<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, marzo 29, 2012

Un Arsenal de huevos

Boca Juniors 2 - Arsenal 0

La Copa se empezó a acomodar para Boca luego de la trabajosa victoria ante Arsenal de Sarandí. ¡Y vaya si es un triunfo para celebrar! Porque el primer tiempo xeneize fue decididamente malo y nos fuimos a las duchas con un jugador menos tras la roja a Somoza. Pero cuando más oscuro pintaba el panorama, Boca sacó a relucir su mística garra y amor propio (huevos, que le dicen) para con 10 hombres doblegar al siempre complicado conjunto del sur bonaerense.
En la primera mitad, los dirigidos por Falcioni nunca le pudieron encontrar la vuelta al partido. Arsenal presionó y corrió por todos lados y los boquenses no estuvieron finos a la hora de manejar el balón. La roja a Somoza fue un baldazo de agua fría porque, se sabía, hoy era un partido para ganar o ganar.
Sin embargo, el complemento arrancó a pedir de Boca. A los pocos minutos, el pelado Silva se vistió de Román y con un taco asistió justamente a Riquelme, que no pudo vencer a Campestrini pero sí lo hizo Ledesma quien estuvo rápido para superar en velocidad a un defensor visitante y tomar el rebote. Ya con el partido 1-0, lo que siguió fue un concierto de huevos, huevos y más huevos. Los jugadores xeneizes dejaron la vida, corrieron, metieron y se supieron defender. Arsenal no supo cómo hacer notar el hombre de más, y el ímpetu boquense hacía sentir que la victoria era justa. Hasta que cerca del final, la figura del partido, Santiago Silva, volvió a poner un gran pase que esta vez se convirtió en asistencia, ya que Sánchez Miño no perdonó al portero del Viaducto.
Mal partido en lo futbolístico, pero óptimo en lo que a actitud se refiere. Silva volvió a quedarse con las ganas de gritar gol pero al menos se llevó una merecida ovación por tanto esfuerzo y por las precisas asistencias en ambos goles boquenses.
El mundo Boca es así, amigos. A veces no podrán salir las cosas, pero lo único que no se perdona acá es la falta de garra. ¡Me voy a dormir tranquilo!

Etiquetas: