<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, agosto 20, 2009

Se quedó sin energías

Boca Juniors 1 - Vélez Sarsfield 1

El regreso oficial del Coco Basile como DT xeneize no fue lo feliz que presagiaba la noche. Porque el primer tiempo de Boca fue casi perfecto; sólo faltaron más goles. Pero en el complemento el equipo se quedó sin energías (probablemente por el gran desgaste de los primeros 45 minutos) y los de Liniers se llevaron un punto que a mi juicio es totalmente inmerecido. Y para colmo, con gol de visitante.
En el arranque, Vélez insinuó primero pero fue Mouche quien enseguida abrió el marcador tras una falla en la defensa visitante. A partir de allí, todo a pedir de Boca. El equipo corrió, metió, presionó y trabó cada pelota como nuestra historia marca. Hacía tiempo no veía un conjunto tan combativo y con tanta fiereza. ¡Enhorabuena! Pocos minutos bastaron para darse cuenta que Gary Medel no tardará mucho tiempo en ganarse nuestros corazones si mantiene esta intensidad semana a semana. Si Boca no se fue al descanso por tres goles de diferencia fue por culpa del palo y de una pelota que lo besó, en sendas oportunidades.
Pero en la segunda mitad las cosas cambiaron. Al equipo se lo vio más cansado, Vélez nos fue arrinconando de a poco y finalmente se llevó una igualdad por la que no hizo demasiado.
Recién fue el primer partido, y más allá del resultado, mi balance es positivo. Garra y corazón (como manda nuestra historia), un Riquelme en muy buen nivel y un primer tiempo de muy bueno para arriba, alimentan la esperanza de llevarse algún torneo. Habrá que ver como sigue la historia.

Etiquetas: