<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, diciembre 10, 2006

Final incierto

Boca Juniors 1 - Lanús 2

¡Increíble! Cuesta encontrar las palabras justas. Estaba todo dado para una gran fiesta xeneize, pero la alegría quedará para otra ocasión, siempre y cuando los xeneizes venzan a los platenses en la gran final del día miércoles.
Se sabía que no sería un partido para nada fácil, porque al margen de la incentivación, todos contra Boca se juegan la final del mundo. La verdad, no me molesta eso; al contrario: ratifica que somos los más grandes y evidencia la envidia de la mitad menos uno del país. Pero los números también reflejaban una gran campaña granate como visitante, así que Lanús sería un hueso duro de roer.
El partido arrancó con nerviosismo. El gran clima en una Bombonera colmada no dejaba margen para el error: ¡había que ganar! Pero Boca no estaba haciendo un buen primer tiempo. El equipo no manejaba la pelota, no llegaba con claridad y mostraba dudas defensivas.
Sin embargo, Palermo abriría la cuenta de penal. ¡1-0 y delirio total! Se estaba jugando mal pero se ganaba, que era lo importante. Pero en el epílogo, un pelotazo de 50 metros encontró a un jugador granate que desbordó y de ese centro llegó el 1-1 con el que se cerraron los primeros 45 minutos.
Quedaba un tiempo para mantener o aumentar el resultado. Y Boca salió con todo. En los primeros 10 minutos, tuvimos no menos de cuatro situaciones claras de gol, pero faltó la puntada final. Hasta que llegó lo temido: casi en el único ataque visitante Lanús se puso en ventaja.
Y allí volvieron los fantasmas de Córdoba. Porque el equipo se puso nervioso, abusó de los pelotazos y acumuló delanteros al mismo tiempo que perdía el control en el medio (¿y para qué sirven los delanteros si no hay nadie que los asista?).
Pasaban los minutos y la situación no cambiaba. Encima, las noticias que llegaban desde La Plata no eran buenas porque ganaba Estudiantes. Y así llegó el final. O mejor dicho, llegará la final. Porque ahora Boca y Estudiantes definirán mano a mano en un partido quién es el campeón.

La 12 cantó:
Vamos vamos xeneizes, vamos vamos xeneizes,
vamos vamos xeneizes, vamos vamos xeneizes.
Aunque ganes o pierdas, no me importa una mierda,
sigo siendo bostero, porque a Boca lo quiero.
¡Porque a Boca lo quiero!

Para destacar, el emotivo final de la gente. Todos cantando y alentando a estos jugadores que tantas alegrías nos dieron. Porque la derrota de hoy fue muy grande, y anímicamente, quizás nos cueste el campeonato. Pero el sentimiento del hincha no muere y en las tribunas siempre salimos campeones.

Etiquetas: