<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, agosto 08, 2012

El campeón más federal

Boca Juniors 2 - Racing Club 1

¡Boca campeón, carajo! O mejor dicho, bicampeón, porque se adjudicó la Copa Argentina 2012 al igual que en 1969. Ahora dirán que esta es una copa consuelo o de leche, que avanzamos por penales, que muchos la jugaron con suplentes o que nos importaba más el Clausura y la Libertadores (¡vaya obviedad!). Pero la única verdad es la realidad: SOMOS CAMPEONES OTRA VEZ.
Esta alegría no borra el sinsabor de la final de América perdida hace semanas, o del Clausura que se nos escapó al final, pero es mucho más que un premio consuelo: se trata de otra estrella en el escudo xeneize y además el pasaporte para disputar la Copa Sudamericana 2012.
Claro que fiel al estilo Boca, y como reza el popular tango, primero hay que saber sufrir para después amar. El partido había empezado muy complicado, con dos equipos que se jugaban mucho. Cuando parecía que Racing estaba más cerca (Sand ya había dilapidado dos chances muy claras), quien golpeó fue Boca. Un saque rápido de Ustari y un error en el fondo académico dejó a Silva mano a mano y el uruguayo no perdonó con una deliciosa vaselina. Y pudimos irnos a la ducha con más ventaja, pero Silva perdonó en el segundo mano a mano y al descanso nos fuimos 1-0.
Ya en el complemento, Boca se soltó un poco más con la confianza de la victoria parcial, y pasado el cuarto de hora amplió ventaja a través de un remate cruzado de Viatri (la bestia negra de Racing). El propio Lucas  pudo sellar el encuentro unos minutos después pero su cabezazo de pique al piso rebotó en el travesaño. Para mal de males, al ratito nomás Racing llegó al descuento y quedaban 20 minutos aún por disputarse.
De allí hasta el final, un partido para el infarto. Aún no sé cuántos años de vida perdí por la mala sangre y angustia ante cada chance de gol perdida, aunque la consagración final quizás me los haya devuelto. Pero hablando en serio, parecía que nuestros muchachos no querían meterla. Silva se perdió otro mano a mano, pero ahora que alguien me explique cómo el Pochi Chávez no convirtió a metros del arco con un defensor en la línea ya vencido. O cómo Ledesma no la empujó a centímetros de la línea en la jugada siguiente. Por suerte, Sand demoró y se perdió un gol imposible al segundo minuto de descuento, lo cual nos devolvió el alma al cuerpo y nos tiene aquí, escritor-lector, aún en este mundo terrenal.
Ahora sí se acabo el semestre. ¿El saldo? Tres torneos disputados, un campeonato (Copa Argentina), un subcampeonato (Copa Libertadores) y un cuarto puesto (Torneo Clausura). Desde los números, nada mal. Y desde el sentimiento tampoco muchachos. Porque si bien todos nos quedamos con la espina de la Libertadores, salir campeón no es nada fácil y nosotros lo fuimos de nuevo. ¡A festejar!



Etiquetas: