<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, octubre 25, 2009

Chiquititas

River Plate 1 - Boca Juniors 1

Al superclásico le queda poco, amigos. Ya lo venía diciendo desde hace un tiempo, al notar que River empezaba a festejar empates y a hacer planteos cada vez más defensivos. Pero luego de ver cómo se colgaron del travesaño durante el segundo tiempo (ojo, diez contra diez), los cambios de Astrada (¡y después hablan de paladar negro!) y de notar que están a un pasito de la Promoción, ya es una fija: ¡el próximo año juegan el clásico con Platense!
Antes de arrancar, aquí va mi descargo contra el colegiado de turno. O mejor dicho, contra el colegiado que le dio a los plumáceos el favor de turno. ¡Una vergüenza! Y esto lo digo con el partido empatado, porque si Boca perdía me dirían llorón. Señores de la AFA, por favor, empiecen a disimular un poco más la manito que siempre le dan a River (ayer le dieron varias manos… ¡a Buonanotte!).
El primer tiempo de Boca fue desastroso. River se dedicó a hacer lo previsible: presionar, correr y tratar de anular a los habilidosos xeneizes. En otras palabras, a cerrar la persiana y si embocan una, bienvenido sea. Pero nuestra defensa anda tan mal, que aún sin atacarnos las gallinas tuvieron un par de chances. Una fue para Domingo, que remató cruzado y se fue cerca. Otra, el gol de la Muñeca Gallardo, con un tiro libre que fue un calco al que anotó en el superclásico pasado. Y la más clara de todas, la generada por Saúl Laverni, permitiendo que Buonanotte hiciera jueguito con la mano, la acomodara, la acariciara, se la llevara y se tirara pidiendo penal ante el empellón de Monzón. ¿Y que hizo Laverni? ¡Penaaaaaaal! Por suerte, Ortega sigue mareado de tantos gin tonic en Esperanto y tiró una masita que el Pato desvío al corner. Ojo: ahora sólo falta que se quejen de invasión de zona o de adelantamiento de Abbondanzieri tras el escandaloso penal sancionado.
En la segunda mitad, y con el 1-0 en contra, Boca debía salir al menos con otra actitud. Ya no estaba Ibarra, quien salió lesionado y fue reemplazado por Gary Medel. De arranque, Villagra le pegó un patadón a Gaitán y se fue expulsado por doble amonestación. Parecía que el horizonte se abría para el xeneize, pero un par de minutos después Laverni volvió a entrar en acción y le sacó roja directa a Cáceres, merced a una actuación de Ortega digna de un premio Oscar. El jujeño le pega al paraguayo un golpe en el cuello y tras recibir una suave palmada en el pecho como respuesta se arroja al piso agarrándose la cara. Todo el banco plumáceo protestó y el árbitro compensó sancionando lo inexplicable. Era una amarrilla para cada uno, pero sólo fue roja para el xeneize.
Ya diez contra diez y con todo el segundo tiempo por jugar, Boca pareció despertarse y fue a buscar el empate. De a poco, se fue acercando al arco defendido por Vega. Y Astrada, el Jefe, un caudillo de aquellos, sacó a Gallardo para meter a un defensor y todos a colgarse del travesaño. ¡Gracias Negro! No sólo porque Boca lo empató y quedó a tiro de ganarlo, sino por agigantar la vergüenza riverplatense clásico tras clásico.
Riquelme no tuvo un gran partido, pero una habilitación de taco a Palermo le bastó para justificar con creces su presencia. Y el Titán se los volvió a empomar una vez más, y de zurda se las mandó bien adentro (la pelota, mal pensados). Y de allí al final del partido, una sola imagen: Boca manejando la pelota a placer y atacando (sin ideas, tal vez), y River todo en su campo apostando por alguna contra. Ojo, los innombrables casi lo ganan con un tiro de Abelairas en el palo. Pero eso hubiera sido un robo más grande que el del propio Laverni.
El empate final no le queda tan mal al partido. En el campo, se vio un tiempo para cada uno, aunque en la general Boca fue más y estuvo más cerca de ganarlo. Pero en la actitud, la diferencia fue más grande. No me hablen de cantidad de jugadas, posesión del balón o boludeces: con el partido 1-1 Boca fue quien arriesgó y salió a ganarlo, y River quien replegó a todos sus hombres y se colgó del travesaño. Yo me quedé con un sabor amargo y las plumas una vez más festejaron el empate.

Etiquetas:

1 Comentarios:

  • putas baratas la concha de sus madres bolivianos del orto

    Por Anonymous Anónimo | 4:18 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home