<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, junio 24, 2012

El muletto se quedó en Floresta

All Boys 3 - Boca Juniors 1

No hubo lugar para milagros. Los tres mazazos de Perea no dieron lugar siquiera a prenderse a la radio para implorar que Arsenal o Tigre no ganaran sus encuentros. En estos momentos me vienen a la mente varios puntos regalados de manera inexplicable, pero ya no hay lugar para llantos ni reproches. Se peleó todo hasta las últimas instancias, como nuestra historia marca. Ahora habrá que apostar todo a las Copas (Libertadores y Argentina) para cerrar el semestre con una sonrisa imborrable.
El partido de hoy no tuvo equivalencias. Y lo digo con todo respeto por muchos pibes que representaron lo mejor que pudieron al xeneize. Pero ni siquiera podemos hablar de un Boca "B"; este fue un Boca juvenil y All Boys pudo hacerse un festín y darnos una verdadera paliza.
Pasados los 3 minutos Cvitanich tuvo una chance clara, pero de ahí en más todo fue un monólogo albinegro. Perea abrió el marcador de cabeza y aumentó la ventaja a poco del entretiempo. Ya con el resultado 0-0 All Boys tuvo varias claras para vencer la resistencia del uruguayo Sosa.
En el segundo tiempo Boca salió con otra actitud y mejoró la pobre imagen que dio en los primeros 45 (claro, no era muy complicado mejorar). Sin embargo, cuando el equipo amagaba con una reacción, el verdugo Perea liquidó el pleito. Sólo quedó tiempo para que All Boys nos perdonara la vida, y para el descuento de Sauro que sólo sirvió para hacer más decoroso el score. Mientras tanto, en otras canchas los resultados ajenos le quitaban a Boca la chance de coronarse (¡a esta altura, menos mal!).
No se pudo lograr el objetivo del bicampeonato, y me duele en el alma porque siento que este torneo (aún jugando las Copas) lo tuvimos al alcance de la mano, casi acariciándolo. Pero ya está: borrón y cuenta nueva, y a pensar en el que siempre fue la gran meta del semestre: la Libertadores.

Etiquetas: