<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, junio 21, 2012

Un resultado weón

Universidad de Chile (Chile) 0 - Boca Juniors 0

Luego de la dura caída ante Arsenal, los jugadores boquenses tenían la misión (y obligación) de sacar un buen resultado en Chile que nos deposite en la final de otra Copa y aleje los fantasmas de los últimos partidos domésticos. Después de todo, el torneo local no depende ya de nosotros, pero la Libertadores es la gran obsesión del pueblo xeneize y estamos a pocos pasos del gran sueño.
Boca contó con una gran ventaja, no sólo porque el 2-0 de local era una diferencia interesante, sino porque al haber mantenido la valla invicta jugó a sabiendas que un sólo gol (en condición de visitante) obligaría a los trasandinos a marcar por lo menos cuatro tantos.
Así fue que el equipo salió predispuesto a atacar y marcar el gol que liquide la serie. Y vaya si salió con todo; en el primer tiempo Boca pudo y debió haberse ido goleando al conjunto local. El travesaño le negó a Riquelme lo que hubiera sido un golazo, y la mala pericia de Mouche para definir nos hizo augurar una noche que podría complicarse (¡¿cuántas veces puede presentarse un partido así?!).
Efectivamente, en el complemento las cosas no se dieron como en la primera etapa. El local salió a quemar los cartuchos y Boca pasó a defenderse cada vez más retrasado, confiando en sus pilares como Orión, Schiavi y Caruzzo (de enorme partido). Los chilenos tuvieron un par de remates en los palos y cuando no fue el poste fue el propio Orión el encargado de decirle "no" a los azules.
El 0-0 final fue un resultado bien weón. Dos huevos en el score y dos huevos grandes en la humanidad de cada jugador boquense que supo representar estos colores como el club y la hinchada se merecen. Boca está de nuevo en otra final continental y deberá buscar la Copa en Brasil. A muchos, esta película nos suena conocida. Esperemos que el final también.

Etiquetas: