<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

lunes, diciembre 13, 2010

300, la película del Titán

Boca Juniors 1 - Gimnasia 1

La Bombonera fue una verdadera fiesta que nada se condice con lo que fue el año futbolístico xeneize. El motivo era despedir al equipo más allá del irregular torneo, pero hubo un invitado sorpresa (y muy bienvenido): el gol 300 de Palermo en su carrera.
La noche pintaba para fiesta total, pero se aguó al final. El arranque fue a todo trapo; desborde de Araujo y gol de Palermo. Y luego un sinfín de chances de gol, sobresaliendo la que tuvo el propio Araujo a segundos de comenzado el complemento, donde el palo le volvió a decir que no al xeneize.
Tantas y tan claras fueron las chances pedidas, que el temor natural al viejo refrán se cumplió una vez más. En una de las pocas que tuvo, Gimnasia lo empató a través de un tiro libre de Neira. A la historia le quedaban 20 minutos pero pese a que Boca fue con todo, el score no se modificó. Incluso lo pudimos perder sobre el final, cuando García sacó una pelota en la línea con sus piernas.
Sin lugar a dudas duele y mucho no haber ganado un partido que debimos hacerlo y por varios goles. Pero para cerrar de manera optimista el año futbolístico, me quedo con la levantada que mostró Boca desde la llegada de Pompei. Obviamente, las expectativas en este club son otras, pero al menos estos últimos partidos sirvieron para demostrar que con estos jugadores y algunos refuerzos importantes se puede pelear el torneo. Claro está, se necesita de un buen equipo técnico, un trabajo serio y un esquema que aproveche al máximo las virtudes de los futbolistas y represente la historia xeneize.

Etiquetas: