremacía numérica, sobre el final apareció el Pochi Chávez y selló un 3-1 que puede ser vital si llegamos a tener que recurrir a la diferencia de gol para definir el torneo.
Palabras finales: fue abismal la diferencia de actitud entre ambos equipos, y eso que Boca tampoco jugó uno de los mejores partidos del campeonato. Pero faltan 90 minutos ante un rival incómodo por donde se lo mire. ¡Ánimo muchachos! Por todas las piedras que sortearon en este semestre se ganaron el respeto de todo el pueblo boquense. Pero sería más lindo celebrarlo formalmente con un título justo en vísperas de Navidad. ¡Vamos que se puede!
Y vos, cuervo, con el tiempo sabremos qué espina te dolió más: si haber perdido este campeonato a manos de Boca o las siete pepas que te clavamos en tu propio supermercado.

Etiquetas:

1 Comentarios:

  • Que alegria!!!! Dejar afuera a esos llorones :D
    Leia los foros de los cuervos y decian que este partido no cuenta para la estadistica, son pateticos.

    Por Anonymous claudiobar | 1:14 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home