<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, abril 17, 2013

Ay, manito...

Toluca (México) 3 - Boca Juniors 2

Los aproximadamente 2.686 metros sobre el nivel del mar en donde se encuentra el estadio Nemesio Díez (La Bombonera del Toluca), paradójicamente fueron testigos de un Boca sin altura. Tras una nueva y decepcionante derrota ante un conjunto mexicano ya eliminado, no sólo que el xeneize no pudo concluir liderando la zona o al menos ubicarse mejor en el lote de los segundos, sino que pasó de ronda siendo uno de los escoltas más flojos y tendrá un duro cruce en octavos, con un rival aún a confirmar. Aunque seamos realistas: por lo visto hasta el momento, cualquier rival es duro para este endeble Boca de Bianchi.
La defensa nuevamente fue un desastre, y a poco de comenzado el encuentro, un pase en profundidad le permitió a Edgar Benítez vencer a un resignado Orión. ¡Cómo se puede defender tan mal, carajo! Los boquenses intentaron reaccionar pero redondearon un primer tiempo muy flojo. Sin embargo, en el epílogo, una mala salida del portero local le permitió a Somoza empatar las acciones de cabeza e irnos al descanso 1-1.
En el complemento, el equipo siguió defendiendo mal. Es verdad que el segundo gol se inició con una flagrante mano no cobrada a un jugador azteca, pero no seamos llorones: eso ocurrió a más de 50 metros del arco, y los jugadores xeneizes se volvieron a dormir para que Flavio Santos cabeceara hacia el 2-1. Boca allí pareció reaccionar y llegó al empate transitorio tras una buena combinación de Blandi para un mejor remate desde afuera de Pol Fernández. ¡Golazo!
Y cuando el partido parecía estar servido para el xeneize, luego de dos remontadas y con algunos minutos por delante, llegó otro mazazo. O mejor dicho, otro centro y otro cabezazo de Flavio Santos para sellar el 3-2 final. El Toluca puedo haber marcado el cuarto, pero el travesaño esta vez se apiadó de nosotros.
Consumada la derrota xeneize y a sabiendas de la derrota del Nacional uruguayo, me da más bronca el hecho de saber que con poco y nada, pudimos haber ganado el grupo (pero finalmente, pasamos como uno de los peores clasificados).
Muchos afirman que la verdadera Copa arranca en octavos, con los partidos mano a mano. Me tienta pensar en la mística xeneize, y por qué no, soñar que todo puede cambiar de la noche a la mañana. La realidad es dura: así, no le ganamos a nadie, ni de local ni de visitante. O mejoramos (y mucho), o nuestro sueño copero vence en dos partidos.

Etiquetas: