<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, mayo 17, 2012

Mouchinho

Boca Juniors 1 - Fluminense (Brasil) 0

Se cumplió con la premisa de ganar (aunque sea medio a cero) y mantener la valla propia intacta. Sin embargo, el sabor es un poco agridulce, porque a juzgar por cómo se dio el partido, Boca pudo haber "cerrado" la serie esta noche. Y digo cerrado entre comillas, porque nunca te podés confiar ante un equipo brasilero (¡cuántas plumas volaron en el Mineirão durante la final de la Supercopa 1991!).
El Flu arrancó mejor el partido. Tuvo un par de insinuaciones y una muy clara cuando Erviti se mandó un terrible error que pudimos haber pagado con la serie. Sin embargo Boca se fue acomodando y no tardó en nivelar las acciones. Pero hubo una jugada que cambió el desarrollo del partido: la expulsión a Carlinhos por doble amarilla. De ahí en más, todo fue del xeneize. Pudimos habernos ido al descanso en ventaja, pero Cvitanich mandó un cabezo alto y a Schiavi le sacaron una pelota de gol increíble. Poco a poco, el arquero Cavalieri iba rumbo a convertirse en la figura del partido.
Ya en el segundo tiempo, el partido fue un monólogo azul y amarillo. Mouche, de buen partido, abrió el marcador tras definir con precisión un buen pase de Cvitanich. El Flu apostó todo a no perder por más goles, y Boca jugó sereno intentando ampliar la diferencia. Los boquenses probaron por todos los medios, pero Cavalieri sacó todo lo que le tiraron, incluyendo un remate de Schiavi a quemarropa a escasos metros.
Sobre el final, Boca tuvo algunas distracciones que por suerte no pudieron capitalizar los brasileros, y tuvimos que conformarnos con una victoria, super valiosa, pero con gusto a poco.
Ahora se viene la dura revancha en tierra carioca y Boca no puede especular. Será fundamental anotar de visitante (para obligarlos a que nos conviertan 3 goles) y marcar bien a los laterales. Realmente será una parada muy complicada para los dirigidos por Falcioni, pero allí estaremos todos los bosteros de ley para hacerle el aguante a nuestro club. ¡Vamos Boca, carajo!

Etiquetas: