<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

sábado, marzo 31, 2007

Sin despeinarse

Boca Juniors 2 - Nueva Chicago 0

Tan cómoda fue la victoria de Boca que se puede decir que el xeneize ganó casi sin despeinarse. Y nunca más oportuna esa frase cuando la figura del partido y el autor del primer gol fue el pelado Clemente Rodríguez.
Ya en el primer tiempo el 0-0 era un resultado mentiroso. Boca tuvo dos tiros en los palos y varias llegadas como para inaugurar el marcador. Chicago no llegó nunca, se defendió como pudo y sólo la fortuna mantenía en cero el score. En el local fue muy bueno el trabajo de Riquelme, las subidas de Clemente, la claridad de Banega y la movilidad de Palacio, que volvía luego de una lesión.
En el arranque del segundo tiempo la duda pasaba por ver si reaccionaría el torito o si seguiría siendo todo un monólogo boquense. Porque se veía venir que cuando Boca hiciera un gol, el partido era historia. Y dicho y hecho. Tras una buena subida de Clemente y un mejor desborde de Cardozo, llegó un centro para que el calvo lateral xeneize pusiera el 1-0. Y al ratito nomás, apareció Cardozo con un remate bombeado desde afuera del área que pegó en el travesaño, picó adentro y salió. ¡2-0! Y parecía que seguiría la racha del mendocino: cuando Cardozo hace un gol, Boca gana. Luego vino la expulsión de un defensor de Nueva Chicago y sólo quedó tiempo para que Boca manejara el balón, pasaran los minutos y el árbitro se apiadara de la visita.
Fue sólo 2-0. Pudieron ser más. Pero acá lo que importa son los tres puntos y el poco consumo de energía que debió emplear el xeneize de cara a los duros compromisos que se vienen.

Etiquetas: