<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, marzo 12, 2006

Brindó con cerveza

Boca Juniors 3 - Quilmes 1

Un brindis por Boca que llegó a la cima del torneo. El xeneize se tomó 3 chopps; ¿Quilmes? ¡Pura espuma!
Fue extraño ver los espacios que dejaba el equipo visitante en el arranque del partido. Y se sabe que Boca, con los jugadores que tiene, eso no lo perdona. El balón era del xeneize e iba de un lado a otro. Rodrigo desbordaba cuando quería. Gago la paraba, levantaba la cabeza, distribuía y tenía tiempo de sobra para arreglarse el pelo. Insúa se asociaba al toqueteo. Y en la primera de cambio, golazo de Boca: un fierrazo del Cata Díaz.
La noche pintaba para baile, e Insúa marcó el segundo. ¿O fue de Ramírez en contra? Bueno, no importa, palo, arquero y al buche.
El 2-0 estaba más que justificado y pintaba para goleada, aunque nos faltaba un poco más de aceleración y profundidad en los últimos metros. Pero en el descuento vino el descuento: gol de Carrario y 2-1 al descanso.
¡Qué bronca! Por lo hecho en la primera mitad, ya el 2-0 no era justo, y el partido ahora era nuevamente partido.
El segundo tiempo fue un suplicio. Pero no porque Boca fuera un desastre, sino porque Quilmes apretó un poco más, aunque sin claridad, y porque no se nos podían escapar los 3 puntos en un partido que tuvo el primer tiempo antes narrado. Recién tras el error de Serrizuela, aprovechado por Insúa y Palermo, nos volvió el alma al cuerpo.
La punta ya es nuestra. Quedan muchos errores por corregir, muchas distracciones por solucionar, pero desde la cima todo es más fácil. Además, ¿hay alguien que esté jugando mejor que Boca? Creo que no. Todo es muy parejo, y confío a muerte en la experiencia y hombría de este plantel, que busca repetir para brindar, esta vez, con champagne.

Etiquetas: