<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, octubre 03, 2007

Ciclón xeneize

Boca Juniors 2 - San Lorenzo 0

No tanto por la cantidad de situaciones creadas sino más bien por actitud y presencia, el de hoy fue un baile. Boca borró de la cancha a un San Lorenzo tímido y cobarde que llegó con una sola premisa: defenderse y evitar una goleada.
De entrada, se vio al equipo que todos queremos: ofensivo, protagonista, corriendo y trabando cada pelota como si fuera la última. Se notaba que el plantel estaba herido por la eliminación en la Copa Sudamericana y el regreso de Palacio fue vital para que el xeneize levantara de la manera en que lo hizo. Ibarra, de enorme partido, tuvo una clarísima que Orión sacó con una mano. Cardozo mejoró su rendimiento. Banega distribuyó con criterio. Y así Boca fue poco a poco limpiando a San Lorenzo. Sólo faltaba el gol... y llegó tras un gran cabezazo de Palermo. El 1-0 traía un poco de justicia.
En el comienzo de la segunda mitad los cuervos parecieron salir con otra actitud, pero fue una ilusión óptica. En parte, porque los jugadores boquenses tomaron raudamente las riendas del partido. Pero también gracias a que los delanteros visitantes estaban más solos que el llanero solitario. ¿San Lorenzo es un equipo grande?
El telón a esta obra llegó nuevamente merced a la cabeza de Palermo, aunque esta vez el balón se estrelló en el travesaño, rebotó en el gallego Méndez y entró al arco custodiado por Orión. ¡2-0! Y sólo quedo tiempo para los "ole, ole, ole...", una expulsión azulgrana y la fiesta desatada en las tribunas boquenses.
Ahora, se viene nada menos que el partido del semestre (o uno de ellos, no nos olvidemos que Japón nos espera). Si el equipo juega y mete como lo hizo hoy, es probable que la fiesta continúe. ¡Brindo por eso!

Etiquetas:

1 Comentarios:

Publicar un comentario

<< Home