<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, agosto 04, 2012

Un arranque vergonzoso

Quilmes 3 - Boca Juniors 0

El debut xeneize en el flamante Torneo Inicial no pudo ser peor. Pero esto excede a lo ocurrido hoy en el campo quilmeño, donde Boca no tuvo respuestas futbolísticas ni anímicas. Desde hace más de un mes que quienes manejan el mundo boquense (léase dirigentes, cuerpo técnico y jugadores) nos están sometiendo a sendos papelones.
Primero llegaron dos baldazos de agua helada, frutos de perder el Torneo Clausura y luego la tan deseada Copa Libertadores. Como si eso no fuera poco, Riquelme decidió irse por... ¿estar vacío? Nuestros dirigentes durmieron la siesta mientras los otros equipos se reforzaron, y como si fuera poco, programaron una gira por Colombia y Venezuela que culminó de manera bochornosa con el plantel varado y recién llegando a Buenos Aires a un día del debut oficial. ¿Quieren más? A horas de empezar el partido nadie sabía quién atajaría, y terminó haciéndolo Ustari, flamante refuerzo que viene de 14 meses de inactividad y no tuvo prácticas con el resto del plantel.
Tras tamaña seguidilla de papelones, era muy difícil que este debut no fuera el vergonzoso fiasco que resultó. ¡Una falta de respeto al hincha de Boca!
Quilmes no perdonó y nos propinó una dura derrota. Culpables xeneizes sobran, pero los principales boletos se los lleva Santiago Silva, quien nos dejó con 10 hombres a los quince minutos de iniciado el encuentro. Una verdadera irresponsabilidad. A esa altura los cerveceros ya nos ganaban 1-0 con un gol en offside. Boca no generó peligro salvo por dos remates de Viatri y Clemente de afuera del área, o por una jugada donde el árbitro Pitana (de pésimo desempeño) omitió un claro penal en favor del xeneize.
Ya en el complemento, los locales volvieron a aprovechar el hombre de más y ampliaron ventajas de la mano de Garnier. Boca mejoró un poco con el ingreso de Gaona Lugo y luego del pibe Cristian Álvarez, pero a esa altura el resultado ya estaba sellado. O casi, porque sobre el final Cauteruccio anotó su segundo personal para sellar el lapidario 3-0.
El presente xeneize es preocupante, no sólo en lo futbolístico (donde venimos de perder dos torneos y de arrancar con pocas esperanzas el actual) sino también en lo institucional, donde las decisiones que se están tomando son desastrosas y repercuten en todos los ámbitos. El miércoles se viene la final de la Copa Argentina y será cuestión de vida o muerte. Si logramos el título (que de yapa viene con pasaje a la Copa Sudamericana), Falcioni y sus dirigidos tendrán un poco más de aire para lo que se viene. Si llegamos a perder, mejor que armen las valijas tanto los dirigentes, cuerpo técnico como mucho de los jugadores.

Etiquetas: