<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, diciembre 04, 2011

¡Boca campeón, carajo!

Boca Juniors 3 - Banfield 0

¡Vamos carajo! Sí, a gritarlo bien fuerte: ¡CAMPEONES! Consumada la victoria por 3-0 ante el Taladro (merced a los tantos de Cvitanich por duplicado y al golazo de Diego Rivero), hoy podemos dar rienda suelta al carnaval y festejar un nuevo título local.
No jodan más con el tema de si Boca es vistoso o no: a vender humo a otra parte. Nos consagramos campeones invictos, dos fechas antes del final del torneo, llevando (al día de hoy) 11 puntos de ventaja y con serias chances de ser el equipo que se corone con menos goles en contra y quizás con mayor diferencia de puntos sobre el segundo.
¿Qué cambió del último semestre a este presente tan opuesto? Seguramente muchas cosas. Para empezar, se nota una armonía en el grupo y unas ganas de pelearla como hacía tiempo no veíamos. Además, se sumaron jugadores de experiencia como Orión y Schiavi, quienes junto a Román, Battaglia, Clemente y compañía supieron oficiar de referentes para los más pequeños. Y por último, Falcioni pareció encontrarle la vuelta a este engranaje casi perfecto que hoy es el conjunto auriazul.
Si repasamos nombres propios, podemos destacar a Orión por su oficio y la seguridad que le transmitió al fondo boquense. Schiavi fue probablemente el mejor refuerzo, ya que además de romperla a sus 38 años, apuntaló a otros buenos jugadores como Insaurralde o Roncaglia. Somoza y Rivero fueron unos pac-man y se comieron el mediocampo, corriendo, luchando y transpirando la camiseta como manda nuestra historia. Clemente tuvo un torneo excepcional (nada nos sorprende; es uno de los mejores laterales del país). Cvitanich, cuando jugó, demostró que no le pesa nada la casaca xeneize. Erviti se puso el overol y realizó un trabajo de hormiga, jugando cuando se podía y cubriendo las espaldas de Clemente cuando éste se mandaba al ataque. Román, siempre fue Román (se lastimó, pero cuando jugó marcó la diferencia). Y arriba, al que pusieron, rindió.
Boca no es un campeón más. ¡Es un campeonazo! Así que a festejarlo como si se acabara el mundo, porque campañas como estas no se verán por lustros. ¡Salud campeón!

Etiquetas: