<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

lunes, mayo 02, 2011

Un lunes amargo

Boca Juniors 1 - Independiente 1

Ya de por sí, los lunes son complicados. Arranca la semana, de nuevo la rutina, madrugar para el laburo. Y si encima la AFA nos programa un partido a la noche y es Independiente nuestro huésped, el invierno se adelanta. ¡Amarguísimo lunes! No sólo porque se nos escaparon 3 puntos que debimos conservar en casa, sino por ver como nuestros hijos de Avellaneda festejaron el puntito que los aleja un poco más del Nacional B.
El primer tiempo fue todo de Boca y lamentablemente no pudimos cerrar allí el partido. El 1-0 pareció exiguo merced a lo que mostraron ambos equipos en la cancha. A Palermo se le abrió el arco y anotó otro gol de antología; nuevamente fue el Rojo la víctima del poder goleador del Titán, quien esta vez se las mandó a guardar con un virtuoso taco tras centro de Mouche.
Pero en la segunda mitad las cosas fueron distintas. Hubo una jugada bisagra que pudo haber cambiado las acciones, pero esta vez el tiro de Palermo salió a centímetros del palo. De allí en más fue el conjunto visitante el que tomó las riendas del partido, empezó a manejar la pelota y a llegar seguido. Boca no podía recuperar el balón y tampoco generar una contra salvadora, y por decisión del DT, ya no estaban en cancha Palermo y Riquelme. El empate visitante llegó a los 32 minutos del complemento, pero por suerte, cuando parecía que se nos venía la noche, a Independiente le agarró miedo escénico y decidió aferrarse con uñas y dientes a la igualdad.
Quizás el empate sea justo por lo visto en el global, pero queda una sensación incómoda de pensar que estaba todo para ganarlo. Ya en el primer tiempo pudimos haberlo liquidado e incluso con el mal segundo tiempo estuvimos cerca de aguantarlo. No creo que sea reprochable el cambio de Riquelme porque se lo veía cansado y me pareció correcto armar un 4-4-2. Esta vez no coincido con la salida de Palermo porque al delantero se lo veía activo y era una amenaza constante para la valla defendida por Hilario Navarro.
El equipo viene mostrando una leve alza. ¿Buen fútbol? No, desde ya que no. Pero no es el Boca deslucido del comienzo de campeonato. Parece que Falcioni está empezando a ensamblar este rompecabezas. ¡Mejor tarde que nunca!

Etiquetas: