<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, marzo 15, 2007

¡Pinche cabrón!

Toluca (México) 2 - Boca Juniors 0

No fue una buena noche para el xeneize, así que bien vale maldecir en cualquier idioma. Se perdió, lo cual no era algo descabellado si pensamos que jugamos con el rival más fuerte de la zona, de visitante y en la altura. Pero el contexto de la derrota, la tonta expulsión del Cata Díaz y lo complicado que se puso el grupo nos deja un sabor extra de amargura.
Se sabía que era una parada difícil. Sin Palermo y Riquelme, el planteo de Russo era claro: 4-4-2, a correr y aguantar. No era mala la idea y el trámite arrancó parejo, pero el gol madrugador de los locales cambió los esquemas. Ahora había que salir y no quedar expuesto en el fondo. Para colmo de males, una tonta acción del Cata Díaz nos deja con 10 hombres a los 20 minutos. Si bien el cabezazo fue al aire y la actuación del jugador mexicano bien podría colocarlo en una telenovela azteca, el árbitro sacó la tarjeta roja de su bolsillo (aún cuando el juez asistente indicaba que no había pasado nada). Se vino el cambio lógico: afuera Boselli, adentro Silvestre. Y con Marioni arriba, haciendo las veces de llanero solitario, Boca perdió poder ofensivo.
En el segundo tiempo no cambiaron mucho las cosas, aunque con el correr de los minutos Boca perdió piernas y aire, y Caranta se fue convirtiendo en figura. El único error del 1, una salida a tapar muy alocada, nos costó el 2-0. Pero luego Mauricio (y el travesaño también) fue una pieza clave para que el xeneize no recibiera más goles. ¡La derrota pudo ser mucho más abultada!
El grupo está abierto y la clasificación depende de Boca. Y si bien este resulta un partido difícil de analizar, habrá que repasar y corregir a futuro el tema de las continuas expulsiones de hombres boquenses. Porque en caso de pasar de grupo, en el futuro estos errores pueden costar una Copa.

Etiquetas: