<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, noviembre 21, 2010

Araujo de Primera

Boca Juniors 2 - Arsenal 1

Luego de la derrota superclásica y la partida del Bichi Borghi, debíamos empezar el nuevo interinato de Roberto Pompei de una sola manera: ganando. Y por suerte, se logró.
Claro que el partido no resultó nada sencillo. Ya de arranque nomás los del viaducto se pusieron 0-1 pero, por suerte, el tanto fue bien anulado por off side. La tarde no sería sencilla, eso estaba más que claro. Encima, Viatri se lesionó a minutos de comenzado el encuentro y Pompei se la jugó por... ¿el pibe Araujo? ¿o estoy crazy? Por suerte no estoy loco; acierto del Tito ya que Mouche está en un nivel muy bajo.
¿Cómo respondió el pibe? En una de las primeras que tuvo metió gambeta y remate desde afuera que tuvo destino de red. ¡Golazo! Parecía que las cosas se iban a acomodar; por lo menos veíamos a un Boca más ordenado que los últimos partidos.
Pero en el complemento la tranquilidad duró poco: a los tres minutos Arsenal empató de cabeza y las cosas estaban 1-1. Y ahí, créanme, pudo ser de cualquiera. Nobleza obliga, debo reconocer que Javier García tuvo un par de atajadas importantes, pero a falta de quince minutos volvió el eterno Titán para agarrar un rebote, poner el 2-1 y escribir un nuevo capítulo de su libro viviente. Luego lo pudo haber empatado Arsenal, pero el palo y la defensa xeneize hoy jugaron para nosotros.
Victoria, señores. Sufrida, sin mucha holgura pero necesaria como el aire. Esperemos que Boca termine de la mejor manera este nuevo interinato de Pompei: sumando la mayor cantidad de puntos posibles. Mientras tanto, los dirigentes deben pensar muy bien a quien le ofrecerán el banquillo auriazul: saben que esta vez no tienen margen de error.

Etiquetas: