<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, febrero 12, 2006

Se le escapó la Gloria

Instituto 1 - Boca Juniors 1

Boca dejó pasar una inmejorable chance de acercarse a la punta al obtener un pobre empate ante el último de la tabla.
Antes que nada, vale aclarar una cosa: ningún partido es sencillo. Parece que muchos periodistas se olvidan de esta premisa. Enfrentar a un equipo comprometido por el descenso, y en un reducto siempre complicado como el estadio Olímpico de Córdoba, no es pan comido. Sin embargo, se esperaba más del multicampeón del 2005.
El partido empezó lento, aburrido, con escasas situaciones de gol. Se notaba que Boca no quería apurarse porque en cualquier momento tendría la chance de inaugurar el score. Pero Instituto, sin realizar un gran trabajo, se las rebuscaba para crear algunas situaciones de gol, sobre todo con centros y pelotas aéreas.
A nadie sorprendió el cierre del primer capítulo con el cero en ambos arcos. Boca tuvo una clarísima de Palacio, un tiro libre de Insúa, y no mucho más.
El segundo tiempo arrancó en la misma sintonía que el primero. Llegó el gol de Matías Silvestre y todos esperábamos que Boca se tranquilice y maneje el partido. Pero eso no ocurrió.
Primero, Miliki Jiménez se lo perdió solo de cabeza (su punto fuerte). Eso era una alarma que había que atender. Y cuando Basile se preparaba para reforzar el mediocampo xeneize, baldazo de agua fría: Miliki no perdona dos veces.
Con el 1-1 parcial, ambos equipos tuvieron chances. Boca iba como podía, Instituto se defendía pero no resignaba su ataque. Pudimos ganarlo al final con el cabezazo de Palermo, pero Pezzuti dijo no. Y nobleza obliga, fue justo el empate.
Si bien se dejaron 2 puntos importantes en el camino, tampoco hay que dramatizar. El torneo recién comienza y estoy seguro que Boca lo peleará bien arriba. Por ahora, lo único a lamentar es la lesión del mejor delantero argentino del momento: Rodrigo Palacio.

Etiquetas: