<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, abril 13, 2013

¡Vergonzosa goleada en San Juan!

San Martín (San Juan) 6 - Boca Juniors 1

Justo en el cumple del blog me toca escribir una de las páginas más dolorosas de los últimos tiempos. Se puede perder, sí. Se puede ser goleado, también. ¡Pero no de la forma que ocurrió hoy! La última goleada de esta magnitud que me viene a la mente fue la sufrida ante Rosario Central, 7-2, allá por el 2003 pero en otro contexto totalmente distinto: Boca festejaba la obtención de la Copa Libertadores en la Bombonera y fue un elenco plenamente juvenil el que sucumbió en Rosario. Esta tarde Boca presentó un equipo titular y fue vapuleado por un conjunto que hacía 16 partidos que no conocía la victoria. Al igual que contra Unión, nuevamente es un equipo con un pie en el Nacional B el que le propina tremenda paliza al xeneize.
La tarde empezó definitivamente mal. Boca arrancó dormido y los locales, a pura movilidad, tardaron apenas dos minutos en abrir el marcador. Los defensores boquenses, espectadores de lujo. Minutos más tarde, San Martín llegaría al segundo ante un pésimo cálculo de Ustari que fue sorprendido adelantado ante un remate desde muy lejos. Boca no generó peligro salvó por un remate en el palo de Colazo, y por el penal convertido por Silva. Pero el descuento provisorio del calvo goleador boquense duró menos de lo que dura un pedo en una canasta, porque el Santo sacó del medio y en el primer ataque ya se puso nuevamente arriba por dos (3-1). Y para colmo, en el epílogo del primer tiempo el colombiano Osorio anotó el contundente 4-1.
Boca se fue al descanso tres goles abajo, y créanme amigos, pudieron ser más. Tal era el desconcierto xeneize que mientras Silva se preparaba para rematar (y convertir) su penal, Caruzzo y Sánchez Miño se decían de todo por los desacoples en el fondo. Yo me pregunto, ¿¡qué carajo puede decir Caruzzo, si no para ni al viento!? Por eso no sorprendió que Bianchi lo sacara en el entretiempo, al igual que a Clemente (¡no me vengan con que lo está cuidando para enfrentar a Toluca, por favor!)
Con los pibes Magallán y Escalante de entrada en el complemento, por supuesto, nada cambió. Por suerte, y remarco lo triste de estas palabras, San Martín solamente nos hizo dos goles más en el complemento, porque la tarde pudo ser más negra de lo ya oscura que resultó.
Lo de hoy fue vergonzoso, un insulto y una verdadera falta de respeto al hincha de Boca. Jugadores sin sangre que se pasearon por el estadio Hilario Sánchez sin pena ni gloria, sin rebeldía y sin actitud para caer el menos de pie ante un rival tan frágil que la de hoy fue su primera y única victoria ante nuestro amado club.
Sin lugar a dudas, Bianchi deberá apelar a cirugía mayor (sin anestesia) y borrar a los numerosos mediocres que no merecen ponerse la auriazul (Cellay y Caruzzo, a la cabeza).

Etiquetas: