<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, noviembre 03, 2007

El chango Cardozo

Racing Club 0 - Boca Juniors 3

Ya no hay margen de error. Boca lo sabe y se sacó de encima un partido que, en los papeles, parecía mucho más complicado de lo que resultó. La superioridad xeneize fue abrumadora, pero hasta que llegó el primer gol todo era incertidumbre.
El primer tiempo fue todo azul y amarillo. El local sólo inquietó una vez y Caranta resolvió de buena manera. Sólo la falta de efectividad hizo que el resultado parcial fuera 0-0. Pero en la segunda mitad Boca no perdonó. De entrada, Neri Cardozo emuló al chango Cárdenas y con un remate desde muy lejos abrió el marcador. Era la vuelta al gol del mendocino, y un nudo en la garganta para los hinchas racinguistas que minutos antes del partido recordaban (¿en blanco y negro?) el legendario gol que les valió una Intercontinental.
Con la tranquilidad del gol a favor, Boca no se relajó y fue por más. Además, Racing no tenía voluntad ni ambición para llegar al empate. La vuelta al gol de Rodrigo Palacio trajo paz para el bahiense y para los corazones boquenses que colmaron la tribuna visitante. Y sobre el final, otro retorno: Palermo volvió a ejecutar y convertir un penal. 3-0. Justicia. Y le hicimos precio a los de Avellaneda.
Ahora se vienen cuatro partidos a todo o nada, y uno de ellos, justamente ante Lanús. Estar segundos a tres puntos del líder parece mucho. Pero yo hago esta cuenta: de ganar los doce puntos, nos aseguramos el primer lugar en el torneo. ¡Hagan la cuenta y alimenten sus ilusiones!

Etiquetas: