<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, febrero 26, 2006

¡Al ataque!

Argentinos Juniors 1 - Boca Juniors 2

El tridente ofensivo de Boca nos devolvió la alegría. Palermo, Guillermo y Delgado tienen cientos de goles en su haber, pero con los dos tantos que anotó hoy el xeneize alcanzó para volver a sumar de a tres.
La gran incógnita de la tarde era ver cómo reaccionaría Boca con este nuevo esquema ofensivo. Porque se suponía que se crearían más ocasiones de gol, pero... ¿quién marcaría en el medio? Con el correr de los minutos se fue dando lo esperado: el mediocampo era un lugar de fácil y rápido acceso para ambos conjuntos, con lo cuál las defensas deberían estar bien atentas.
Boca era más, llegaba sin mucho peligro, y de a poco parecía querer desnivelar el marcador, que de no haber sido por el travesaño ya se hubiera inaugurado a los 2 minutos luego del terrible bombazo de Delgado. Justamente el Chelo fue el encargado de poner el 1-0 luego de un error defensivo de los locales. Pero poco duró la alegría, porque un resbalón de Silvestre hizo que un pase del Cata Díaz caiga en los pies enemigos y se decrete el 1-1.
Y aquí me detengo con la primera reflexión: ¿vale la pena arriesgar tanto cuando uno se pone en ventaja? Desde ya que no soy partidario de colgarse del travesaño y aguantar los resultados en la propia área. ¿Pero hay necesidad de defender con tan poca gente y permitir que te agarren mal parado cuando estás al frente del score?
El segundo tiempo mostró lo mejor de Boca. Nuevamente al ataque, con algo de fútbol, más empuje, y algunas situaciones que empezaron a aflorar. Y cuando el partido se complicaba y Argentinos lastimaba de contra, apareció la zurda salvadora de Krupoviesa que significaron 3 puntos de oro. Eso sí: hubo que sufrir... ¡y cuánto!
Palermo tuvo una muy mala tarde, mostró que su estado físico no es el mejor y no pudo sellar el marcador. Y Silvestre tampoco anduvo en su mejor día, así que hasta el pitazo final tuvimos que pasar sobresaltos.
Goles son amores, y los resultados mandan. Así que a valorar el triunfo en una cancha tan pequeña como complicada para los grandes.

Etiquetas: