<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, febrero 19, 2006

Tarde de ausencias

Boca Juniors 1 - San Lorenzo 2

Fue una tarde de ausencias. De jugadores (Gago, Battaglia y Palacio por lesiones, Krupoviesa por elección), de fútbol, de resultado y de un buen arbitraje. Porque la tarea de Baldassi dejó mucho que desear.
El partido arrancó de la única manera imaginable: con Boca tratando de atacar (pero sintiendo el bajón futbolístico de las últimas semanas) y con San Lorenzo colgado del travesaño, apostando a una contra o a una pelota parada. Era obvio que a los cuervos no les vendría mal un empate, y que tratarían de aprovechar el adelantamiento lógico xeneize, que iría por los 3 puntos desde el minuto cero.
El partido era muy flojo, hasta que un error de Baldassi permitió la gestación de una jugada que terminó con un penal para los azulgranas. ¡Claro codazo a Vargas, que es derribado y pierde el balón! Mientras el colombiano se revolcaba por el piso, nació la maniobra que le permitió a San Lorenzo adelantarse en el marcador merced al penal convertido por Saja.
Con ese 1-0 parcial, los equipos se fueron al descanso.
Para el segundo tiempo, Basile acertó con el cambio de Guarín por Vargas, pero Boca fue tibio, muy tibio. Poco fútbol, todos centros a la hoya, muchos espacios atrás. Y en una contra, los cuervos ratificaron que son un equipo que les queda cómodo el rol de esperar y salir cuando se pueda.
Allí vino lo peor de Boca, porque aunque fútbol no hubo en toda la tarde, faltó rebeldía, carácter, ganas de llevarse puesto al rival, y aunque sea, jugadas "violentas" que demuestren que uno no quiere perder. Boca parecía un equipo entregado, y eso es lo que nunca queremos ver los hinchas xeneizes.
Y cuando por inercia, de tanto insistir, llega el descuento xeneize (en tiempo de descuento, vaya juego de palabras), recién allí apareció lo que debió asomar varios minutos antes: un equipo sin fútbol pero con huevos y ganas de arrollar al rival. Claro que 2 minutos más no fueron suficientes para lograr salvar la tarde.
Si nos guiamos por los puntos, no es caótico lo de Boca. Si tomamos como muestra el nivel de juego, la cosa es más preocupante. Esperemos que, como en el torneo pasado, la derrota contra los de Boedo sea el punto de partida para el despegue del equipo. Material tenemos, así que habrá que tener confianza y seguir alentando como siempre. Porque en las tribunas, nunca tuvimos contra.

Etiquetas: